Atacando al problema desde la raíz

El conjunto merengue vuelve a uno de los focos que en la pasada campaña generó ciertas dudas a la llegada de Zinedine Zidane al banquillo madrileño. El cuadro de Concha Espina buscará en el Benito Villamarín cambiar su racha de empates por una victoria que le permita mantenerse en lo más alto de la clasificación liguera y recuperar sensaciones de cara a los próximos encuentros, el más próximo el que disputará entre semana frente al Legia de Varsovia en la UEFA Champions League.

Atacando al problema desde la raíz
Pepe lamentándose tras errar una ocasión en el Villamarín el curso pasado | Foto: Juan I. Lechuga - VAVEL

El Real Madrid visita este sábado 15 de octubre el Estadio Benito Villamarín para romper una racha de empates que se extiende ya a cuatro partidos consecutivos entre La Liga y la UEFA Champions League. Precisamente fue en el feudo verdiblanco donde Zinedine Zidane cosechó su primer empate al frente del banquillo merengue tras sumar dos victorias seguidas ante Deportivo de la Coruña por cinco goles a cero y Sporting de Gijón por cinco goles a uno, ambos actuando como local. Pese a que al punto sevillano le precedió una victoria en Granada, el empate ante el Málaga CF a domicilio generó un ambiente de duda que se confirmó con la derrota en casa a manos del Atlético de Madrid; sin embargo, a partir de la victoria en el Ciutat de Valencia de la siguiente jornada, los blancos entraron en una dinámica de triunfos que se ha mantenido hasta la presente temporada, estando a punto de marcar su propio récord, aunque el empate frente al Villarreal CF lo frenó en seco.

Zidane sumó su primer empate al frente del banquillo madridista en el Benito Villamarín el pasado curso

El Real Betis Balompié fue el primer rival a domicilio de la 'era Zidane', y también el primero en arrebatarle puntos. El buen inicio verdiblanco se tradujo en multitud de ocasiones de cara a la portería defendida por Keylor Navas; en una de ellas Rubén Castro obligó al cancerbero merengue a repeler como bien pudo un disparo raso, pero en cambio no puede hacer nada en la continuación, donde Cejudo envió un excelente disparo a la escuadra ante el que nada pudo hacer Navas. Pese a que le costó reaccionar, el conjunto madrileño se fue metiendo en el partido hasta el punto de asediar la meta de Adán; esta dinámica fue compensada con el tanto del empate de Benzema mediado el segundo periodo, de ahí al final del partido ambos tuvieron oportunidades para romper la igualdad en el luminoso pero ninguno de los dos pudo hacerlo.

Ese mismo resultado es el que ha acompañado al Real Madrid en sus últimos cuatro compromisos, en los que el amarillo ha tenido un papel protagonista sin lugar a dudas pues tres de sus cuatro rivales portaban indumentaria de dicho color. Fue, como se apuntaba antes, el Villarreal CF el primero en cortar la racha de victorias del cuadro merengue; los de Fran Escribá se adelantaron gracias a un tanto desde los once metros de Bruno después de un penalti cometido por Sergio Ramos al filo del descanso, el central sevillano se encargó de enmendar su error en la reanudación haciendo el empate a uno definitivo a la salida de un córner. En el siguiente duelo los pupilos de Zidane visitaron Las Palmas de Gran Canaria, donde volvieron a sumar un punto pero en esta ocasión vieron como los locales le igualaban el marcador en dos ocasiones; Asensio adelantaba a los visitantes al aprovechar un rechace pero Tana antes del descanso lograba el empate, Benzema devolvía la ventaja con un tanto en el 67' aunque de nuevo los canarios, esta vez con Araujo como goleador, amarraban un valioso punto en el 85'.

Araujo celebrando su gol ante el Real Madrid | Foto: Laura Santana - VAVEL

Mismo resultado y misma situación se repitió ante el Borussia Dortmund. Los madrileños tomaron ventaja gracias a una buena jugada colectiva que concluyó Cristiano Ronaldo, antes de que Clattenburg indicara el camino del túnel de vestuarios Aubameyang aprovechó un error en el despeje de Navas para poner tablas en el luminoso. Los visitantes volverían a adelantarse gracias a Raphaël Varane, pero en el tramo final del encuentro, el recién entrado Schurrle hacía el definitivo empate a dos con un buen disparo a la escuadra del meta madridista. Por todo ello, se esperaba que la SD Eibar pagara los platos rotos del cuadro de Concha Espina, en cambio la vajilla armera volvió intacta a casa; a diferencia de lo ocurrido en sus dos anteriores partidos, pero al igual que frente al Villarreal CF, fueron los visitantes quienes se adelantaron gracias a un tanto de Fran Rico nada más comenzar el encuentro, pero sin llegar al primer cuarto del partido Gareth Bale hacía el 1-1 definitivo a posteriori. Los de Zidane lo intentaron e incluso vieron puerta, pero el gol fue anulado por fuera de juego.

Por lo ocurrido el pasado curso, el Estadio Benito Villamarín no transmite buenas esperanzas para los intereses blancos, al menos a priori; pero la visita a Sevilla puede ser el punto de inflexión para los blancos, que de ganar podrían situarse de nuevo como líder o colíder, dependiendo de lo que haga el Atlético de Madrid en su partido. Un triunfo serviría también para recuperar sensaciones de cara a la UEFA Champions League, en la que en la inminente tercera jornada los madrileños buscarán posicionarse como líder en solitario en su enfrentamiento al Legia de Varsovia, aprovechando por otro lado que el Borussia Dortmund, equipo con el que de momento comparte el liderato, visita en Lisboa al Sporting CP, tercer clasificado del Grupo F.