Ganar en casa, la última frontera del Nàstic de Nano Rivas

El equipo tarraconense es incapaz de sacar tres puntos en el Nou Estadi desde el 2-1 ante el Sevilla Atlético a principios de diciembre.

Ganar en casa, la última frontera del Nàstic de Nano Rivas
El Alcorcón ganó 0-3 en el Nou Estadi, en uno de los peores partidos del Nàstic en casa | Foto: LaLiga123

Once puntos en doce partidos es el paupérrimo bagaje como local del Nàstic de Tarragona esta temporada. Una situación completamente atípica para el conjunto más peligroso fuera de casa, junto a Osasuna, que siendo el sexto clasificado ha conseguido llevarse 21 puntos lejos de El Sadar. Esa buena racha de resultados a domicilio se ve totalmente empañada por, no sólo la escasez de puntos, sino también por el juego mostrado en el Nou Estadi.

Y es que esta temporada, el aficionado del Nàstic sabe que, hasta ahora, ir al Nou Estadi era sinónimo de ver un juego sin ideas, defensivo, pasivo, sin generar ocasiones de gol y, en muchas jornadas, terminar encajando un gol. Y es que la estadística es clara: con 18 tantos en contra y sólo 10 a favor, los tarraconenses reciben más de un gol por partido en casa. Los números preocupan a la parroquia grana, que ven en Nano Rivas el revulsivo necesario para revertir la situación en el Nou Estadi.

Con el técnico de Ciudad Real, el Nàstic todavía no conoce la derrota. Su primer partido en esta temporada se saldó con un más que digno empate a cero en el que se vislumbró una notable mejoría en el juego y en la generación de ocasiones de peligro en el área gaditana. Este sábado, a las 20:30 horas, el conjunto tarraconense tiene una nueva oportunidad para romper la nefasta racha como local, ante el Zaragoza. Los maños, en una dinámica ascendente y con ganas de vencer al Nàstic por primera  vez desde que los catalanes subieron a Segunda División, no lo van a poner fácil.

Demasiadas humillaciones en casa

La primera victoria llegó ante el Albacete, en la jornada 5. Previamente, Almería y Sporting habían asaltado el Nou Estadi (0-1 y 0-4, respectivamente), mostrando así los primeros síntomas de debilidad del conjunto entonces dirigido por Lluís Carreras. Pese a ganar al Granada por 2-0, pronto llegaría otra paupérrima actuación frente al Alcorcón, que perforó la portería grana tres veces. El Oviedo también aprovecharía la pasividad grana en casa para llevarse los tres puntos en el minuto 90.

La última victoria catalana en el Nou Estadi fue el 10 de diciembre de 2017, cuando el Nàstic se impuso 2-1 al Sevilla Atlético. Un partido que parecía resuelto a los 37 minutos de partido con goles de Maikel Mesa y Xavi Molina, pero que el filial hispalense resucitaría a falta de un cuarto de hora para el final del encuentro. Con un Nàstic nervioso y un Nou Estadi pidiendo la hora, los tres puntos se quedaron en Tarragona. El líder, el Huesca, sacó sin mucho esfuerzo otros tres puntos del feudo grana, en un partido en que Maikel Mesa consiguió maquillar el marcador con un auténtico golazo (sin utilidad alguna) en los últimos minutos.

Pese a los malos resultados, la afición grana podría llegar a entender que equipos como Huesca o Sporting (rivales a priori más duros y pensados para el ascenso a Primera) se llevaran puntos con más facilidad que otros. No obstante, las derrotas ante equipos de la parte baja podrían ser clave al final de temporada por la más que probable pérdida del golaveraje, y eso preocupa de verdad.

Volver a ganar en el Nou Estadi se hace imperativo antes que se corte la racha de victorias como visitante. Y es que convertir el feudo grana en un fortín es necesario tanto para conseguir los 20 puntos que faltan para sellar la permanencia, como para volver a ilusionar una afición totalmente desconectada de su equipo en el Nou Estadi.