El once de la afición zaragocista: jornada 6

Tras las encuestas realizadas a través de nuestros perfiles en las redes sociales, los aficionados blanquillos han elegido el once inicial que alinearían en el partido ante el Nàstic de Tarragona.

El once de la afición zaragocista: jornada 6
El once de la afición zaragocista. Montaje: Daniel Salvador, VAVEL.

Tras la victoria del Real Zaragoza ante el Alcorcón hace menos de tres días solamente, el Real Zaragoza visita Tarragona en un momento en el que los de Milla parecen haber encontrado su juego, tras algunos partidos titubeantes ante Levante, Valladolid y Huesca. Durante la pretemporada ambos equipos se enfrentaron en el Trofeo Ciutat de Tarragona, que finalizó con empate a cero sin penaltis, con muy pocas ocasiones para ambos. La afición ha elegido su once para hoy.

En portería, Irureta. Parece que frente al Alcorcón, el portero vasco disipó dudas sobre su actuación en portería y la afición le da otro voto de confianza. En línea defensiva, contando que Cabrera llega al cien por cien a Tarragona, la afición he elegido la siguiente línea de cuatro. Como pareja de centrales, Cabrera y Silva,  Isaac en el lateral izquierdo y Casado en el derecho. Algunos aficionados pedían también la entrada de Lasure en el lateral derecho y muchos eran los que votaban por Fran en el izquierdo.

En el centro del campo, el gran capitán Alberto Zapater. El de Ejea es una pieza clave en los onces del Real Zaragoza. Da equilibrio y salida al conjunto maño como ningún otro jugador de la plantilla. Acompañando a Zapater en el pivote, los aficionados han elegido a Erik Morán, ya recuperado de sus molestias. Y Javi Ros, en una posición más adelantada como media punta.

En las bandas, los elegidos han sido Edu García y Lanzarote. La calidad del zaragozano y la magia de Lanza han sido los más votados tras la baja de Xumetra, indiscutibles. Por último, el ataque zaragocista es de Ángel. El tinerfeño lleva tres jornadas sin ver puerta pero exprime todo su físico en cada partido, en una muestra más que visible de implicación y compromiso. Y la afición lo valora dándole la titularidad.