Osasuna brindó una mala imagen en el debut de Caparrós

Un Osasuna muy flojo en ataque y algo débil en tareas ofensivas fue vencido en una de sus primeras finales en su pelea por la salvación, ante un Leganés que supo sobreponerse a sus lesiones y jugó mejor sus cartas.

Osasuna brindó una mala imagen en el debut de Caparrós
Osasuna brindó una mala imagen en el debut de Caparrós | Fotógrafa: Gema Gil

Las buenas sensaciones en el debut de Joaquín Caparrós en partido no oficial con la victoria por 4-0 ante la SD Eibar parecían dar un halo de luz y esperanza tanto a la plantilla rojilla como a su afición, pero esto sería un mero espejismo. El resultado y el juego practicado en Butarque no fueron los deseados por el nuevo técnico osasunista, y esto se vio reflejado en otra derrota más que se suma al casillero de Osasuna.

El principal error de los navarros fue el poco juego ofrecido en la medular de la zaga, y la invisible fluidez del mismo. El balón no duraba en las botas de los jugadores visitantes y los defensas se veían obligados a recurrir al patadón, para alejar el peligro del área de Nauzet Pérez. Tras el paso por los vestuarios Caparrós introdujo dinamita en ataque con el cambio de Riviere por Fausto, siendo este cambio en vano, debido a las pocas ocasiones que generó el francés en la segunda parte.

También se vio una nula efectividad en ataque, así como mínimas ocasiones de peligro de la escuadra visitante. Esto sumado a la poca solidez defensiva fueron los artífices de esta derrota, en un partido que todos veían como un partido de transición para recuperar la moral pérdida en las anteriores jornadas debido a los malos resultados obtenidos por los navarros en los partidos precedentes al mismo.

Tras esta derrota Osasuna sigue en puestos de descenso situándose en la penúltima posición de la tabla, aunque todo hay que decirlo, a tan solo tres puntos de la ansiada salvación virtual. El club deberá seguir peleando por cambiar su dinámica de resultados. Esto deberá empezar en el partido de este fin de semana ante el siempre difícil Atlético de Madrid, que vendrá de jugar competición europea entre semana. Osasuna se aferra a su juego y al factor El Sadar que siempre para de ser efectivo cuando los equipos grandes lo visitan.