La felicidad desde los once metros

Cuatro de los cinco goles anotados por los futbolistas blancos lejos del Bernabéu en Copa del Rey han sido de pena máxima. Lucas, Asensio, Bale e Isco han convertido unos penaltis lanzados por galones y sin broncas, que conducen al equipo hacia cuartos.

La felicidad desde los once metros
Bale, Lucas y Asensio durante la celebración de uno de los penaltis anotados en Los Pajaritos I Foto: Real Madrid

Regresó la Copa del Rey en este nuevo año, recién festejado. Lo hizo con unos atractivos enfrentamientos que ponen el primer plato del menú futbolístico que continuará mientras los Reyes Magos entregan sus regalos. Siguiendo la excelencia real, Zidane y su plantilla estarán satisfechos con este presente inicial en forma de goleada al Numancia.

El Real Madrid quiso honrar su estreno copero frente al Fuenlabrada el pasado mes de octubre. Otros dos tantos desde los once metros sirvieron para encaminar un triunfo complicado fuera de casa. No exento de polémica arbitral, un duelo que tuvo casi de todo finalizó con un claro 0-3. Los vikingos navegan virtualmente a cuartos.

Unos penaltis de galones

Sin discusiones, intercambio de palabras ni historias fuera de lo futbolístico. Así se gestionan los lanzamientos de penas máximas en el conjunto madridista. Cuando no está Cristiano Ronaldo -poco habitual- se desencadena la lista de jugadores más simbólicos del club. Por orden de galones se convierten en nuevos protagonistas.

Con Sergio Ramos en el campo, es el primero que coge la pelota si su amigo 'Cris' no juega. Al camero, aunque sea defensa, siempre le atrae la posibilidad de anotar tanto de falta como de penalti. Después, suelen ser los más atacantes quienes disparan desde el punto fatídico. 

En esta Copa del Rey se han ido intercambiando los cuatro autores de anotar goles así en estadios rivales: primero fue en Fuenlabrada, luego en Soria. Marco Asensio y Lucas Vázquez pusieron el 0-2 final en la ida contra el otro modesto equipo madrileño. 

Lucas Vázquez recibe la pena máxima con una zancadilla del defensor rival I Foto: Real Madrid
Lucas Vázquez recibe la pena máxima con una zancadilla del defensor rival I Foto: Real Madrid

Misma hazaña, distintos protagonistas

Cambio de tornas, en cambio, en Los Pajaritos frente al Numancia. A pesar de ser el extremo gallego víctima de los dos penaltis cometidos, fueron Gareth Bale e Isco los lanzadores. El galés en el minuto 35, el malagueño en el 89. 

Ese último gol -que 'Magia' logró con un disparo fuerte a la escuadra- certificó que los galones mandan en el club blanco. Los dos citados autores no estaban sobre el verde del 'Fuenla' cuando sus compañeros transformaron sus respectivos penaltis. La estadística habla por sí sola y no existen peleas por el balón.