Ausencia de fútbol en el Real Madrid

El Real Madrid volvió a demostrar el mal momento futbolístico que lleva arrastrando toda la temporada. El equipo de Zidane fue inferior al Fuenlabrada y tuvo que aparecer Gareth Bale para finiquitar una eliminatoria que se le complicó más de lo esperado.

Ausencia de fútbol en el Real Madrid
Los jugadores del Real Madrid se lamentan/ Foto: Daniel Nieto (VAVEL España)

El Real Madrid se clasificó anoche para los octavos de final de la Copa del Rey tras empatar a 2 ante el Fuenlabrada. A pesar del pase a la siguiente ronda, el conjunto blanco volvió a jugar un mal partido y no dejó buenas sensaciones ante un equipo de Segunda División B.

El Fuenlabrada saltó al Santiago Bernabéu con las ideas muy claras y tuvo el dominio del balón durante una hora de partido. El conjunto dirigido por Antonio Calderón buscaba posesiones muy largas para crear ocasiones de gol y meterse en la eliminatoria. Sin balón, cerró muy bien los espacios con dos líneas muy juntas que dificultaron el juego interior del Real Madrid, que tuvo que buscar atacar por fuera con las incorporaciones de Theo y Achraf.

Imprecisión blanca

Por su parte, el Real Madrid fue un equipo muy plano, sin ideas ante un rival muy bien plantado en el terreno de juego. El equipo de Zidane se mostró muy impreciso, con muchas pérdidas de balón, cinco durante los primeros 15 minutos de partido. El centro del campo formado por Kovacic, Marcos Llorente y Dani Ceballos no funcionó. Al andaluz se le vio muy activo y con muchas ganas, pero no estuvo afortunado. Por otra parte, el croata se mostró muy lento, evidenciando su falta de ritmo tras la vuelta de la lesión.

Bale, al rescate

Justo cuando peor lo estaba pasando el Real Madrid apareció el expreso de Gales para asistir de forma brillante a Borja Mayoral y espantar a los fantasmas del “Alcorconazo” del Bernabéu.

El futbolista galés saltó al terreno de juego y resultó un hombre imprescindible para remontar el partido y sellar la eliminatoria. Bale demostró su desborde y descaro para acabar con la resistente defensa del Fuenlabrada que había mostrado una gran seguridad durante todo el encuentro.

En resumen, la calidad se acabó imponiendo y el Real Madrid se clasificó para la siguiente fase de la Copa del Rey. Sin embargo, el conjunto de Zidane tiene mucho margen de mejora respecto al fútbol practicado hasta la fecha.