Una empequeñecida Real sucumbe ante la superioridad del Athletic

La Real cae derrotada nueve derbis después tras cometer dos graves errores en la salida de balón, en un encuentro en el que Rulli fue el mejor de los donostiarras. El Athletic fue muy superior, y dominó el partido en su gran mayoría. El gol de Iñigo Martínez maquilló un resultado que pudo haber sido mucho más abultado en favor del conjunto rojiblanco.

Una empequeñecida Real sucumbe ante la superioridad del Athletic
Los jugadores de la Real se lamentan tras recibir el tercer gol | Foto: Oscar Alonso
Athletic Club
3 2
Real Sociedad
Athletic Club: Iraizoz, De Marcos (Saborit, min. 65), Lekue, Laporte, Yeray; San José, Iturraspe; Raúl García, Muniain (Susaeta, min. 66), Aduriz, y Williams (Rico, min. 72).
Real Sociedad: Rulli, Carlos Martínez, Raúl Navas, Iñigo Martínez, Yuri; Illarramendi, Zurutuza; Prieto (Canales, min. 65), Oyarzabal (Concha, min. 88), Vela (Juanmi, min. 81) y Willian José.
MARCADOR: 0-1, min. 16, Zurutuza. 1-1, min. 51, Muniain. 2-1, min. 59, Aduriz. 3-1, min. 71, Williams. 3-2, min. 81, Iñigo Martínez.
ÁRBITRO: González González (colegio castellano-leonés). Amonestó a Aduriz (6'), Raúl García (11') y San José (41') por parte del Athletic y a Iñigo Martínez (6'), Illarramendi (28') y Rulli (38')
INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la 8ª jornada del campeonato liguero de Primera División, disputado en el Nuevo San Mamés (Bilbao) ante 47.256 espectadores.

Finalmente sucedió. Era evidente que la racha de derbis sin caer terminaría por romperse algún día, y fue un 16 de octubre de 2016 cuando Ernesto Valverde consiguió superar a su antiguo compañero en las filas del Barcelona, Eusebio Sacristán.

La Real no fue digna de un derbi. El planteamiento inicial le duró veinte minutos a Eusebio, algo más de los que tardó Zurutuza en adelantar a su equipo a balón parado. Los realistas se arrugaron con el gol, y otorgaron la posesión a un Athletic que no quiso la bola en los primeros compases, pero que la aceptó con alegría y superioridad a medida que pasaban los minutos. El técnico de La Seca quedó evidenciado, y tan solo una magnífica actuación individual de Gerónimo Rulli impidió que los donostiarras salieran del Nuevo San Mamés con una humillante y dolorosa derrota. 

El encuentro comenzó con la habitual tensión que caracterizan los duelos fratricidas como este. Iñigo Martínez se las tuvo con Aduriz, como ha sucedido en otros duelos, en una acción en la que el realista le reprochó al donostiarra que se tiró al suelo en una falta cometida por Raúl Navas, una falta cobrada por el colegiado González González. Al final, el castellano-leonés amonestó a ambos en el primero de los duelos que mantendrían durante los 90 minutos. 

Iñigo Martínez ve la amarilla tras enzarzarse con Aduriz | Foto: Oscar Alonso
Iñigo Martínez ve la amarilla tras enzarzarse con Aduriz | Foto: Oscar Alonso

La Real salió a dominar a su rival, tratando de hacer valer el plan inicial de Eusebio Sacristán que consistía en conservar el balón y sacarlo desde atrás, para tratar de atraer la presión del Athletic en campo rival. En los primeros compases, los realistas manejaron la posesión del balón, pero no tuvieron la profundidad necesaria para generar contratiempos a la defensa del conjunto bilbaíno. 

La primera en la frente

El primer ataque con cierto peligró corrió a cargo del conjunto local, que aprovechó un error en la salida del balón del conjunto donostiarra, que culminó Muniain con un flojo disparo que detuvo Rulli sin demasiados apuros. Fueron los típicos minutos de un derbi, en el que ambos trataban de llevar el duelo a su terreno, sin arriesgar en exceso. 

Y en estas que no sucedía nada destacable en el encuentro, al cuarto de hora del primer tiempo Yuri encontró un pasillo por el ataque izquierdo de su equipo, y consiguió un saque de esquina que a la postre culminaría con el primer tanto de su equipo. Carlos Vela puso un envío al punto de penalti, Xabi Prieto prolongó el balón al segundo palo y Zurutuza, apareciendo desde la segunda línea, fusiló la portería del meta local con el interior de la pierna derecha, para establecer el cero a uno en el luminoso.    

Los jugadores de la Real celebran el primer tanto del encuentro | Foto: Oscar Alonso
Los jugadores de la Real celebran el primer tanto del encuentro | Foto: Oscar Alonso

El Athletic reaccionó al tanto del conjunto donostiarra como mejor sabe, con su habitual empuje y determinación y generó mucho peligro sobre la meta del argentino Gerónimo Rulli, criticado en ocasiones, pero que en una espléndida actuación, salvó los muebles a su equipo. 

