Isco y Asensio, las joyas del Real Madrid

Marco Asensio e Isco Alarcón, amigos dentro y fuera del campo, son las joyas del club merengue. Ambos jugadores están demostrando que tienen una conexión brutal que hace que nos regalen momentos mágicos.

Isco y Asensio, las joyas del Real Madrid
Isco y Marco Asensio abrazándose tras anotar un gol. Foto:Real Madrid

El malagueño y el balear son los dos jugadores con más proyección dentro de la plantilla blanca. Ambos son unos magos del balón y están acostumbrados a derrochar magia y arte en cada encuentro que disputan. Los goles que marcan son obras de arte dignas de los mejores museos del mundo.

La belleza en el mundo del fútbol tiene dos claros nombres: Asensio e Isco, la belleza está en los ojos que miran con amor y sino que le pregunten a los amantes de este bello deporte que es enamorarse de ellos cada vez que disputan un encuentro. La amistad que tienen fuera de los terrenos de juego unida a su buen trabajo con el balón que vienen demostrando desde que comenzó a rodar el esférico esta nueva temporada hace que la conexión malagueña-balear sea todo un espectáculo futbolístico. Las clases magistrales a las que tienen acostumbrada a la afición son la pasión y entrega que cada entrenador sueña con tener de cada jugador.

Están considerados parte de los mejores jugadores del mundo y el madridismo ya sueña con verlos levantar el trofeo que los acredite como tales, el trofeo soñado por cualquier jugador, el Balón de Oro. Ellos lo ven lejano, no piensan en eso ahora, pero no son conscientes que con su buen trabajo dentro del campo, paso a paso, con orden seriedad y trabajo, cada vez lo tienen más cerca.

Zidane tiene la gran fortuna de contar con ellos en su plantilla de jugadores y en cada encuentro que disputan se deshace en elogios para ellos. Ambos han demostrado que a pesar de su juventud, han alcanzado una madurez futbolística brutal. Han jugado juntos 43 encuentros con el Real Madrid y llevan ya anotados en su casillero entre los dos 33 goles y 15 asistencias. Los números son espectaculares y llevan una racha imparable que ningún amante del fútbol desea que termine nunca.