James Rodríguez: esperanzado comienzo, triste despedida

James Rodríguez llegó tras realizar un Mundial increíble con Colombia, siendo el principal culpable de la buena clasificación en la competición. Esto, unido a las buenas temporadas con el Oporto y Mónaco, le hizo fichar por el club blanco.

James Rodríguez: esperanzado comienzo, triste despedida
James Rodríguez esta última temporada. | Foto: Daniel Nieto / VAVEL.

Un 22 de julio de 2014 el colombiano James Rodríguez era oficialmente presentado como jugador del Real Madrid. El que fuera Bota de Oro del Mundial de Brasil, por delante de futbolistas como Thomas Müller o Neymar, era fichado por el club blanco. Su precio: 80 millones de euros (incluido objetivos). Un fichaje de relumbrón, y por detrás de los Bale y Cristiano en cuanto a coste. 

El conjunto merengue había conseguido la Champions y, a priori, solo necesitaba detalles para mejorar, si es que se podía, la plantilla. Nada más llegar ganan la Supercopa de Europa ante el Sevilla. El futbolista cafetero es titular y juega 72 minutos, siendo sustituido por Isco. La ida de Supercopa de España sale desde el banquillo y marca el gol del empate. Y es titular en la derrota del partido de vuelta. Pero no parece importar según van pasando las fechas y las jornadas. De igual manera sucede con la salida de un futbolista como Xabi Alonso al Bayern de Munich, poco antes del final de mercado veraniego.  

Las primeras quince jornadas de Liga solo tienen dos derrotas como puntos negativos. El resto victorias. Y lo mismo pasa con la fase de grupos de Champions. En todos los partidos se consiguen los tres puntos. Y se acaba el año de la mejor manera. Campeón del Mundial de Clubes. James juega la final completa. Pero todo cambia desde el 4 de enero del año siguiente.

El cambio

La vuelta de vacaciones navideñas. Dos derrotas nada más comenzar la vuelta a la competición liguera ante el Valencia y el Atlético, hacen presagiar una segunda parte de temporada complicada. Aun así, llegan a semifinales de Copa de Europa, siendo apeados por la Juventus con Morata como uno de sus pilares fundamentales en esos partidos. Esas derrotas y la obtenida ante el FC Barcelona por dos goles a uno en campo blaugrana, hacen pensar lo peor. Y quedan segundos. Pero a tan solo dos puntos del equipo barcelonista, que acaba campeón. 

Desde ese momento la vida de James en el Real Madrid no será la misma. La vuelta al trabajo con un nuevo entrenador que no confía en él de la misma manera que Ancelotti, como Rafa Benítez. Un entrenador que le gusta otro tipo de fútbol que con el colombiano no cree conseguir. Esto, unido a la vuelta de Casemiro, que es utilizado junto a Modric y Kroos para ocupar el tridente del mediocampo, parece no darle mucho chance al futbolista colombiano.

Ni tampoco ha tenido en exceso desde que en enero de 2016 Zidane cogiera el equipo. Y más aún cuando el exfutbolista francés ha ido consiguiendo títulos de una manera sorprendente. Por tanto, el que fuera exjugador también del Real Madrid y Juventus va consiguiendo, si es que le hacía falta galones para decidir qué jugadores eran para él imprescindibles y cuáles no. Se llegó a hablar de que no quería a James en el equipo, cuando el míster hablaba de todos y cada uno de los que componían la plantilla como "importantes".

El último medio año ha sido tal vez una prueba de forma indirecta de que James no es tan importante como podría pensarse para aquellos que lo consideran de esa manera. La última semifinal y final de Copa de Europa no tuvo su participación, como tampoco en el Mundial de Clubes conseguido en diciembre de 2016.

James ha terminado por salir. Posiblemente de una manera que muchos no esperaban. Pero ha salido para demostrar esa calidad que por sistema táctico y por decisión técnica no ha podido demostrar. Y si lo hace, lo hará con el técnico que le hizo debutar en el club blanco. Incluso, dentro de la mala temporada general que fue su primera en el equipo de Chamartín, tal vez el cafetero fue una de las notas positivas de la campaña. 


Share on Facebook