Siguen las buenas sensaciones

El Real Valladolid cierra su estancia en Málaga con un balance más que positivo: dos empates frente a equipos, a priori, superiores y una cómoda victoria frente a El Ejido 2012 por 4-0. El Pucela tras cinco partidos sigue invicto. El próximo rival de los de Sampedro será otro primera: el Leganés.

Siguen las buenas sensaciones
El Real Valladolid en una de las sesiones celebradas en Málaga. Fuente: Real Valladolid

El Pucela vuelve a tierras castellanas después de pasar seis días en el Hotel Aldea La Quinta en San Pedro de Alcántara, Marbella. En la ciudad de la Costa del Sol el equipo pudo disputar tres partidos de pretemporada frente a rivales idóneos para probar su preparación de cara al comienzo de temporada. El flamante campeón de la Liga Turca, el Besiktas, el Real Betis de Quique Setién y El Ejido 2012 que compite en la segunda división “B” del fútbol español.

Durante estos partidos el míster pudo comprobar como el equipo va creciendo y adaptándose a lo que se busca como idea de juego principal. Gente como Masip, Sulayman y Nacho que han aterrizado hace poco en Valladolid, se van aclimatando y contagiándose de la buena salud de la que goza el vestuario.

El Besiktas es el más exigente

El primer rival de los tres fue el campeón de la Liga Turca, el Besiktas de Fabricio, viejo conocido de Zorrilla. El equipo otomano se vio sorprendido en los primeros compases del partido en el que se vio por detrás en el marcador tras un gol tempranero de Jaime Mata a pase de Óscar Plano que dejó sólo al nueve blanquivioleta.

La primera parte se desarrolló con dominio turco que materializó con goles en el segundo tiempo remontando el marcador con goles de Pektemek y Aydogan. El Pucela, lejos de rendirse, supo reaccionar pronto a los dos golpes e igualo de nuevo el encuentro gracias al tanto del joven canterano Miguel De La Fuente. Más tarde, a cuatro minutos del pitido final, el Valladolid pudo redondear la machada con un disparo de otro canterano, Mari Sánchez pero el balón se estrelló en la madera.

El primer test del equipo castellano en Málaga terminó en empate y dejando unas sensaciones más que positivas después de haber demostrado poder plantar cara a todo un campeón doméstico y que este año jugara la Liga de Campeones.

El Ejido y el Real Betis tampoco consiguen ganar frente al Pucela

El segundo escollo era, a priori, el más asequible. El Ejido 2012, un equipo de reciente creación, era el siguiente rival de los de Sampedro al que supieron superar por 4-0 gracias a los goles de Mata, el canterano Samanes en dos ocasiones y Arnáiz que puso el cuarto y último del partido.

El Real Valladolid demostró la superioridad que se preveía sobre el papel y se mostró seguro y contundente ante un rival que disputa sus partidos en una categoría inferior. En este partido el portero fue Marcellán y se pudo ver a Deivid, Borja o Anuar como jugadores más relevantes.

El último rival, quizá el más conocido por la afición blanquivioleta, fue el Real Betis que tras mostrar varias caras durante su pretemporada de nuevo volvió a dejar ver que le falta eso que se busca en los partidos preparatorios de verano. Aun así el conjunto andaluz supo adelantarse en el marcador con un gol de Brasanac que batió a Becerra. Justo al filo del descanso y tras varios minutos mereciéndolo, Guitán marcó el empate para un Valladolid que terminó mejor que su rival los primeros 45 minutos.

La segunda parte el conjunto verdiblanco supo hacerse con el balón y buscó con ahínco la portería de Masip al que no batió por la buena actuación del portero vallisoletano. 

Michel disputa un balón frente al jugador del Real Betis. Fuente: Real Valladolid

Tras estos partidos, el conjunto blanquivioleta ponía rumbo a casa después de una semana de la que se sacan conclusiones muy positivas y con la mochila recargada de fuerzas para afrontar el último tramo de la pretemporada. 


Share on Facebook