Son muchos los jugadores que han vestido la camiseta blanca y la albiazul

Algo más de tres horas y cerca de 350 kilómetros por carretera separan Mendizorroza del Bernabéu. Un distancia más que asequible para la transferencia de jugadores entre el Alavés y el Real Madrid.

Son muchos los jugadores que han vestido la camiseta blanca y la albiazul
Theo Hernández con la camiseta blanca / Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

El Alavés, un buen lugar para crecer. Pacheco, Kiko Femenía, Theo, Llorente... militaron la pasada temporada en las filas del conjunto de Mendizorroza. Este año hacen lo propio Enzo Zidane y Burgui, ambos están traspasados, pero el Real Madrid tiene opción de compra, por lo que tienen una campaña por delante para demostrar su valía y conquistar a Zidane.  Muchos son los jugadores que vistieron ambas camisetas en algún momento de sus vidas. El doble tráfico entre Mendizorroza y el Santiago Bernabéu es ya una realidad palpable. Los 350 kilómetros que los separan no son nada y aunque es difícil que un jugador pase de un club a otro de forma directa, más de una quincena ha hecho Alavés - Madrid y viceversa. 

De Vitoria a Madrid

Los tres primeros casos fueron los de Ciriaco, Quincoces y Olivares, componentes históricos del Deportivo Alavés que ascendieron por primera vez al equipo a la máxima división.

El eibarrés Ciriaco Errasti Siunaga fichó en 1925 por el club de Mendizorroza, en el que coincidió dos años más tarde con el baracaldés Jacinto  Quincoces (Fernández de Quincoces López de Arbina), formando la defensa, que posteriormente se haría famosa, de Ciriaco y Quincoces. Con ambos en el once inicial debutó el Alavés en Primera División el 7 de diciembre de 1930 en el partido Real Sociedad - Alavés que acabó con empate a dos goles.

Esa misma temporada, en la jornada 14, con su defensa más mítica el Alavés le endosó un contundente 2-0 al Real Madrid en la primera visita del equipo blanco a Vitoria. La campaña siguiente (1931-32) los dos defensores ficharían por el Madrid. Ciriaco permanecería en las filas blancas hasta 1938, mientras que Quincoces alargó su carrera hasta 1942. Ambos lograron dos títulos de Liga y dos de Copa.

El balear Manuel Olivares Lapeña también formó parte del lote vitoriano que se llevó el Madrid en 1931. Este delantero del Avión de San Sebastián, fichó por el Alavés en 1928, y fue uno de los integrantes destacados del once inicial en el primer partido de la historia del Alavés en Primera División. En ese Real Sociedad - Alavés, que acabó con empate a dos goles, Olivares fue el autor de los dos tantos albiazules, lo que le da el título de ser el primer jugador del Alavés en marcar un gol en Primera.

Olivares estuvo al frente de la clasificación de máximos goleadores de la liga, aunque no consiguió ser Pichichi a final de temporada. Aún así, en 1931, fichó por el Real Madrid, equipo en el que jugó 3 temporadas y en el que ganó 2 ligas y 2 Copas del Rey. En la campaña 32-33 logró el Trofeo Pichichi con 16 goles. Para la 34-35 regresó a la Real Sociedad.

El gran Jorge Valdano también puede presumir de haber vestido ambas equipaciones. Despuntó como jugador del Alavés entre 1975 y 1979. Con el equipo de Vitoria marcó 21 goles en Segunda, lo que le sirvió para fichar por el Zaragoza, club con el que debutó en Primera en 1979. Permaneció en la escuadra maña hasta 1984, antes de fichar por el Real Madrid, equipo en el que jugó 4 temporadas (1984 - 1988) para ganar 2 Ligas y dos Copas de la UEFA.

Jorge Valdano militando en el Alavés, en Segunda División / Foto: Alavés

Años más tarde, el donostiarra Iván Campo, seguiría los pasos de Valdano aunque recalando en Valladolid, Valencia y Mallorca, entre su fase alavesista y madridista. Fichó en 1993 por el Alavés, procedente de las categorías inferiores del Club Deportivo Logroñés, y jugó tres temporadas en Vitoria, antes de fichar por el Real Valladolid (1995-96). Una temporada en Valencia (1996-97), con poca presencia, y una más en Mallorca (1997-98), fueron las escalas antes de llegar al Bernabéu. Desde 1998 hasta 2003 ganó 1 Liga, 1 Supercopa, 2 Copas de Europa y 1 Copa Intercontinental con el equipo blanco. Después recalaría en el Bolton, el Ipswich de la Segunda División inglesa, el AEK Larnaca de la Segunda División de Chipre. Desde 2015 dedica parte de su tiempo a ojear jugadores británicos y a facilitar la llegada de patrocinadores al Real Mallorca.

