Asensio decide un mal partido en Butarque

El Real Madrid se llevó la victoria con un golazo del balear en el 90' frente a un Leganés que mereció más durante gran parte de la segunda mitad.

Asensio decide un mal partido en Butarque
El equipo blanco celebrando el gol de la victoria | Foto: Real Madrid CF
CD Leganés
0 1
Real Madrid
CD Leganés: CHAMPAGNE; TITO, BUSTINZA, SIOVAS, RICO; RUBÉN PÉREZ (BRASANAC, MIN.61), GUMBAU, EL ZHAR, ERASO, NARANJO (AMRABAT, MIN.70), BEAUVEU (OMAR RAMOS, MIN.82).
Real Madrid: CASILLA; CARVAJAL, VALLEJO (NACHO MIN.15), VARANE, THEO; KOVACIC, LLORENTE (ISCO, MIN.73), CEBALLOS (MODRIC, MIN. 67) ; ASENSIO, LUCAS, MAYORAL.
MARCADOR: 0-1, MIN.90, ASENSIO.
ÁRBITRO: JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ MARTÍNEZ, PERTENECIENTE AL COMITÉ DE ÁRBITROS DE MURCIA. AMONESTÓ A EL ZHAR (MIN.39), GUMBAU (MIN. 62) Y NARANJO (MIN.67).
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPONDIENTE A LA IDA DE LOS CUARTOS DE FINAL DE LA COPA DEL REY ENTRE EL LEGANÉS Y EL REAL MADRID EN EL ESTADIO DE BUTARQUE. - 11000 AFICIONADOS.

El Real Madrid se llevó la victoria en la ida de los cuartos de final con un gol de Asensio en el minuto 90 que salvó al equipo blanco en otra noche muy gris para los de Zidane en Butarque. El conjunto pepinero presentó un esquema con las líneas muy juntas y ordenadas que el Real Madrid no fue capaz de superar en casi ningún momento del partido. En la segunda mitad, el Leganés se creció y pudo llevarse el encuntro. La entrada de Amrabat aportó electricidad y desborde al juego ofensivo de los locales, frente a un equipo blanco que no lograba conectar tres pases seguidos. Con Modric e Isco sobre el verde mejoró levemente el juego del Madrid. Una combinación aislada por la banda izquierda entre Asensio, Isco y Theo Hernández acabó con el balear enganchando un gran centro del francés con una magnífica volea que se coló por la escuadra de Champagne, dando el triunfo a los madridistas en el 90'.

Una primera parte muy igualada y sin ocasiones

El equipo de 'Zizou' comenzó el partido con un 4-3-3 con Llorente, Kovacic y Ceballos en el medio para intentar tener el dominio del esférico, y con Asensio, Mayoral y Lucas Vazquéz en la zona ofensiva. Los menos habituales entraban a escena. Por su parte, Asier Garitano planteó un 4-5-1 con un mediocampo muy poblado, y con Beauveu como principal referencia ofensiva pensando en los posibles contragolpes. Durante los primeros compases, el Leganés presionó muy arriba la salida de balón del equipo blanco, que poco a poco se fue haciendo con el dominio del partido. Un dominio que no se tradujo en peligro sobre la portería de Champagne. En el minuto 15, Nacho tuvo que entrar en sustitución del lesionado Vallejo. Todo apunta a una rotura muscular en la parte trasera del muslo derecho. Muy mala suerte la del joven central. El público comenzó a caldearse instantes después, cuando el arbitro no pitó una clara falta de Carvajal sobre Beauveu en un rápido ataque del Lega. El colegiado fue el único que no la vio.

Carvajal frente a Naranjo | Foto: Real Madrid CF
Carvajal frente a Naranjo | Foto: Real Madrid CF

El Real Madrid tenía el dominio de la pelota, pero practicaba un fútbol muy horizontal y con muy poca profundidad. Necesitaba desborde, uno contra uno, descaro. En una arrancada de Kovacic creó por primera vez algo de peligro el equipo blanco, provocando una falta cercana al área pepinera. El centro fue rematado sin éxito por Varane, que estrenaba capitanía. Pero nada mejoraba. El partido continuaba siendo un tanteo entre ambos equipos gracias a lo ordenado que se encontraba el conjunto local que no sufría en defensa y no tenia problemas en salir a la contra con un simple pelotazo para su rápido delantero francés.

Aunque a veces, el simple error de una pieza puede acabar con todo el trabajo realizado por el conjunto. Rubén Pérez erró un pase en la frontal de su propia área y Kovacic se plantó mano a mano con Champagne. La definición del croata, desastrosa. El Madrid perdonó la única clara que tuvo en toda la primera mitad y el partido se marchó al descanso sin disparos a puerta por parte de ninguno de los dos equipos y con la lesión de Vallejo como la anécdota más reseñable.

Tras el descanso, el Leganés se creció

Nada cambió tras la vuelta de los vestuarios. El juego seguía siendo aburrido y las ocasiones no llegaban por parte de ninguno de los dos equipos. Y ahí, el Real Madrid dejó de tener el dominio que ostentó durante la primera mitad. El Leganés subió a presionar muy arriba la salida de balón de los de Zidane y comenzó a robarle la pelota. Tan buena era la presión del equipo local que los blancos hasta dejaron de sacar en corto en repetidas ocasiones. Y en una buena jugada del Lega, llegó su primera oportunidad. Taconazo de Diego Rico para Naranjo que pisa área y saca un centro-chut que despeja Varane antes de que pueda llegar Beauveu. Se lo comenzó a creer el equipo pepinero. Garitano dio entrada a Brasanac por Ruben Pérez para reforzar la medular. No permitían al Real Madrid dar tres pases seguidos. En una falta lejana sobre la portería de Casilla, un cabezazo de Llorente para despejar acabó estrellándose en el larguero. A punto de adelantarse el Leganés en la mejor ocasión del partido hasta entonces.

Pero el conjunto blanco tampoco estaba agazapado. Una jugada individual de Lucas acabó con el extremo errando el mano a mano frente al portero local. Cuando peor estaba, casi se adelanta el Madrid. Entonces, Garitano dio entrada a uno de sus mayores peligros ofensivos; Amrabat. El jugador ingresó en el terreno de juego y aportó más verticalidad al ataque pepinero. En una gran combinación a la contra de los de Garitano, Beuveau enganchó una magnífica volea y Casilla salvó el primero. El Real Madrid se encontraba, otra vez, al borde del abismo. Zidane dio entrada a Modric e Isco para intentar recuperar el dominio del partido.

Y cuando menos lo merecía el Madrid, apareció Asensio

Todo parecía acabado, con un Madrid que no podía y un 'Lega' que prácticamente se conformaba con el empate pensando en una vuelta abierta. Y rondando el minuto 90, Zidane y los suyos se reencontraron con la flor perdida. Una triangulación en la banda izquierda entre Asensio, Isco y Theo, acabó con la perla madridista decidiendo el partido con una volea espléndida. Un tobillo mágico el que posee el balear en su zurda. Un gol que puede valer unas semifinales de Copa después de otro pésimo partido de un Madrid que apuntaba a lo peor. El Leganés se mereció más en una victoria blanca que apuntó a empate durante casi todo el encuentro.

Marco Asensio celebrando su gol | Foto: Real Madrid CF
Marco Asensio celebrando su gol | Foto: Real Madrid CF