Kovacic, más esperado que nunca

El centrocampista croata ya está entrenando con sus compañeros y se espera que en las próximas semanas empiece a entrar en las convocatorias. Su gran inicio de temporada se vio frustrado por una lesión muscular que lo ha tenido apartado dos meses del césped, pero Kovacic ya está de vuelta.

Kovacic, más esperado que nunca
Foto: realmadrid.com

No todo son malas noticias en el Real Madrid. La nueva lesión de Bale ha teñido de negro la ciudad de Valdebebas y los despachos del Santiago Bernabéu. Lo del galés es muy preocupante pero ya no sorprende. Sin embargo, un rayo de luz ha aparecido en la capital. Se llama Mateo Kovacic. Croata, mediocentro, tiene 23 años y nunca fue tan esperado por la parroquia blanca. El futbolista balcánico comenzó la temporada como un cañón, siendo importante para Zidane y consolidándose en la rotación del técnico alsaciano.

Una lesión muscular contra el APOEL de Nicosia, en el primer partido de la fase de grupos de la UEFA Champions League, dejó al bueno de Kovacic llorando sobre el césped de Chamartín, llevando su dolor a todos los aficionados allí presentes. Él sabía el momento que estaba pasando. Con Modric y Kroos atravesando "lagunas" en su juego esta temporada, la oportunidad del "23" merengue había llegado. Pero ha tenido que esperar.

Dos meses para ser exactos. Los pronósticos ya hablaban de este tiempo de alcance y, para no arriesgar, el cuerpo médico del Real Madrid ha decidido tomarse con calma la dolencia del croata. Mateo sufrió una rotura parcial del tendón largo del aductor derecho, por lo que toda precaución fue buena. 

Ahora, con su vuelta a los terrenos de juego se abre un nuevo dilema para "Zizou". Porque si algo le está faltando al actual campeón de Europa esta campaña es profundidad en sus ataques. Los blancos tocan y tocan, pero hasta que no llega la magia de Isco, no existe otra manera de penetrar las defensas contrarias. Kovacic podrá modificar esto. Su capacidad para romper en conducción por dentro viene como anillo al dedo para un Real Madrid cada vez más necesitado de victorias.

Difícil saber si el entrenador galo apostará por su figura desde el principio, pero está claro que, con el momento que están atravesando la mayoría de sus pupilos en el centro del campo, la figura de Mateo cobra especial relevancia. Y es que vuelve un jugador importante y querido por la afición. Vuelve el mejor jugador del Real Madrid en la pretemporada. Y sobre todo, vuelve un jugador capacitado para cambiar la dinámica blanca.