Hambre y ganas de comer

Se las tendrá que ver Osasuna ante el Atlético de Madrid el próximo domingo en El Sadar, un partido complicadísimo, y cuya preparación no ayuda el hecho de que los colchoneros sean uno de los equipos más sólidos de la liga, y para mayor pesar, que encima Osasuna uno de los que menos anotan.

Hambre y ganas de comer
Hambre y ganas de comer | Fuente: LaLiga

Llega ya otro duelo decisivo para el CA Osasuna, que recibirá el próximo domingo pasada la hora de la comida al Atlético de Madrid de Simeone, que disputó jornada de UEFA Champions League entre semana. Y ya si las sensaciones para dicho partido no eran las mejores tras un muy mal encuentro ante el Leganés, peor se ponen aún cuando se echa mano a la estadística.

El Club Atlético de Madrid, a día de hoy, en liga ha encajado 11 goles, repartidos en las doce jornadas que se han disputado, la tercera cifra más baja tras el Real Madrid y el Villarreal, el equipo que mejor defiende con solo ocho en contra. Por su parte, Osasuna ha anotado únicamente 12 tantos, el último de ellos, hace varias jornadas en San Mamés. Dicha estadística no deja precisamente un buen augurio, ya que hay que sumar que encima el Atlético es un conjunto relativamente anotador, con 25 goles, algo más de dos por partido, muy cerca de los 23 que ha encajado el combinado navarro.

Son unos números que obviamente, no favorecen en absoluto a Osasuna. La buena noticia es que los colchoneros sufrieron una durísima derrota ante su gente en la pasada jornada, en el último derbi del  Vicente Calderón,  aunque se rehicieron con un buen triunfo ante el PSV en Champions que les garantizó la primera plaza de su grupo de modo matemático. Y cabe destacar que el Bayern de Munich estaba en susodicho grupo. Dicho resultado posiblemente haya renovado la moral del equipo, aunque gran mayoría de los titulares disputaron el compromiso europeo, lo que sumará fatiga a las piernas y provocará más de una sustitución en el once inicial.

Será muy importante que Caparrós sume al cambio del dibujo los ajustes necesarios para que el equipo sea capaz de elaborar juego y llegar. Además, la clave puede estar en sumar ese innegociable punto de intensidad, así como permitir a los laterales actuar con mayor recorrido en ataque. Lo que está claro, es que no se puede seguir como hasta ahora, porque la tendencia del equipo, es que la estadística previamente mencionada no vaya sino a peor.