El Nàstic se encomieda a Dimitrievski y rasca un punto en Almería

El equipo de Rodri muestra buenas sensaciones en la primera parte pero un error defensivo en el segundo tiempo ofrece la cara más débil de los tarraconenses.

El Nàstic se encomieda a Dimitrievski y rasca un punto en Almería
El meta macedonio del Nàstic ataja la pena máxima ejecutada por Verza . Foto | LFP
Almería
1 1
Gimnàstic
Almería: René, Navas (Fran, min. 45), Trujillo, Fernández, Nano, Alcaraz, Mani, Verza, Fidel, Hicham (Gaspar, min. 75), Pozo (Muñoz, 83)
Gimnàstic: Dimitrievski, Jiménez, Suzuki, Molina, Valentín, Gaztañaga, Silvestre (Matilla, min. 72), Tete, Mesa (Dongou, min. 66), Barreiro (Vázquez, min. 77)
MARCADOR: 1-0, min 59, Fidel. 1-1, min. 79 Joaquín Fernández (PP)
ÁRBITRO: Pizarro Gómez (Comité Territorial Madrileño). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Navas (min. 41), Fran (min. 79) y Verza (min. 85) y al visitante Juan Muñiz (min. 72)
INCIDENCIAS: 6,050 espectadores se dieron cita en Estadio de los Juegos Mediterráneos

Tablas en el Estadio de los Juegos Mediterráneos entre Almería y Nàstic en el que los dos equipos necesitaban ganar para alejarse de los puestos de descenso. Con la victoria del Sporting ante el Alcorcón y la derrota del Barça B ante el Valladolid, los dos equipos lo tenían todo de cara para cumplir su objetivo; no fue así, pese a que locales y visitantes sumaron un punto con un empate a uno, en un partido que dominaron los grana hasta la mitad del segundo tiempo.

El Nàstic empezó el partido muy enchufado y ya a los dos minutos tuvo la primera ocasión del encuentro con un débil remate de cabeza de Manu Barreiro que paró un muy ajetreado René, portero del Almería. Lo intentó también el Almería, de forma tímida, con llegadas de Verza y Rubén Alcaraz como jugadores más destacados del cuadro andaluz.

En las filas del Nàstic se estrenaba Pol Valentín, hermano del actual jugador del Deportivo de la Coruña y exgrana Gerard Valentin. El pequeño de la familia tuvo una buena actuación en la primera parte, con centros que sus compañeros no pudieron rematar, primero Muñiz y posteriormente Tete Morente.

Pasaban los minutos del primer tiempo y el conjunto de Rodri plasmaba en el verde el buen estado de forma, con jugadores muy destacados como Juan Muñiz, que realizó la que posiblemente haya sido la mejor actuación desde que viste la elástica tarraconense. El asturiano demostró visión de juego, temple y criterio a la hora de repartir balones y contribuyó en defensa más de lo esperado.

Continuaba intendándolo el Almería sin fortuna pese a un gran remate de cabeza de Rubén Alcaraz tras un magnífico centro de Fidel, que atajó con reflejos el meta grana, Stole Dimitrievski.

El Nàstic seguía cómodo en el césped de los Juegos Mediterráneos. El Almería tuvo con Pozo la ocasión más clara de la primera parte para los locales, con un remate tras un pase en profundidad de Verza que terminó en las manos del meta macedonio de los tarraconenses. El Nàstic seguía más que cómodo en el Juegos Mediterráneos.

Con el empate a cero y la sensación que el Nàstic terminaría marcando en un momento u otro, el árbitro Pizarro Gómez, del colegio madrileño, pitó el final de los primeros 45 minutos. Las cosas se iban a mover en el segundo tiempo.

De la superioridad al descalabro... otra vez

Empezó la segunda parte con cambio en defensa local, con Fran entrando por Navas, amonestado con tarjeta amarilla. En los primeros minutos de la segunda parte, el Nàstic parecía continuar dominando el partido, pese a que el Almería avanzó líneas para ametrendar la defensa grana.

Tanto fue al cantaro a la fuente, y tan decisivo fue el error en defensa del Nàstic, que al final se rompió. Y lo hizo con un centro pasado de Pozo en el que el portero grana se confió y Fidel, como una bala, remató al fondo de la red entrando por la espalda del joven Pol Valentín.  Primer error defensivo de un Nàstic que, hasta el momento, se había mostrado muy sólido protegiendo su propio arco. Fidel no perdonó, y eso rompió la armadura grana, dejando muy tocado al Nàstic, que no parecía el mismo.  

Tras el tanto, movimiento en el banquillo grana immediato: acción-reacción. Dongou sustituyó a un Maikel Mesa totalmente desaparecido, tras su gran partido realizado ante el Rayo Vallecano.

Pocos minutos después entró Matilla sustituyendo a un cansado Eddy Silvestre. No hubo ninguna reacción en el cuadro catalán. El técnico grana necesitaba un revulsivo, y llegó con la entrada del flamante nuevo fichaje del Nàstic, Álvaro Vázquez , cedido  por el Español en este mercado de invierno.

Faltaban 15 minutos para el pitido final cuando Tete Morente  probó desde el vértice izquierdo del área almeriense. Un chut muy flojo que tocó Santa Tecla, patrona de Tarragona, rebotó en el defensa local Joaquín Fernández, que envió al fondo de la portería de René. Empate a uno, vuelta a empezar. El Nàstic parecía recuperar la sonrisa, e intentó por todos los medios volver a perforar el arco local.

Álvaro Vázquez mostró detalles de calidad, pero no fueron suficientes para conseguir la remontada. A falta de pocos minutos para el final del partido, Verza, centrocampista de los andaluces, consiguió cabecear un centro al área anotando el 2-1. Pero no subió al marcador. El árbitro pitó penalti de Javi Jiménez sobre un jugador almeriense. Indignación en la gradería, a la que seguiría la tensión desde los once metros.

Verza contra Stole Dimitrievski. Uno de los mejores lanzadores de penaltis de la categoría ante el portero grana. Verza chutó ajustado al palo izquierdo, Dimitrievski acertó la dirección y atajó el balón, enviándolo a córner. Salvó Dimi, otra vez, un punto para el Nàstic. Los grana supieron mantener la igualdad hasta el final, casi pidiendo la hora.

El Nàstic vuelve a Tarragona con un punto bajo el brazo, pero la sensación global de no haber aprovechado la imagen mostrada en la mejor primera parte de los de Rodri en toda la temporada. Dos errores defensivos han costado un gol y un penal en contra. Más allá del punto, el Nàstic vuelve a encajar goles y pierde el gol average ante un rival directo, el Almería. Mantener la portería a cero es una quimera, esta temporada, para los tarraconenses.