Zidane vs Mourinho: la magia del contraste

Skopje acoge la primera cita oficial de Manchester United y el Real Madrid. La supercopa de europa la pretenden dos figuras que destacan por una característica personalidad. Mourinho, el entrenador con más experiencia, acude como ganador del trofeo de menor importancia. Zidane, con apenas dieciocho meses en el fútbol de élite, busca prolongar su lista de éxitos.

Zidane vs Mourinho: la magia del contraste
Zidane vs Mourinho: la magia del contraste | Fotomontaje: Gema Gil (VAVEL)

Cuando José Mourinho era asistente del Sétubal a finales de los años 90, Zinedine Zidane maravillaba a todo el planeta con sus pies. Uno nació para reescribir la historia con un balón; otro, alcanzó el éxito sin moverse del banquillo. Ahora el futbolista lucha por conseguir lo segundo.

José comenzó hace más de dos décadas en el oficio: primero como ayudante en el Barcelona para después deslumbrar con el Porto en sus primeros años, ganando la Champions League. No necesitó más: la simpleza con la que se cubrió de gloria le posicionó en el foco mediático para la posteridad. Chelsea -con seis títulos que valieron un estatus alto- e Inter -con un histórico triplete- disfrutaron seguidamente de la inexplicable capacidad ganadora del portugués. Y llegó el Madrid.

Mourinho en su segunda etapa en el Chelsea I Foto: Jaime del Campo
Mourinho en su segunda etapa en el Chelsea I Foto: Jaime del Campo

Tras la hegemonía culé iniciada por Guardiola y la sequía blanca, el club madrileño necesitaba una figura que devolviera la fuerza y la competitividad a Concha Espina. Mourinho lo tomó al pie de la letra y consiguió varios triunfos que sentarían las bases del actual Real Madrid, manejado precisamente por Zinedine Zidane. Fueron años donde la polémica -que habitualmente emanaba de las palabras del portugués- tapaba al fútbol. Mourinho salió por la puerta de atrás, pero trajo de vuelta el hambre y la inagotable ansia de vencer.

Zidane escogió al Real Madrid para vivir una nueva etapa futbolística tras su amarga retirada en el mundial de 2006. El francés volvió al Bernabéu en 2014 como segundo entrenador y fue testigo directo del retorno de la Copa de Europa a su museo. Habían pasado doce años desde que Hampden Park viera como la volea de Zidane hacía realidad la pura perfección convertida en gol. Parecía que la 'orejona' le esperaba.

Zidane y Ancellotti levantando la Décima I Foto: ApoCaballero
Zidane y Ancellotti levantando la Décima I Foto: ApoCaballero

La antítesis en la personalidad

Lejos de las exacerbadas palabras de Mourinho, Zidane opta por el silencio. En dieciocho meses, ha conseguido levantar dos Champions League seguidas. La clave estuvo en la Undécima: toda la atención que podría haber desviado a celebrarla la enfocó a seguir trabajando. Y así llegó la Duodécima.

Su recatado trato a la prensa le transfiguran en un singular personaje. Mourinho disfruta retando a los periodistas con difíciles cuestiones mientras que Zinedine se limita a responder de manera que sus palabras nunca le perjudican. 

El estilo

José Mourinho basa su juego en la perfección. El poderío físico, la estrategia y el trabajo diario forman parte de su plan. En cada sesión de entrenamiento, Mou se mete de lleno. Controla todos los pasos del rival y la plena intensidad es lo mínimo exigido.

Con el paso de los años ha transformado su fútbol. En el Oporto, Mourinho fue criticado por utilizar la denominada Alta Pressão basada en adelantar las líneas con jugadores rápidos para asfixiar al contrincante. Más de una década después, el perfil que 'The Special One' busca es totalmente diferente. El próximo martes el Real Madrid comprobará la fuerza del Manchester United. Lukaku, Pogba, De Gea, Matic y Fellaini superan los ciento noventa centímetros de altura. Estos jugadores, pesados e imponentes, protagonizan el fútbol actual de Mourinho: la salida desde atrás y el incesante control aéreo son providenciales para hundir al rival desde el primer minuto hasta el último.

Lo imprevisible es el eje del Madrid de Zidane. Durante la temporada y media que el francés ha estado en el banquillo de los 'merengues' las críticas a su juego han sido constantes. En los últimos meses, se han dedicado a encajar goles y a anotar siempre uno más.

Zidane, al mando del Real Madrid I Foto: Daniel Nieto - VAVEL
Zidane, al mando del Real Madrid I Foto: Daniel Nieto - VAVEL

Si con Ancelotti Ramos se confirmó como el hombre de las remontadas, con Zidane se ha consagrado. La épica, que recibe tal nombre por su poca cotidianidad, se ha transformado en algo habitual en el Bernabéu. El Madrid actual sufre, encaja goles, juega mal pero siempre gana. Es el espíritu de la remontada: tras firmar un partido nefasto, la garra y la persistencia lo solventan. 

En las últimas citas de la pasada temporada se definió el estilo del Real Madrid. Arriesgaba en el ataque adelantando las líneas -en contraste con el paciente Mourinho-  logrando fructíferas llegadas al áreas. Tras conducir por cualquier zona del campo con veloces jugadores, esperaba arriba un atleta reconvertido a excelso definidor llamado Cristiano Ronaldo

Skopje acogerá un partido donde ganará el que juegue mejor sus cartas. Las similitudes con el amistoso disputado hace dos semanas serán nulas. Zidane, como favorito al ganar la Champions, pondrá toda la carne en el asador y Mourinho buscará acceder al mundial de clubes dando la sorpresa como vencedor de la Europa League. Solo queda esperar a que los dos trofeos de campeones se paseen por el estadio y que el fútbol decida el resto. 

Real Madrid CF