Carlos Vela, un foráneo para la historia

El azteca se ha convertido en el segundo extranjero con más partidos en la Real Sociedad, tras superar a Claudio Bravo

Carlos Vela, un foráneo para la historia
Carlos Vela / Foto vía Oscar Alonso (VAVEL)

El 16 de agosto de 2011 se anunciaba de manera oficial la cesión por parte del Arsenal de un jugador que apuntaba a estrella, pero que no terminaba de explotar. Carlos Vela fue el fichaje estrella de la Real Sociedad para su segunda temporada en Primera tras el ascenso. 

El mexicano llegaba con el cartel de eterna promesa, pero no llegaba a cumplir con las expectativas para que Arsène Wenger le diera la oportunidad en el Arsenal. Tras un inicio de temporada muy malo de la Real de Montanier, Carlos Vela anotó su primer gol en una victoria que aún sigue en la memoria de los aficionados realistas. El mexicano contribuyó con su gol al Betis en un partido en el que Íñigo Martínez marcó un golazo desde el centro del campo en el último minuto. Su siguiente gol sería una jornada después, una chilena para empatar en el descuento ante un Málaga de Champions, partido que terminaría ganando la Real con otro gol, un minuto después, de Diego Ifrán.

Los mejores años del mexicano

Esta temporada, la primera en la Real, terminaría con 12 goles para el mexicano, contribuyendo así a la salvación holgada del equipo donostiarra, metiéndose en el bolsillo al público vasco. Tras muchos rumores y unas durísimas negociaciones, la Real anuncia a mediados de julio la contratación del azteca por 4 temporadas, cumpliendo así el sueño de la afición txuri-urdin. Pero el verdadero sueño llegó a final de esa temporada. Tras una brillante campaña, en la que Carlos Vela anotó 14 goles, siendo pichichi del equipo junto a Agirretxe, la Real logró su primera clasificación a Champions League después de la temporada del subcampeonato. 

Durante estos años, Vela formó una delantera prodigiosa junto a Antoine Griezmann e Imanol Agirretxe, siendo una de las más atractivas y goleadoras de la Liga. Tras salirse en la previa de Champions, con una actuación memorable en la vuelta ante el Lyon (su gol 'maradoniano' en el último minuto protagonizó las portadas de toda España y parte de Europa), no cuajó buena campaña en la máxima competición continental, pero sí tanto en Liga como en Copa del Rey. En su mejor temporada como jugador del club donostiarra, marcó 21 goles, 16 de ellos en Liga, llegó a las semifinales de Copa contra el Barça, donde bien pudo cambiar el rumbo de la eliminatoria con un penalti que Mascherano cometió sobre él, y que además significaba la expulsión, pero que González González no concedió. En Liga, un séptimo puesto tras la derrota en la última jornada ante el Villarreal dejaba un amargo sabor de boca en el equipo.

Bajón y críticas

Sabor que aumentó con la marcha de Antoine Griezmann. El niño maravilla se iba al Atlético de Madrid, previo pago de su cláusula, y terminaba así una de las mejores asociaciones de la historia del club txuri-urdin. Y esto Vela lo notó. Tras la eliminación frente al Krasnodar en la previa, el mexicano firmó dos temporadas apáticas, donde fue criticado por un sector de la afición. 14 goles fueron los que marcó entre esa temporada y la siguiente. En la última campaña, pareció recuperar algo de su chispa, contribuyendo a la clasificación de la Real a Europa League

El azteca ya no es el mismo de años atrás, pero sigue siendo un jugador diferencial. No en vano, este año ha partido como suplente en la mayoría de partidos, pero cada vez que ha entrado ha dado un toque diferente a su equipo. El mexicano ha renunciado a convertirse en el extranjero con más partidos en la historia del club, que seguirá siendo el gran Darko Kovacevic, ya que ha decidido irse a Los Ángeles en enero. Aún así, no hay nada que reprochar al bueno de Carlos. Ha regalado sus mejores años a la Real, que para él será siempre el equipo más especial, y se ha ganado a una afición entregada a él. Cuando muchos se han ido, él se ha quedado, y ha mostrado un gran compromiso con el equipo en todos estos años. Ahora solo queda disfrutar juntos de sus últimos partidos como txuri-urdin, algo que seguro va a echar mucho de menos su afición. 238 partidos, 71 goles, 44 asistencias (de momento) y mil sonrisas sacadas a sus aficionados y compañeros son el bagaje de un jugador que ha marcado época en San Sebastián.

Real Sociedad