Primer gol visitante en Vallecas

En la décima jornada de liga se derrumbó el muro. Manu del Moral, delantero del CD Numancia, fue el artífice del primer gol visitante en liga esta temporada en Vallecas.

Primer gol visitante en Vallecas
Imagen: María Olmo (VAVEL)

El delantero andaluz anotó el primero de los tres goles del Numancia en el empate (3-3) frente al Rayo. Mateu y Álvarez hicieron los otros goles de su equipo, Amaya, Moreno y Ebert fueron los autores de los tantos locales.

Ochenta segundos le bastaron al ex del Valladolid, Eibar, Elche, Sevilla o Getafe para encadenar su cuarto encuentro consecutivo marcando y terminar con los 362 minutos de imbatibilidad en Vallecas

Un cabezazo dentro del área de Manu del Moral a centro de Mateu, sin marca por ninguno de los dos centrales del Rayo, estableció lo que no se veía desde hace mucho tiempo en Vallecas: un gol visitante en liga.

El tempranero gol fue un palo para el Rayo que le dejó desorientado, incrédulo en el campo nada más comenzar. El gol fue la antesala de un partido movido en Vallecas de los que hacía tiempo que no se veían en el barrio.

El Rayo Vallecano empezó dormido ambas partes, pagó sus errores con goles pero sacó orgullo, supo levantarse para conseguir un punto que tuvo perdido, pese a mostrar un buen juego. 

La afición volcada como siempre ayudó al equipo a no desistir. El Rayo ha sumado ya puntos en todos los partidos disputados en casa esta temporada. Lejos de su estadio el equipo sufre pero con los suyos se siente invencible.

El último gol

No marcaba nadie en competición liguera en Vallecas desde que lo hiciese Verza el pasado 15 de mayo en la última jornada de Primera División, día en el que el Rayo ganó cómodamente 3-1 al Levante.

Los jugadores del Rayo y del Levante se consuelan por el descenso de ambos equipos | Imagen: Dani Mullor (Vavel)
Los jugadores del Rayo y del Levante se consuelan por el descenso de ambos equipos | Imagen: Dani Mullor (Vavel)

Aquel día la victoria no sirvió de nada a los locales, pues el triunfo del Sporting frente al Villarreal en el Molinón mandó a los madrileños a Segunda División y mantuvo a los asturianos en la máxima categoría del fútbol español.