El Dortmund se aferrará a la tercera plaza en el Bernabéu

En la última jornada de la fase de grupos de la presente edición de la UEFA Champions League, el Real Madrid ya no se juega nada en la clasificación para los octavos de final, que lo hará como segundo de grupo, mientras, en el Dortmund se necesitan imperiosamente los tres puntos para al menos alcanzar la tercera plaza.

El Dortmund se aferrará a la tercera plaza en el Bernabéu
Zidane buscará el eslabón perdido sin jugarse nada. | Foto: Daniel Nieto (Vavel)

En lo que viene siendo no una de las mejores temporadas para el Real Madrid, el equipo de Zidane ha sabido mantenerse a flote en fase de grupos de la UEFA Champions League, en un grupo en el que se esperaban emociones fuertes con equipos como el Tottenham y el Borussia Dortmund incluyendo entre ellos al Apoel Nicosia. Finalmente será el Tottenham Hotspur quien goce de la clasificación a la fase final del torneo como primero de grupo tras haber resultado vencedor en el partido que disputaron ambos equipos en el estadio de Wembley con un resultado favorable a los ingleses de tres goles a uno, lo que hizo decantar la balanza definitivamente hacia los Spurs para alcanzar la primera plaza; todo ello tras haberse saldado con un empate el duelo previo que tuvo lugar en el Santiago Bernabéu con un empate a uno.

La primera batalla la ganó el Madrid

En cuanto al duelo previo que hizo enfrentar al equipo Alemán y al equipo Madrileño en el Signal Iduna Park, fueron los pupilos de Zidane los que se llevaron el gato al agua gracias a los tantos de Bale y de Cristiano (que hizo un doblete), que se impusieron al solitario tanto de Aubameyang con un resultado final de 1-3. En aquel partido los madridistas supieron adelantarse pronto en el marcador gracias a un tempranero gol de Bale que llegó en el minuto 15, supieron controlar bien en el partido con las internadas de Dani Carvajal por banda derecha, las salidas de balón de Modric o por los pases impredecibles de un Isco que ya empezaba a destacar en esta Champions en los primeros partidos de la temporada; no tardó en exceso la llegada del segundo gol madridista, gracias a Cristiano que en el minuto 48 mandó a la red su primer gol, convirtiéndose en el segundo de la noche, inmediatamente después llegó el que acabaría por significar el gol del honor para los alemanes por parte de Aubameyang cinco minutos más tarde, sería un espejismo de ilusión de una remontada que nunca llegó, de lo que se encargó el de siempre llegado el minuto 78 del encuentro.

Tres puntos significaron los tres goles madridistas que hoy permiten al Real Madrid respirar en la segunda plaza sin más complicaciones que la de superar un mero trámite clasificatorio debido a que los de Zidane gozan de ventaja de puntos suficientes con respecto a los alemanes, pero tratándose de una óptima oportunidad para los madridistas por otra parte, para resarcirse de algún modo de los daños causados (o autoinflingidos) en la liga. Los madridistas estuvieron a punto de aprovechar una oportunidad de oro para poder recortar dos puntos más en la persecución liguera con el Fútbol Club Barcelona, que no llegaron a produirse debido al empate cosechado ante el Athletic de Bilbao en San Mamés, sin goles.

Varios meses llevan los blancos intentando recuperar una esencia perdida que parece oler cada vez más lejos, cada vez más débil, sin embargo, cada jornada es una nueva oportunidad y los de Zidane lo saben, lo saben desde el principio, y saben también que en un partido sin presión, en el que no influye en absoluto en la clasificación ante un rival imponente como es el Borussia Dortmund, se puede encontrar ese eslabón perdido entre el Madrid de la Duodécima y el Madrid actual, un golpe de confianza, de determinación, de conclusión, un golpe en la mesa definitivamente.

Al otro lado del muro, la necesidad por la Europa League

Por otra parte, se encuentra el equipo Alemán, el Borussia Dortmund, que no hace muchos años vivía tiempos mucho mejores que incluso le llevaron a jugar una final de la Champions en 2013 ante el Bayern de Münich, aunque finalmente acabó con derrota. En cuanto a la situación actual en la que se encuentran ahora loos alemanes, los de Peter Bosz necesitan urgentemente los tres puntos ante los de Zidane para poder mantener definitvamente una tercera plaza que en principio parecía insuficiente para ellos a principios de temporada, aunque dentro de lo malo, es mejor elegir lo menos malo, y ya que ya nos les es posible conseguir clasificarse para los octavos de Champions, lo buscarán hacer para la Europa League, una competición en la que el Dortmund debería ser uno de los favoritos para conseguir proclamarse como campeón de la competición, pudiendo signifcar un bálsamo a una temporada inusual para los alemanes.

Pero antes de todo esto, necesitan pasar por el Bernabéu y luego ver qué es lo que hace el Apoel Nicosia ante el Tottenham en Wembley. Aunque para ninguno de ambos equipos, ni para el Apoel ni para el Dortmund, será fácil puntuar ante respectivos rivales, lo cierto es que el Borussia parte con cierta ventaja, y es que en caso de que ninguno de los dos equipos consiga puntuar en sus enfrentamientos, la clasificación sonríe a los alemanes al gozar de más goles a favor y menos goles en contra durante los anteriores cinco partidos de la fase de grupos.

A pesar de esto, los de Bosz no querrán despedirse de la presente edición de la Champions sin conseguir ninguna victoria en la fase de grupos, aunque atendiéndose a los últimos precedentes en el Bernabéu entre ambos equipos, no se puede decir que los amarillos hayan conseguido buenos resultados ante los madridistas en el Bernabéu, sin ir más lejos, la temporada pasada consiguieron un empate a dos que no les otorgaría la seguridad suficiente para clasificarse matemáticamente a la Europa League. En el año 2014, los alemanes salieron derrotados de la casa blanca con un resultado de 3-0 en contra en los cuartos de final de la Champions, un resultado que no pudieron levantar en el Westfalenstadion. Sin embargo, en la temporada 2012/2013, madridistas y alemanes se encontraron por partida doble en aquella temporada de Champions, primero en fase de grupos donde el Dortmund consiguió clasificarse como primero de grupo, y segundo en las semifinales de la competición, donde aún se recuerda aquel 4-0 que endosó Lewandowski a los de Mourinho, que casi consiguieron levantar en un Bernabéu que se volcó con su equipo, aunque finalmente faltó el último y definitivo gol.

Muchos han sido los precedentes en la presente década en europa entre ambos conjuntos, pero este encuentro es diferente, un encuentro donde los alemanes buscarán el último salvavidas, y donde los de Zidane buscarán encontrar ese eslabón perdido que tan necesario e importante es para un buen devenir del conjunto blanco de aquí a final de temporada.