Real Madrid: ¿La flor se marchitó?

Analizamos la situación actual del Real Madrid, que al termino de la primera vuelta liguera la tiene prácticamente perdida. Las aspiraciones para hacer una temporada "digna" pasan por la Champions y la Copa. La exigencia en el club blanco es máxima y todo lo que no sea ganar la Champions, vista la trayectoria liguera, será una decepción para el aficionado blanco.

Real Madrid: ¿La flor se marchitó?
Fuente: Vavel.com

Adiós a la Liga al termino de la primera vuelta.

Momentos difíciles los que se viven en estos momentos en equipo madridista, nada sale como debería para el conjunto de Zidane. Que cada vez se ve más superado por la situación que se vive en Liga. Los goles que antes se le caían a los delanteros hoy no entran. Ni Cristiano Ronaldo, ni Benzema pasan por buen momento y eso esta mermando seriamente al equipo.

La Liga, el torneo de la regularidad por excelencia, ese donde el Real Madrid anda deambulando esta temporada. Malas sensaciones que están bloqueando tanto a jugadores como al cuerpo técnico. Las esperanzas del equipo dirigido por Zidane aunque sea duro de admitir, a mitad de temporada solo pasa por la Champions, y la Copa del Rey. En liga solo puede intentar quedar en la posición más alta posible, y recordamos que se está jugando la jornada 19, acaba de terminar la primera vuelta y el Real Madrid está practicamente descartado para las opciones de pelear el campeonato.

Siendo realistas, es imposible que si los delanteros no marcan el equipo pueda mantener una buena linea ofensiva. El aporte goleador en Liga de su máxima estrella Cristiano Ronaldo, y de el delantero titular Karim Benzema, dejan mucho que desear. El portugues solo ha conseguido anotar cuatro goles y Benzema dos tantos en Liga.

Fuente: Vavel.com
Fuente: Vavel.com
Fuente: Vavel.com
Fuente: Vavel.com

Cuando la cabeza no funciona, las piernas no responden.

No hay nadie que logre ser la referencia del equipo en estos momentos, con Cristiano negado cara a gol en Liga, Bale aún recuperando el ritmo, Benzema absorvido por la presión de las críticas de la afición. Ni Kroos, ni Luka Modric son capaces de ser la brújula del equipo.

El equipo dirigido por Zidane no acaba de convencer con su juego, ya no es ese equipo voráz que desataba contraataques eléctricos cuando consiguió la undécima, ni ese equipo que adoptó un fútbol control con el que logró la Liga y la Champions pasada.

Este año el juego del Real Madrid es excesivamente previsible, no saben que hacer con el balón cuando está en sus domínios y todo pasa por volcar su juego en centros laterales, que no encuentran rematador.

Marcelo, no sorprende en banda izquierda como antes, y cuando sube cada vez le cuesta más recuperar su posición.

Casemiro no es ese jugador eficaz en el corte y primer pase de la pasada temporada, que daba libertad a Kroos y a Modric, a los cuales cada vez se les ves más en tareas de recuperación que de creación de juego. Y el equipo acusa que ellos esten varios metros más atrás en la realización de juego.

Keylor Navas, no se sabe si por los rumores de fichajes de cara a la próxima temporada, no es ese portero de reflejos felinos que mantenía a raya a los delanteros rivales. La fragilidad defensiva del Madrid es evidente, recibiendo gol, en practicamente todos los partidos. Un partido de cada tres son los que el Real Madrid ha dejado su portería a cero contando todas las competiciones jugadas hasta la fecha - 19 partidos de Liga, 4 de Copa del Rey, 2 del Mundial de Clubes, 6 de Champions, 2 de Supercopa de España y la final de Supercopa de Europa-

Zidane ha perdido la confianza en los suplentes.

Como dijó Platón:  

"Las piedras más grandes no pueden quedar bien asentadas sin contar con las más pequeñas".

Fuente: Vavel.com
Fuente: Vavel.com

Con esta frase usada como metáfora a los jugadores de menos nombre de la plantilla. Todos deberían ser importantes, eso fue la clave de los éxitos recientes del equipo blanco. Pero que no se está aplicando esta temporada. Los nuevos fichajes de este verano no disponen de minutos con los que poder ayudar al equipo y cuando se les dan, no los aprovechan. Este tema es quizás el más debatido por el madridismo, ya que Zidane no para de apoyar mediáticamente a sus jugadores titulares. Con la consiguiente consecuencia de que a los suplentes se les ve apáticos cuando salen al terreno de juego.