El Rayo Vallecano no consigue remediar su principal debilidad

El Rayo vio como se le escapaban, una jornada más, los tres puntos debido a los goles encajados en jugadas a balón parado, el punto débil más evidente del conjunto franjirrojo.

El Rayo Vallecano no consigue remediar su principal debilidad
Jugada del segundo gol del Oviedo | Imagen: www.laliga.es

Los pupilos de Michel afrontaban la segunda jornada consecutiva jugando en casa, en su estadio, en Vallecas, con su gente y, tras la mala imagen mostrada en el encuentro anterior los madrileños pretendían resarcirse y brindarles a los aficionados franjirrojos la primera victoria de este recién estrenado nuevo año, y que mejor que hacerlo delante de su propia hinchada.

Con este objetivo los locales salieron desde el minuto uno muy enchufados, hasta el punto de ponerse por delante en el marcador tras el gol anotado por el argentino Chori Domínguez.

El descanso se aproximaba, pero, por desgracia para los madrileños, el Oviedo lograba igualar el luminoso al culminar una jugada embarullada surgida tras un córner botado en corto. A los pocos minutos de la reanudación del partido los visitantes se ponían por delante después de convertir en gol de nuevo un córner.

Visto cómo habían sido los goles encajados por los franjirrojos en este partido volvía al recuerdo de más de un aficionado madrileño el fantasma de las jugadas a balón parado que lleva acompañando al Rayo Vallecano durante el transcurso de toda la temporada pues ya son muchos los goles encajados precisamente en este tipo de jugadas y, por tanto, muchos los puntos que se han escapado como sucedió, por ejemplo, en Córdoba o frente al Sporting de Gijón.

Michel, muy claro al ser preguntado por este asunto

A la finalización del partido el entrenador local Michel era cuestionado una vez más sobre este quebradero de cabeza y el técnico madrileño se mostraba una vez más tajante y contundente. Argumentaba que por encima de todo estaba el estilo de juego de su equipo y, para poder jugar de esa forma tan peculiar era necesaria la presencia en el terreno de juego con unas determinadas características como es el caso de Fran Beltrán, Unai López o el propio Adrián Embarba, todos ellos de una estatura más pequeña, por lo que esto último podía ser un hándicap en las jugadas a balón parado donde los jugadores más altos se defienden mejor.

Lo que queda claro es que Michel va a defender a muerte su propuesta de juego, así como sus ideas, le pese a quien le pese y sin importar las consecuencias de esto, aunque entre estas se encuentre la debilidad de su equipo en las jugadas a balón parado.