El despertar de la bestia

El Real Madrid completó su mejor partido de la temporada en el Benito Villamarín con una exhibición de presión, actitud, calidad y buen juego. De este modo, los de Zinedine Zidane despertaron del letargo en el que llevaban más de un mes sumergidos y ya esperan hambrientos a su próxima víctima: el Legia de Varsovia.

El despertar de la bestia
Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Varane. Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)

El Betis fue devorado y Heliópolis presenció en directo el despertar de una bestia que parecía dormida. El Real Madrid se asemejó más que nunca esta temporada al equipo que quiere Zinedine Zidanearrolló con violencia a un conjunto verdiblanco sin respuesta.

Zinedine Zidane, pensativo, antes del partido. | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)
Zinedine Zidane, pensativo, antes del partido. | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)

El combinado madridista llegó concentrado a Sevilla, con la lección estudiada y aprendida. Los tres empates consecutivos en la competición doméstica les dejaban dos posibles salidas del Benito Villamarín: por la puerta grande o por la enfermería.

...Y salieron por la puerta grande

Una primera parte perfecta en la que el Real Madrid combinó una presión tras pérdida más efectiva que nunca y un tremendo ímpetu dejó el resultado de 0-4 en el marcador. Pero no solo el trabajo sin balón fue impoluto, sino que con balón el conjunto blanco se mostró muy acertado, dando siempre buen sentido a la circulación.

Con la vital baja de Casemiro, Zidane ha asentado el 4-2-3-1 con un mediapunta más liberado que recibe, toca y mueve a su antojo, pero que, sobre todo, trabaja. Ante el Betis fue Isco quien desempeñó esa función a las mil maravillas, logrando además un doblete que le hacía mucha falta al malagueño.

Gran actuación en equipo del Madrid | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)
Gran actuación en equipo del Madrid | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)

Y es que es imposible buscar un jugador del Real Madrid que no hiciera bien su papel sobre el verde del Villamarín. Marcelo deslumbró por la izquierda y demostró que no tiene competidor en su puesto; Kroos se exhibió, de nuevo, con una clase magistral de pases: en corto, en largo, verticales u horizontales. Además, hizo dos asistencias de gol. Su compañero en la medular, Mateo Kovacic, también cuajó un sensacional partido tanto en la presión como en la posesión y fue el complemento perfecto para el alemán. El joven centrocampista del Real Madrid crece en cada partido que juega y cada vez va ganando más protagonismo.

En la parcela ofensiva, Benzema volvió a mostrarse con chispa, más rápido y acertado que en anteriores partidos, lo cual es una gran noticia para el madridismo. Por su parte, Gareth Bale fue el puñal que acostumbra, aunque no obtuvo el premio del gol por poco. El galés siempre responde, pero esta temporada todavía le falta ese plus de goles y asistencias que, sin duda, acabarán llegando.

El último miembro de la 'BBC', Cristiano Ronaldo, consiguió su ansiado gol cuando el partido ya agonizaba a pesar de haberse mostrado errático en la definición en varias ocasiones. Sin embargo, el luso no dejó de luchar hasta conseguir su gol, y tuvo una participación muy activa en el juego de su equipo y en varios de los tantos conseguidos por sus compañeros.

Repertorio total del Real Madrid

Cada uno de los seis goles que el conjunto blanco le endosó al Real Betis Balompié fue una demostración del poderío que ostenta el equipo de Zidane.

Como ya ha demostrado el conjunto blanco durante la estancia del técnico galo, su potencial a balón parado es tremendo, y una vez Toni Kroos ya suma cinco asistencias esta temporadamás se valió de ello en el gol de Raphael Varane, que además abría el marcador. En el segundo tanto, firmado por Karim Benzema, el Real Madrid recibió su premio por la efectiva presión gracias a un balón que robó Toni Kroos en la medular. El alemán completó su segunda asistencia de la noche tras un definición elegante del nueve francés.

Toni Kroos celebró su renovación con un gran partido. | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)
Toni Kroos celebró su renovación con un gran partido. | Foto: Raúl Pajares (VAVEL España)

Sin embargo, la obra de arte del partido fue la magistral contra del cuarto gol merengue. Una mezcla de precisión, velocidad y buen sentido que selló Isco en última instancia. Pepe y Kovacic llevaron el esférico hasta al centro del campo, donde recibió Benzema, que habilitó a Cristiano Ronaldo con un buen balón en profundidad. El luso lo aprovechó para ponerla rasa, de primeras, a un Pepe que había sprintado desde su propia área. Por si fuera poco, el central, con sangre fría, se la cedió a Isco para que la empujara y culminara un gol de bandera. La contra perfecta.

Al intento verdiblanco por venirse arriba gracias al gol de Cejudo respondió Isco de inmediato. Un centro de Cristiano Ronaldo, esta vez desde la derecha, que no pudo rematar Benzema, le cayó al andaluz para quitar las telarañas de la portería con un disparo repleto de calidad.

Pero aún quedaba el aporte de la estrella del Madrid, que no había tenido suerte de cara a gol. Este llegó gracias a un buen toque de Morata, que dejó a Cristiano en plena arrancada con la portería entre ceja y ceja. Y ahí el portugués es imparable. El Real Madrid cerraba de esta forma un partido casi perfecto, en el que hizo muestra de todo su poderío.

La bestia, que en esta ocasión vestía de morado, resurgió en el Benito Villamarín y espantó de una vez por todas al fantasma de los empates. Ahora, el conjunto dirigido por Zidane tiene ante sí el gran reto de mantener este buen juego regularmente. El Legia de Varsovia es el próximo rival. La Champions League espera el regreso de su hijo pródigo. Vencer y convencer, esa es la cuestión.