Míchel, al mando de la nave desde el principio

El entrenador madrileño dirigirá el vestuario franjirrojo desde el inicio de la temporada tras llegar en febrero sustituyendo a Sandoval y Baraja.

Míchel, al mando de la nave desde el principio
Míchel. Foto: Rayo Vallecano

Míguel Ángel Sánchez Muñoz alias “Míchel” es el entrenador del Rayo Vallecano desde el pasado mes de febrero, sucediendo de esta manera a Rubén Baraja, que a su vez remplazó a José Ramón Sandoval en el banquillo franjirrojo. El ex jugador rayista, que cogió al equipo un punto por encima del descenso, consiguió salvar al equipo. Llegando a encadenar varias victorias, se llegó incluso a especular con una plaza de play off, pero era una misión muy difícil y el Rayo finalizó en media tabla.

Míchel apenas lleva un año de entrenador, ya que hasta que adquirió las riendas del primer equipo dirigía al Juvenil A, que disputa la División de Honor. Sin embargo, la relación de Míchel con el Rayo Vallecano va más allá, ya que fue jugador durante la mayor parte de su vida. Canterano franjirrojo, de 1992 a 1994 estuvo jugando en el filial vallecano, para luego subir al primer equipo y disputar cuatro temporadas (desde 1993 hasta 1997). Míchel se fue un año al sur de la península para jugar en las filas del Almería en calidad de cedido, pero regresaría al club de sus amores, donde permanecería hasta 2003. Una temporada en el Murcia y otra en el Málaga cedido por el club murciano fueron las otras aventuras por el fútbol español de Míchel, que regresaría a Vallecas, donde se retiraría en 2012.

Para la historia quedará la única tarjeta roja que vio en su etapa como futbolista. Con 36 años, Carlos Delgado Ferreiro le expulsó por protestar un penalti desde el banquillo. El mítico interior zurdo del Rayo se retiró en el club de sus amores después de conseguir el que ha sido el último ascenso a Primera División a las órdenes de Sandoval. Míchel es el tercer jugador con más partidos en la historia del club (363), quedando tan solo por detrás de Feline (364) y Cota (401). Además, es el máximo goleador de la historia del club, con 57 goles. Por detrás tiene a Piti con 52 y a Bolo con 50 dianas.

Míchel, en su etapa de jugador. Foto: Rayo Vallecano
Míchel, en su etapa de jugador. Foto: Rayo Vallecano

Míchel formó parte también del cuerpo técnico de Paco Jémez en Primera División, y hoy tiene a su lado a Salva Funet –segundo entrenador-, David Porcel y Víctor Paredes –preparadores físicos- y Pedro Moncayo –entrenador de porteros-. En cuanto al cuerpo médico, Carlos Beceiro y María Dolores Pérez Pérez son los doctores, mientras que los fisioterapeutas son Marcos Martín, Miguel Ángel Cordero y Miguel Ángel Martín. Por otro lado, Isi y Kiko Jiménez y son los dos utilleros del equipo y Miguel Ortiz es el delegado.

No cabe duda que la llegada de Míchel la temporada pasada reanimó al equipo, que consiguió salvar la categoría después de una temporada desastrosa. El madrileño, de 42 años, tiene gusto por el fútbol de toque y presión alta. Además, tiene metida a la afición en el bolsillo, por lo que este año la hinchada franjirroja verá con otros ojos a su equipo y el ascenso podría ser una realidad.

Además, la cantera tendrá prácticamente seguro mucho protagonismo esta temporada. Al igual que la temporada pasada con el caso de Fran Beltrán, muchos jugadores del equipo filial irán sumando minutos y titularidades a las órdenes de Míchel. En esta pretemporada hemos visto a jugadores que incluso han anotado gol –caso de Quique- y en partidos de Copa del Rey otros tantos tendrán la oportunidad.