El Real Zaragoza empata por segunda vez en la Romareda

El Real Zaragoza empata  ante el Nástic 1-1 en la Romareda.  Suma así un punto a los cuatro que llevaba y se coloca el 18 en la tabla con cinco puntos. En el partido disputado este domingo el Real Zaragoza demostró que la presión y el toque en corto son su estilo de juego. A su vez, la afición también tuvo mucho que decir en este encuentro.

El Real Zaragoza empata por segunda vez en la Romareda
Cristián ataja un balón aéreo. Foto: Laliga.es
Real Zaragoza
1 1
Nástic de Tarragona
Real Zaragoza: ÁLVAREZ; BENITO (DELMÁS MIN 45); VERDASCA; MIKEL; ÁNGEL M.; EGUARAS; ZAPATER; FEBAS (GUTI MIN 64); BUFF; BORJA IGLESIAS; TOQUERO (PAPUNASHVILI MIN 64).
Nástic de Tarragona: DIMITRIEVSKI; KAKABADZE; BLANCO (PERDOMO MIN 67); MOLINA; JIMENEZ; TEJERA; GAZTAÑAGA; ABRAHAM (MUÑIZ MIN 74); DELGADO (UCHE MIN 57); MAIKEL; BARREIRO.
MARCADOR: 1-0, MIN. 19 TOQUERO. 1-1, MIN. 86 MAIKEL
ÁRBITRO: JORGE FIGUEROA VÁZQUEZ (COMITÉ ANZALUZ). TARJETA AMARILLA: REAL ZARAGOZA: EGUARAS (MIN. 25); BORJA IGLESIAS (MIN 32.); FEBAS (MIN 36); ÁLVAREZ (MIN 59). TARJETA ROJA: BORJA IGLESIAS (MIN 44). NÁSTIC DE TARRAGONA: MOLINA (MIN 7); ABRAHAM (MIN 25); GAZTAÑGA (MIN 55); KAKABADZE (MIN 70); JIMENEZ (MIN 75); MAIKEL (MIN 87); MUÑIZ (MIN 92).
INCIDENCIAS: PARTIDO CORRESPODIENTE A LA SEXTA JORNADA DE SEGUNDA DIVISIÓN MASCULINA ESPAÑOLA DISPUTADO EN EL ESTADIO MUNICIPAL DE LA ROMAREDA.

El equipo de Natxo González se adelantó en el marcador en el minuto 19 con un gol de Toquero ,que remataba de cabeza un corner centrado por Óliver Buff. Este fue empatado en el minuto 41 de la segunda parte por Maikel Mesa, del Nástic de Tarragona. El Real Zaragoza jugó con un hombre menos desde el minuto 40 de la primera mitad, cuando Borja Iglesias vio la segunda amarilla. 

El partido comenzó con el equipo local tocando atrás y en corto, como gusta hacer el equipo blanquiazul. Esto hizo que el equipo no saliese de su campo en unos minutos. Así fue hasta  el minuto siete el conjunto atacó el campo contrario y Óliver Buff golpeó el esférico por encima del larguero en una falta a favor. A partir de este momento, destacó la presión ejercida por el equipo local en su mitad del campo, liderada siempre por el capitán, Alberto Zapater, y el toque del balón en la mitad del campo contraria.

Con este enfoque, fue en el minuto 19 cuando el marcador se volvió a favor de los maños con un remate de cabeza por parte de Toquero y el partido dio un giro de 180 grados; se sucedieron unas cuantas decisiones dudosas del árbitro que acabaron con una amarilla para Febas y dos de las mismas para Borja Iglesias que tienen como consecuencia la expulsión del goleador zaragocista. Esto último se produjo durante un córner, a la vez que se realizaba la salida del campo de Alberto Benito, por lesión, quien fue sustituido por Julián Delmás. Desde la expulsión de Borja Iglesias el público mostró su desacuerdo con las decisiones tomadas por el colegiado a través de continuos cánticos en contra de este, provocando que el resto del partido estuviese marcado por este ambiente crispado.

La segunda parte comenzó con diez jugadores del Real Zaragoza en el campo y el Nástic atacando continuamente. Los vítores de la afición seguían la línea del primer tiempo a causa de las decisiones de Jorge Figueroa, el árbitro del partido; fueron cuatro los jugadores del Real Zaragoza amonestados con tarjetas amarillas durante el partido: Eguaras, Borja Iglesias (roja por doble amarilla), Febas y Cristian Álvarez. Las manos del portero argentino fueron protagonistas en este segundo tiempo, ya que el equipo de Tarragona tuvo bastantes ocasiones que en los instantes finales que, en el minuto 86, se convirtieron en gol. Aún así, el equipo maño no bajó el ritmo y con desgaste físico, que destaca en su forma de juego, logró mantener la incertidumbre de los visitantes hasta el último momento. Esta tensión la provocó en mayor medida Papunashvili; el jugador que salió el la segunda parte del partido para sustituir a Toquero, realizó sucesivas contras saliendo con el balón conducido en velocidad. Aunque estas no llegaron a causar verdadero peligro en la portería contraria, hubo una excepción en la que el jugador del Real Zaragoza logró disparar a puerta, aunque el esférico fue directo a las manos del portero del Nástic de Tarragona, el macedonio Dimitrievski. 

El partido culminó con una falta a favor de los maños; el colegiado puso fin al partido sin dejar tiempo para que esta fuese lanzada. El Real Zaragoza salía del campo con sensación de haber perdido dos puntos que podrían haber sido suyos, pero la afición no se calmó y una vez finalizado el partido aplaudió a su equipo, que luchó por un primer triunfo en la Romareda.

El equipo volverá a la competición el próximo lunes en su partido contra el Oviedo; viajará a tierras asturianas para tratar de conseguir la esperada segunda victoria de la liga, la cual le permita alejarse de los puestos de descenso. 

Real Zaragoza