Muchos deberes para Zidane

El Real Madrid se lleva una nueva derrota en 'El Clásico' ante el Barça por 2-3 y deja muchas dudas en su gira por EE.UU. Tras no lograr ninguna victoria en sus tres enfrentamientos ante rivales como United y City, además del equipo de Valverde.

Muchos deberes para Zidane
Muchos deberes para Zidane. | Foto: Alberto Rodríguez (VAVEL)

Zidane tiene mucho trabajo por delante de cara a la nueva temporada que dará comienzo oficialmente el día 8 de agosto con la Supercopa de Europa que van a disputar el Real Madrid y el Manchester United. Una temporada en la que el equipo de Zizou tiene numerosos e ilusionantes retos por delante y en la que será sin duda el enemigo número uno a batir por sus rivales.

Sin embargo, durante la gira llevada a cabo por el equipo blanco por EE.UU. se ha visto a un equipo con falta de rodaje y muy endeble en líneas defensivas, lo que pese a la poca importancia de los resultados que tienen estos partidos amistosos sí refleja una serie de cosas a corregir por el técnico francés y sus ayudantes.

El balance cosechado es de dos derrotas y un empate ante el United de Mourinho, su rival en dicha Supercopa. Ninguna victoria para un equipo que tiene su primera prueba realmente seria en apenas 10 días, donde se disputará el primero de los seis títulos que se juega el conjunto madridista. 

Este fue el XI inicial de Zidane ante el Barcelona. | Fuente: (lapizarradelmister.es)
Este fue el XI inicial de Zidane ante el Barcelona. | Fuente: (lapizarradelmister.es)

Zidane salió con un once de gala si contamos las bajas obligadas de Kroos y Cristiano, dando entrada a Kovacic y Asensio, que curiosamente fueron los más destacados del equipo siendo teóricos suplentes. Tanto el croata como el mallorquín, autores de los dos goles blancos, dieron una clase de fútbol y tiraron del equipo en el aspecto ofensivo, sobre todo el balcánico, que fue el pilar que sostuvo al Madrid en el centro del campo.

Si bien es cierto que la pretemporada no es el momento para sacar conclusiones definitivas, lo que queda claro es que Zidane tiene mucho trabajo por delante para poner orden en el juego del equipo, especialmente en defensa, donde los blancos han sido muy frágiles en los tres partidos disputados, especialmente en estos dos últimos ante City y Barça.

En el seno del club de Chamartín todo lo que sea la falta de triunfos comienza a inquietar, aunque sean partidos amistosos. A falta de pocos días para el comienzo de temporada, los blancos tienen mucho que mejorar para no dejar escapar las dos Supercopas que tienen a la vista ante United y Barça.

Fragilidad defensiva 

Uno de los mayores problemas que tuvo el Madrid ante el equipo de Valverde fue la fragilidad de la defensa, problema del que ya adoleció ante United y City. Ocho goles encajados en apenas tres partidos habla poco a favor de la defensa blanca, goles que además han llegado con demasiada permisividad. Los delanteros rivales han tenido un camino abierto entre la línea defensiva del Madrid, como demuestran los goles de Martial, Messi o las internadas de Neymar. 

Todos han quedado marcados por estos errores, sin excepción. Ante el Barça fue clamorosa la debilidad a la hora de defender, dejando combinar a sus anchas a los hombres de ataque del Barcelona. Un ejemplo claro fue el gol de Piqué para hacer el 2-3, donde Nacho dejó sólo al central blaugrana para rematar a placer una falta servida por Neymar.

Desconexión y ausencia de mando

Más allá de los resultados, lo que llama poderosamente la atención es la falta de intensidad en momentos determinados del partido y la ausencia de mando del equipo de Zidane para ir a por los partidos desde el minuto 1. Ante el Barça se pudo comprobar de primera mano, ya que los azulgranas lograron ponerse 0-2 en el minuto 6 de partido, gracias a un arreón inicial que noqueó a los blancos, que sólo lograron reanimarse gracias al golazo de Mateo Kovacic.

Es cierto que el orden táctico cambia mucho durante los partidos de pretemporada, pero ante el Barça volvió a verse a un Madrid a la expectativa, algo extraño en un equipo acostumbrado a salir a mandar desde el inicio. Los hombres de Zizou han tirado de su habitual épica para tratar de remontar unos partidos que se pusieron muy cuesta arriba. Ante el Barça se igualó el 0-2 inicial para acabar cediendo en la segunda parte en un fallo tremendo de la defensa madridista.

Cambio de roles

Ante la ausencia de habituales jefes del equipo como Toni Kroos o el propio Cristiano y con Ramos aún recuperándose del oído, la falta de liderazgo de jugadores como Bale o Benzema se ha hecho notar en el campo. Faltos de ritmo, los dos integrantes de la BBC han brillado por su ausencia, lo que ha dado mayor protagonismo a los menos habituales, como fue el caso de Kovacic o Asensio ayer ante el Barça. Además, la aparición estelar de jóvenes jugadores como Óscar son de lo poco destacable para los de Chamartín.