Reacción local que no tuvo premio

Primero fue en un mano a mano con Iñaki Willliams, que no pudo definir ante la rápida salida abajo del meta argentino, tras un envío interior sensacional de Muniain, uno de los mejores jugadores del Athletic en el primer tiempo. A partir del ecuador del primer tiempo, el dominio local fue constante, y generó innumerables ocasiones sobre la meta de Rulli

Muniain apareció de nuevo, y su disparo esta vez sí provocó la intervención de Rulli, que se estiró para evitar el tanto del empate. En la misma jugada, Iturraspe soltó un latigazo espectacular, al que Rulli respondió con una magnífica estirada por alto. 

La tensión se palpó en el ambiente como de costumbre. Los jugadores del Athletic reclamaron mano de Yuri en un centro de Aduriz desde el costado derecho, pero el colegiado no vio voluntariedad en la acción. 

En la última acción de la primera parte llegó la mejor ocasión de los de Ernesto Valverde en la primera parte. De Marcos culminó con un centro una magnífica jugada colectiva, y Raúl García cabeceó el envío del alavés con potencia, pero el meta argentino metió una mano espectacular para evitar el tanto del empate. 

Raúl García cabecea delante de Rulli | Foto: Oscar Alonso
Raúl García cabecea delante de Rulli | Foto: Oscar Alonso

Muniain y Aduriz voltean el encuentro

No cambiarlos las tornas en la segunda parte. El Athletic salió en busca de la portería rival, de la misma manera que terminó la primera parte, y no tardaría en exceso en lograr la igualada. La Real, por su parte, trató de replegar de forma ordenada sus líneas, pero no pudo ante la velocidad de Williams y Muniain, que fueron un peligro constante por ambos costados.

El propio Muniain, quien segundos antes reclamó penalti, recibió el balón en el costado izquierdo, y tras zafarse de sus rivales, soltó un excelente derechazo que con una magnífica rosca, se coló en la portería de Rulli tras tocar en el palo izquierdo. Fue un gran tanto a una gran actuación, y es que el extremo del Athletic cuajó una actuación sensacional en los minutos en los que estuvo sobre el césped.  

Rulli contempla con la mirada el gol de Muniain  | Foto: Oscar Alonso
Rulli contempla con la mirada el gol de Muniain | Foto: Oscar Alonso

Y es que los de Ernesto Valverde navegando sobre la ola correcta, espoleados por su afición, metieron cada vez más atrás a una Real confusa, sin saber qué hacer para evitar los continuos ataques de su rival. 

Lo que nadie esperaría, nadie salvo Raúl García, sería el defectuoso pase de Navas a su portero, que a la postre originaría el segundo tanto del Athletic. El jugador navarro presionó a Rulli, y el balón salió rebotado a los pies de Williams, quien cedió para Aduriz, y este, tras algo de incertidumbre, estableció el segundo tanto para su equipo gracias a una incontestable vaselina. 

Poco después, Iñaki Williams pudo sentenciar el marcador, en un mano a mano contra Rulli, pero el meta realista apareció de nuevo para mantener vivo a su equipo. Williams le dio la chispa necesaria a su equipo cuando Muniain tuvo que dejar el césped por lesión, y poco después, obtendría la recompensa con su gol. 

Williams pone tierra de por medio

La Real trató de reaccionar ante la adversidad del marcador, y tuvo el empate en las botas de Mikel Oyarzabal, quien aprovechó un balón suelto en la frontal para sacar un potente zurdazo que desvió a córner Iraizoz.

Eusebio dio entrada al cántabro Canales, en lugar de un desaparecido Xabi Prieto. Pero de nada sirvió, porque en un nuevo error en la salida de balón, Illarra perdió el cuero en zona de tres-cuartos y Aduriz cedió para Williams, para que este anotase un merecido tanto a placer para sentenciar el encuentro cuando quedaban veinte minutos para el pitido final. 

Williams anota el tercer tanto del encuentro  | Foto: Oscar Alonso
Williams anota el tercer tanto del encuentro | Foto: Oscar Alonso

La Real no apareció en la segunda mitad. En la primera contuvo la muralla, pero en la segunda se derrumbó. El equipo de Eusebio concedió demasiado a su rival, y la gran actuación de Rulli impidió que su equipo saliese de Bilbao con una humillante goleada a sus espaldas. Los cambios llegaron tarde, y no variaron el ritmo del partido en exceso. Canales tuvo un buen papel sobre el césped, apareció entre líneas, y combinó con sus allegados. 

Reación tardía de la Real 

El tanto de Iñigo Martínez a diez minutos del final espoleó demasiado tarde a una Real, que se vio completamente superada en todo momento. Illarramendi sirvió un excelente balón picado al segundo palo, e Iñigo Martínez superó a Iraizoz con un excelente testarazo, que superó por alto al guardameta navarro. 

Iñigo Martínez regresa a su campo tras anotar el definitivo tres a dos  | Foto: Oscar Alonso+
Iñigo Martínez regresa a su campo tras anotar el definitivo tres a dos | Foto: Oscar Alonso

A pesar de navegar contra corriente hasta el final, el equipo donostiarra pudo lograr el empate en una acción por el costado derecho fabricada por David Concha, quien sacó un centro al segundo palo que el brasileño no pudo culminar tras fallar en el intento de remate. 

Fue la última ocasión de la Real, en un encuentro en el que rompió con la racha de ocho derbis sin caer ante su eterno rival. Hay victorias que suponen puntos de inflexión, habrá que ver  si tras la enésima decepcionante derrota como visitantes, los realistas reaccionan en el duelo del sábado que viene ante el Alavés, que supondrá un nuevo juicio ante su tribunal.