El Castilla emula al primer equipo

El Real Madrid Castilla se llevó los tres puntos de un partido trabado ante un conjunto muy fuerte defensivamente. La SD Leioa sacó su mejor cara a relucir pero no pudo impedir que la épica merengue volveria a aparecer: un gol de penalti de Enzo en el 96 dio la victoria a los de Solari.

El Castilla emula al primer equipo
Foto: Daniel Nieto VAVEL
RM Castilla
1 0
SD Leioa
RM Castilla: Carlos Abad; Tejero, Lienhart, Hermoso, Quezada; Tena (Enzo, min. 68), Febas, Odegaard; Cedrés (Mario, min. 86), Valverde (Seoane, min. 55), Sergio Díaz.
SD Leioa: Iturrioz; Adalur, Arregi, Picón (Jon Vega, min. 74), Simón; Polanco, Córdoba (Unda, min. 85), Capó, Kike (Jorge, min. 66); Sotay Óscar.
MARCADOR: 1-0, min. 90+6, Enzo.
ÁRBITRO: Artacho Cobo. Amonestados: Polanco (min. 33), Córdoba (min. 41), Lienhart (min. 44), Abad (min. 44), Valverde (min. 45), Jorge (min. 89).

Partido muy complicado para el Real Madrid Castilla, que recibía al vigente líder de la categoría, la Sociedad Deportiva Leioa. Los de Solari buscarían la victoria para acercarse en la tabla y optar a los puestos altos mientras que los de Igor Gordobil sabían de la necesidad de puntuar en un campo complicado para mantener su sueño del liderato.

El respeto fue la clave del partido, especialmente durante los primeros minutos. Respeto táctico que no se transmitió posteriormente a los jugadores. Ninguno de los dos contendientes quería perder la pelota en transiciones rápidas y la calma fue la nota dominante del encuentro. Las ocasiones brillaron por su ausencia y tan solo la calidad de los hombres de arriba merengues posibilitó ver ciertos disparos a portería. Valverde, mediapunta local, fue el más activo, mientras que el Leioa funcionó mejor como colectivo, defendiendo con intensidad cada pelota. Tan solo Valverde fue capaz de encarar portería, pero Iturrioz hizo pequeña la portería sacando un pie encomiable.

El respeto se quedo en lo táctico

El respeto táctico se perdió en el camino a partir del minuto 30. El encuentro pasó a ser una batalla campal en la que las patadas se convirtieron en protagonistas. Los últimos diez minutos del primer tiempo fueron una tangana constante, con más de cinco amarillas repartidas entre locales y visitantes. Los agarrones y empujones se apoderaron del partido. Aún así, pudieron verse un par de ocasiones para los de Solari, a disparos de Odegaard y Hermoso.

Cuando los jugadores enfilaron el túnel del vestuario, el partido era pura tensión. La segunda parte, a pesar de los quince minutos de descanso, no parecía querer dar tregua, y con un Di Stéfano ya encendido desde el primer tiempo la situación solo podía enderezarla el colegiado.

Los sustitutos no cambian el guión

Tras unos instantes iniciales de segundo tiempo en los que el tanteo volvió a ser protagonista, empezó a llegar el carrusel de cambios. El Castilla, que se había hecho con el domino de la posesión, sacó a los jugadores más ofensivos que tenía en el banquillo. Así, Solari introdujo a Seoane y Enzo por Valverde y Tena en busca de los tres puntos. El Leioa por su parte sacó a Jorge y Jon Vega para dar refresco a los suyos, que empezaban a sufrir el acoso local.

A pesar de las sustituciones, el partido siguió por los mismos derroteros. Pocas ocasiones, mucha tensión. El Leioa renunció por completo a la posesión y Gordobil dejó en los contragolpes todas sus opciones de sumar los tres puntos. Su defensa, seria y perfectamente compenetrada, apenas dejó espacio a los rápidos delanteros merengues, que empezaban a desesperarse.

Sergio Díaz, delantero paraguayo que estuvo escasamente participativo en el partido, tuvo la ocasión de poner el 1-0 con un disparo desde la frontal que se marchó desviado. El Leioa reclamó penalti en un rápido contragolpe de Sota, pero el colegiado no picó y no señaló la pena máxima. Las ocasiones fueron escasas y poco claras. Un partido bastante soporífero que no mereció la pena para los más de mil espectadores que se desplazaron al Alfredo Di Stéfano.

Con el empate cero se llegó al descuento, donde ocurrió lo que siempre ocurre cuando el Madrid juega un partido: algo épico. Febas firmó una jugada maradoniana en la banda izquierda y realizó un pase atrás que fue interceptado con la mano por Jon Vega. El árbitro no lo dudó, señaló penalti y Enzo Zidane salvó los tres puntos para un Castilla al que le costó la vida generar ocasiones, pero que acabó con final feliz.

RM Castilla (1)

SD Leioa (0)​ ​​ ​​ ​

Abad 6 Iturrioz 6
Tejero 6 Aldalur 6
Quezada 6 Simón 6
Lienhart 7 Arregi 6
Hermoso 5.5 Picón 5
Tena 6 Córdoba 5.5
Febas 8 Polanco 6
Cedrés 6 Capó 6
Odegaard 6.5 Óscar 5
Valverde 6 Sota 5
Sergio Díaz 5.5 Kike 6
Suplentes
Seoane 6 Jorge 7
Enzo 6 Jon Vega 5.5
Mario S.C. Unda S.C.