Kaká, la estrella que no brilló en el Madrid

El volante brasilero llegó al club merengue como el mejor jugador del mundo del momento, pero lesiones y bajo rendimiento acortó la que muchos hubiesen querido que fuera una leyenda en el equipo.

Kaká, la estrella que no brilló en el Madrid
Foto: Realmadrid.com
Kaká en su presentación a la que asistió Alfredo Di Stéfano. Foto: Realmadrid.com
Kaká en su presentación a la que asistió Alfredo Di Stéfano. Foto: Realmadrid.com

En 2009 el Real Madrid presentó la que se pensaba, sería la nueva joya de la corona. Kaká, vigente ganador del Balón de Oro, del FIFA World Player y mejor jugador de la UEFA se vistió de blanco el 30 de junio de ese año. El brasilero llegó en el mejor momento de su carrera, tras haber ganado la Champions League y el Mundial de clubes el año anterior con el Milan.

Kaká ha sido el único jugador que, durante la era de Cristiano Ronaldo y Messi, les ha quitado de las manos el Balón de Oro. Así que, con todas estas credenciales, se esperaba que su presencia en el equipo fuera duradera y exitosa. Su debut en un partido oficial fue el 29 de agosto de 2009 ante el Deportivo La Coruña, en la victoria del Madrid 3-2, pero su primer gol fue el 23 de septiembre contra el Villarreal de penalti.

Su primera temporada fue relativamente buena, con nueve goles y ocho asistencias en total, aunque no consiguió ningún título con el club y pequeñas lesiones a lo largo del año le complicaron su rendimiento. Para el inicio de la siguiente temporada tuvo que someterse a una cirugía de meniscos en la rodilla izquierda, lo cual lo alejó de las canchas por ocho meses y regresó ante el Getafe el 3 de enero de 2011.

Seis días después marcó su primer gol tras su lesión, ante el Villarreal nuevamente y con esto se esperaba que Kaká finalmente demostrara su calidad después de las adversidades que tuvo que enfrentar, pero en marzo tuvo que alejarse nuevamente del campo de juego por una pubalgia que ya venía atormentándolo en el pasado, pero que se presentó fuertemente durante su segunda temporada y que le impediría en el futuro crecer en el club merengue.

La temporada 2011/12 fue la mejor para el brasilero. Foto: Realmadrid.com
La temporada 2011/12 fue la mejor para el brasilero. Foto: Realmadrid.com

Si bien no tuvo la temporada esperada, Kaká ganó con el Real Madrid la Copa del Rey 2010/11 y consiguió siete goles y seis asistencias en 20 partidos. En el siguiente año el brasilero logró la que es para muchos, su mejor campaña en el Madrid. Comenzó jugando un gran partido ante el Ajax en Champions League, en la que fue el mayor asistidor. En liga hizo cinco goles y nueve asistencias que ayudaron a que el equipo ganara esa competencia y logrando la llamada “Liga de los records”.

Su cuarta temporada la comenzó ganando la Supercopa de España ante el Barcelona y convirtiéndose también en el brasilero con más goles en la Champions League, después de haber marcado al Ajax nuevamente. Pero su nivel decayó nuevamente y no consiguió los resultados deseados ni jugó la cantidad de partidos esperados, lo que llevó a que fuera su último año vistiendo el escudo del Real Madrid.

En agosto de 2013 anunció su deseo de abandonar el club, tras jugar 120 partidos, anotado 29 goles y asistido en 32 ocasiones. No fue la experiencia que se preveía cuando el brasilero pisó el Santiago Bernabéu por primera vez en 2009 y fue corta la historia del que se esperaba se convirtiera en una leyenda del madridismo.

De igual manera, Kaká tiene buenos recuerdos de su paso por el equipo merengue “fue un periodo difícil profesionalmente, pero mi experiencia en Madrid fue muy buena, crecí como jugador, aprendí mucho, gané títulos. Estoy orgulloso de decir que jugué durante cuatro años en el Real Madrid, fue un gran placer”.

El brasilero se volverá a encontrar con su ex equipo este jueves a las 3:00 hrs (hora española) en el amistoso ante el equipo de All-Stars de la MLS, lo que lo hace feliz “Es algo especial, esta será la primera vez que enfrentaré al Real Madrid y es muy bueno. Tuve la oportunidad de hablar con algunos de los jugadores y tengo muchos amigos allí. Será un día especial porque poder compartir el campo de juego con ellos”.


Share on Facebook