También destaca, Aitor Karanka, aunque este jugador nunca debutó en el primer equipo de Vitoria, sí que se formó en las categorías inferiores del Alavés antes de recalar en el Athletic. En 1992 debuta en el primer equipo bilbaíno y en 1997 con el Real Madrid. Ganó una Liga, 2 Supercopas de España, 3 Copas de Europa y 1 Copa Intercontinental. En 2002 regresó al Athletic y en 2006 firmó con el Colorado Rapids estaounidense antes de dirigir su carrera hacia el área técnica.

De Madrid a Vitoria

Si los primeros cambiaron Vitoria por Madrid, un buen número de ellos han tomado rumbo norte para recalar en el club vitoriano tras pertenecer al Real Madrid. Uno de los primeros fue Juan Señor, quien inició su carrera futbolística en los juveniles del Real Madrid (1974-77). Tras una temporada en el Ciempozuelos, de Tercera División, ficharía por el Deportivo Alavés (1978-1981), donde coincidió con Valdano en Segunda División, en la última campaña del argentino en Vitoria. En 1981 fichó por el Zaragoza donde jugó hasta que una anomalía cardíaca le obligó a retirarse en 1990.

Otro que tomó rumbo norte fue el gallego Manuel Canabal. Tras una temporada en el Real Madrid (1996-97) recaló en el Valladolid la siguiente para fichar por el recién ascendido Alavés en 1998. El gigante delantero de 2 metros de altura vistió de albiazul el primer año del lustro de oro del Alavés, ya que la temporada siguiente se fue al Rayo, después al Málaga y por último al Pontevedra. Una lesión de espalda le forzó a dejar el fútbol en 2005.

Otro delantero que jugó para ambos equipos fue David Aganzo. El futbolista madrileño pasó del juvenil del Real Madrid al primer equipo sin transitar por Segunda ni Tercera División, para debutar con las estrellas del Real Madrid en la temporada 1999-2000. Disputó cuatro partidos de liga y uno Liga de Campeones, por lo que Aganzo tiene en su haber la Copa de Europa 1999-2000. Militó en media docena de equipos para fichar por el Alavés en la temporada 2007-2008. En Vitoria firmó una temporada irregular, en la que arrancó bien, demostrando sus dotes de goleador, lo que le hizo ser una pieza cotizada en el mercado de invierno. Después bajó su rendimiento y, pese a acabar la temporada como el máximo realizador con doce tantos, el notable descenso de sus prestaciones en la segunda vuelta motivó que finalmente no recibiera ofertas por su traspaso. El delantero madrileño abandonó la disciplina albiazul con rumbo al Rayo Vallecano sin remuneración económica por parte de la entidad del Paseo de Cervantes.

La lista de canteranos madridistas que han jugado en el Alavés es más amplia de lo que se puede pensar y jugadores como Toni Moral, Óscar Téllez, Ángel Sánchez o Alfonso Vera, de la época de Mané, son algunos ejemplos más.

A día de hoy 

Marcos Llorente llegó a Mendizorroza cedido por el Real Madrid en busca de minutos. Su aportación al Alavés no ha podido ser mayor. Ha jugado 32 partidos en La Liga en los que ha sido el timón del equipo. Ha quedado noveno jugador en la competición que más balones ha recuperado (335). Su gran temporada en Vitoria hizo que el Real Madrid cuente con él ahora. 

Rubén Sobrino inició sus andaduras deportivas en la escuela deportiva de Daimiel en 1998. Tras diez años perteneciendo al equipo de su pueblo fue reclamado por el Real Madrid Club de Fútbol para formar parte de sus filas. Así se hizo y se incorporó a las filas del Juvenil B para jugar la temporada 2008-2009. Sobrino fue ejecutando perfectamente todos los pasos en la cantera blanca hasta llegar al Castilla (2014/15) y fue convocado por el primer equipo por Carlo Ancelotti. Tras pasar por el Girona y el Manchester City, acabaría fichando por el Alavés.

Kiko Femenía, el lateral del Alavés pasó por el Castilla la temporada 2013/14. 

Pacheco es el portero titular indiscutible para los albiazules. Se ha convertido en el sexto portero de toda la liga que más paradas ha hecho. Se crió en la cantera blanca y debutó con el primer equipo del Madrid en 2011, con Mourinho como técnico.

Theo Hernández ha sido sin duda uno de los grandes nombres propios de la pasada temporada. El lateral francés fue cedido por el Atlético al Alavés, donde se convirtió en uno de los jugadores más destacados. El recién llegado al club blanco tiene tan solo 19 años y el Real Madrid ha pagado por él 30 millones de euros. 

Enzo Zidane, actual jugador del Alavés, hijo del técnico blanco Zinedine Zidane. Ha pertenecido al Real Madrid desde los 8 años. Es el club de su vida. 


"Enfrentarme al Madrid va a ser raro, pero muy especial", Enzo Zidane
 

Por último, Burgui (Jorge Franco Alviz), otro delantero del Alavés que también tuvo su paso por el club blanco. Recaló en 2012 en la cantera del Real Madrid Club de Fútbol, donde se incorporó en las filas del segundo equipo filial, el Real Madrid Club de Fútbol "C" siendo uno de los jugadores más destacados del equipo.

 

 

Real Madrid CF