El Tablero Real: rompecabezas asturianos para Zidane

El hnefatafl o tablero del rey era un popular juego con el que los vikingos mataban el tiempo durante las largas travesías en busca de nuevas conquistas y territorios en los que estampar su legendaria impronta. Mística, estrategia y audacia equiparables a los recursos de los que otros vikingos, los de Zinedine Zidane, deberán hacer buen uso en la búsqueda del triunfo. El Real Madrid llega a la cita en casa frente al Sporting con el objetivo de asegurar con firmeza la racha de victorias importantes que cosecha en los últimos tiempos. Para ello, Zidane deberá mover las piezas adecuadas para recomponer un once plagado de lesiones.

El Tablero Real: rompecabezas asturianos para Zidane
Montaje: VAVEL España

Se da por seguro que el técnico francés del Real Madrid monta un circo y le crecen los enanos. Zinedine Zidane no se ha mostrado afortunado respecto a la parcela médica como responsable del primer equipo blanco. En ocasiones registradas con cuentagotas, el entrenador merengue ha podido contar con todos sus efectivos para preparar un partido; y esta vez tampoco iba a ser menos.

Tras un final de noviembre vertiginoso, bailando sobre la fina cuerda del abismo, Zinedine Zidane ha superado sus dos primera pruebas de fuego con la enfermería echando humo: Vicente Calderón y Jose Alvalade. Dos encuentros en los que el Real Madrid cosechó dos victorias claves, tanto en el ámbito anímico como en el deportivo. 

Por si fueran pocas las bajas, Gareth Bale quiso sumarse a la fiesta en el encuentro ante el Sporting de Lisboa e inscribirse en la enfermería. La estrella galesa no tuvo a la diosa fortuna de su parte y justo cuando estaba siendo el mejor jugador del equipo, el buque insignia merengue, caía gravemente lesionado por dos acciones esporádicas. Dos situaciones que le han costado la ausencia durante dos meses de los terrenos de juego.

Con los servicios médicos trabajando a destajo y la incertidumbre aún en el aire, el Real Madrid recibe el próximo sábado al Sporting de Gijón del Pitu Abelardo. Un equipo humilde de coraje y corazón que buscará dar la campanada ante una bestia blanca herida.

¡Alerta roja, lesión!

Una frase seguramente muy sonada en la cúpula de los servicios médicos del Real Madrid. Por unas o por otras, los futbolistas merengues van cayendo lesionados progresivamente y sin compasión. Algo que creará preocupación en Zinedine Zidane.

Anteriormente fueron piezas de máxima relevancia como Luka Modric, Sergio Ramos o Karim Benzema, pero actualmente han caído efectivos como Álvaro Morata, Gareth Bale, Toni Kroos o Raphael Varane. Futbolistas que estarán fuera de la convocatoria ante el equipo asturiano.

La clave para afrontar las bajas: la confianza de 'Zizou'

Uno de los mayores legados que esta dejando Zinedine Zidane en el Real Madrid, es la abrumadora confianza que brinda a todos y cada uno de los futbolistas que integran el plantel del primer equipo. El técnico es buen conocedor de quienes son sus estrellas y jugadores claves, pero para Zidane todos, o casi todos, son iguales ante la pizarra.

De nada sirve tener a 14 futbolistas en un gran estado de forma olvidando a los demás, porque cuando llegan periodos vulnerables como el vivido actualmente, el resto de la plantilla se encuentra ausente, fuera de lugar y sin confianza para jugar. Ese es el gran logro de Zidane como entrenador blanco, haber conseguido mantener a toda la plantilla enchufada, haciendo sentir a todos importantes en el grupo. La prueba de ello son futbolistas como Kovacic, Lucas Vázquez o Álvaro Morata.

Alternativas tácticas, el rompecabezas de Zidane

Ante las bajas, el técnico francés debe tomar decisiones. ¿Rotar para mantener fresco al grupo y prevenir más lesiones en un partido, a priori, asequible? ¿Alinear a todo el arsenal disponible? ¿Cambiar el sistema ante la ausencia de Bale o dar galones a Lucas? Sin duda, serán cuestiones que rondarán la cabeza de Zidane. La opción más factible pasaría por alinear a los mejores que están, ya que pueden tener descanso en el intrascendente partido de Copa del Rey de la próxima semana ante la Cultural Leonesa. Las dudas llegan entorno al sistema a emplear.

Con la vuelta de Karim Benzema al grupo, el francés tiene prácticamente asegurada la titularidad al no haber disponibles de más opciones. Por lo tanto, el habitual sistema 4-3-3 de la icónica 'BBC' podría ser empleado con solvencia. Tan solo habría que suplir la baja de Gareth Bale, que podría ser cubierta con un extremo puro de banda derecha como Lucas Vázquez (lo habitual) o por un centrocampista con vocación ofensiva como James Rodríguez, que ya ha jugado en antaño en banda. Bien es cierto que el colombiano no goza de la máxima confianza de Zinedine Zidane.

Foto: Sharemytactics.com
Foto: Sharemytactics.com

Por otro lado, Zidane podría optar por formar el 4-3-2-1 que tan buen resultado le dió en el Vicente Calderón. Un sistema que podría generarse con las mismas piezas que en el anterior pero cambiando la disposición. Otorgaría consistencia al centro del campo blanco y organización táctica. Lo que si parece claro, es que el 4-4-2 con la ausencia de Bale es improbable, a no ser que James Rodríguez o Marco Asensio ocuparán la banda izquierda; ya que lo lógico sería que Cristiano Ronaldo retomará la banda.

Foto: Sharemytactics.com
Foto: Sharemytactics.com

En ambos casos, la dificultad reside en confeccionar la parcela ofensiva, que ante las bajas, se encuentra claramente mermada. 

Variantes en el centro del campo: los triángulos invertidos

Aún así el 4-3-3 o 4-2-3-1 son sistemas de gran validez que tendrían como hombres fijos en el centro del campo a los Isco, Modric y Kovacic. Tanto para jugar en disposición ofensiva (triángulo de vértice superior con media punta y dobles pivotes) como organización de contención (triángulo de vértice inferior con pivote defensivo e interiores). Con una defensa claramente marcada por las bajas.

Foto: Sharemytactics.com
Foto: Sharemytactics.com
Foto: Sharemytactics.com
Foto: Sharemytactics.com

Núcleo duro croata

Ante la ausencia de Toni Kroos el núcleo del centro del campo giraría en torno al tandem croata Modric - Kovacic. Veteranía y juventud unidas a partes iguales en una pareja de categoría. Luka lleva años siendo la brújula que guía el destino del Real Madrid, pero el joven Mateo Kovacic ha tenido que esperar a esta temporada para gozar de oportunidades y el centrocampista lo esta aprovechando.

Kovacic se esta convirtiendo en el todoterreno que necesitaba el conjunto blanco. Su físico y su capacidad técnica dejan ver como es capaz de subir con criterio la pelota y encabezar la creación del juego de ataque. Se ha tornado como un auténtico pulmón para oxigenar al Real Madrid cuando más la necesita; y aunque debe perfeccionar el aspecto desfensivo, el futbolista se está mostrando dispuesto a evolucionar.