La figura del rival: Leo Messi, el Dios del fútbol

El FC Barcelona llegará a Anoeta en una dinámica negativa, pero siempre con el consuelo de tener al mejor de la historia entre sus filas.

La figura del rival: Leo Messi, el Dios del fútbol
Leo Messi se dispone a sacar una falta en el Sánchez Pizjuán. Foto: VAVEL

Se viene el partido grande por excelencia de la primera vuelta para la Real. Habiendo disputado ya el primer derbi, será el partido más bonito tanto para el equipo como para la parroquia realista. Y no es para menos, llega el Barça con todo su arsenal. Entre todos, el nombre que destaca por encima de todos y al que la defensa realista tendrá que tener vigilado más que bien es Lionel Messi, el Dios del fútbol. Es el mejor jugador de la historia y tratará de romper el dominio realista de los últimos años.

Leo trata de regatear a dos rivales en el Sánchez Pizjuán. Foto: VAVEL
Leo trata de regatear a dos rivales en el Sánchez Pizjuán. Foto: VAVEL

Su palmarés, caché y calidad relucen, lo ha ganado todo a nivel de clubes en más de una ocasión, además, a nivel personal, tiene todos los premios posibles. Es uno de los deportistas mejores pagados del mundo y no es para menos, porque su calidad es simplemente increíble. Su forma de ser, le hace ser querido por la mayoría del planeta fútbol. A pesar de tener problemas financieros extradeportivos con Hacienda, sigue su curso como futbolista y parece que va a más, por desorbitado que parezca.

Visión de juego extraterrestre, instinto goleador insaciable

El astro argentino es una bendición para los ojos de cualquier aficionado al fútbol. Su calidad es, de momento, insuperable pero lo que le hace ser el mejor es su escandalosa visión de juego. El juego entre líneas saliendo de la banda derecha para llegar hasta la izquierda o hasta el área y finalizar la jugada es su especialidad. Sus pases imposibles emulan a Iniesta, su habilidad con el balón en los pies a Maradona, y su hambre de gol constante al goleador en forma Luis Suarez.

Leo celebra con Suarez uno de los goles en el Sánchez Pizjuán. Foto: VAVEL
Leo celebra con Suarez uno de los goles en el Sánchez Pizjuán. Foto: VAVEL

La verdadera virtud de Leo, aparte de lo ya mencionado, es su capacidad para jugar de memoria con unos compañeros con los que parece tener telepatía, y siempre divirtiéndose en el campo. El juego del Barça deja de fluir cuando el argentino no juega, principalmente por no contar con sus rápidas decisiones que permite a sus compañeros elaborar un juego muy vistoso y enloquecer a las defensas rivales.  Tanto Iñigo como su acompañante, probablemente Navas, deberán atarlo de cerca si no quieren que la Real sufra su ira.

El mesias del fútbol se consagró con Pep Guardiola como técnico. Su juego era espectacular, su compromiso intachable, y los resultados, obviamente, alucinantes. Con la marcha del catalán, el argentino tuvo que tirar del equipo sin demasiada ayuda del entrenador, ya que entre la desgraciada enfermedad de Tito y el fracaso del Tata Martino, se erigió como único líder del equipo. Sin embargo, con la llegada del asturiano Luis Enrique, el equipo ha conseguido evolucionar su juego de toque a un juego más vertical sin perder su seña de identidad, y eso ha permitido a Leo, además de a Suarez y Neymar, liberarse más en ataque y ser más decisivo y ofensivo en ataque.

Números y palmarés de museo

Messi recogiendo todos los Balomes
Messi recogiendo 4 de los 5 Balones de Oro que ha ganado. Foto: VAVEL

El futbolista de 29 años nacido en Rosario consta de un palmarés interminable. Ha ganado, entre otras cosas, 8 ligas, 4 Champions Leagues, 4 Copas de S.M. El Rey o 5 Balones de Oro. Si se repasan sus números con el Barcelona se pueden apreciar barbaridades tales como el hecho de llevar más de 500 goles y más de 240 asistencias. Números que se completan con los de la selección argentina, en la que ha marcado más de 70 goles y ha hecho más de 55 asistencias.