El Almería sonroja al Real Zaragoza

Derrota a domicilio del conjunto maño frente a la U.D. Almería en el partido inaugural de la jornada 15 de la Liga 123. Los goles de Fran González y, por doble partida, de Alcaráz ayudaron a dejar los tres puntos en el estadio de Los Juegos del Mediterráneo. El Real Zaragoza pierde la oportunidad de volver a engancharse a la parte alta de la clasificación.

El Almería sonroja al Real Zaragoza
foto (LFP)
Unión Deportiva Almería
3 0
Real Zaragoza
Unión Deportiva Almería: René; Motta, Owona, Morcillo, Nano; Mandi, Alcaraz, Fran Rodríguez, Gaspar (Fidel, min 63), Pozo (Corredera, min 87); Muñoz (Hicham , min 76).
Real Zaragoza : Cristian Álvarez; Delmás, Grippo, Mikel González, Ángel Martínez; Zapater, Guti (Eguaras min. 66), Pombo (Buff, min 81), Febas, Toquero (Oyarzun, min 81); Borja Iglesias.
MARCADOR: 1-0 Fran González min. 43, 2-0 Alcaraz min. 80, 3-0 Alcaraz min. 90+3
ÁRBITRO: Arbitro Daniel Ocón Arrainz, del colegio riojano. Amonestaciones: Grippo (min. 46), Delmás (min. 58) Morcillo (min. 68), Owona (min. 75)
INCIDENCIAS: Partido inaugural correspondiente a la jornada quince de la Liga 123 entre la U.D. Almería y el Real Zaragoza. el encuentro se disputó en el estadio de los Juegos Mediterráneos de Almería.

Natxo González continúa experimentando y las sensaciones empiezan a preocupar a la parroquia maña. El entrenador vitoriano sigue intentado ajustar las piezas de la maquinaria zaragocista y alineó un once similar al formado en la pasada jornada frente al Rayo Vallecano, con la novedad de Mikel González en el centro de la zaga y la de Jorge Pombo en la mediapunta. Natxo apostó por primera vez esta temporada por la pareja de centrales más veterana que, a priori, mayor confianza y liderazgo generaba. Sin embargo, la hemorragia de goles en contra no se corrigió y se encajaron tres frente a un equipo que no marcaba desde el pasado mes de septiembre.  

El Real Zaragoza notó de manera considerable la ausencia de Íñigo Eguaras desde el inicio del partido. El jugador navarro inició el encuentro desde el banquillo y esta circunstancia se notó en el campo. Se echó de menos el equilibrio, la estabilidad y la salida de balón que acostumbra a ofrecer el exjugador del Mirandés. En su lugar jugó Jorge Pombo, que estrenó titularidad tras conseguir el gol de la victoria en la pasada jornada.  La apuesta de Natxo no salió bien, y el canterano, a pesar de las ganas que puso sobre el verde, no cuajó un buen encuentro. Notable fue también la ausencia del suizo Oliver Buff, quien parece haber sido relegado al banquillo en las últimas jornadas disminuyendo considerablemente su participación.

El Real Zaragoza, que estrenaba por primera vez en esta temporada la equipación avispa, realizó una desastrosa primera parte. Los maños empezaron apretando, aunque nada más lejos de realidad; fue un triste espejismo de lo que más tarde sucedería. Desde los primeros compases del encuentro las ocasiones eran para el conjunto local, y ya en el minuto 8, Pozo, desde la frontal del área, se sacó un disparo que atrapó el cancerbero argentino Cristian Álvarez sin mayor problema. En el minuto 18 se produjo la segunda ocasión para el conjunto almeriense. Esta vez, un cabezazo del central Owona que se fue por encima de la portería maña. El Real Zaragoza no generaba peligro, tenía escasa posesión del balón y faltaba claridad en el centro del campo. En la medida que transcurría la primera parte, el Almería se encontraba más cómodo en el terreno de juego y cada vez inquietaba más el área zaragocista.

No fue hasta el minuto 26 cuando llegó la primera ocasión clara del Real Zaragoza en una jugada trenzada por el tridente ofensivo formado por Toquero, Febas y Borja Iglesias. Los andaluces seguían controlando el partido, y en el minuto 43, el ex zaragocista Fran González adelantaba al conjunto almeriense con un zapatazo desde la frontal del área tras una jugada ensayada de falta. El Real Zaragoza perdía al descanso y tenía que remar contra corriente  para conseguir la victoria en la segunda parte.

En la segunda parte el guion no cambió en absoluto. Los de Natxo González aglutinaban muchos hombres en el medio del campo y continuaban sin generar ni buen juego ni peligro. Las ocasiones se sucedían para el conjunto local. El delantero rival Juan Muñoz tuvo varias ocasiones claras que no consiguió materializar. Al Real Zaragoza le faltaba velocidad en su juego, y en cuanto se le presionaba en tres cuartas partes del campo, se le bloqueaba el juego por completo. En el minuto 66 Natxo dio entrada a Íñigo Eguaras, que dio una mayor consistencia y equilibrio al centro del campo. Más tarde, en el minuto 80, Alcaraz se sacó un cañonazo raso desde fuera del área, ajustado al palo, al que no llegó Cristian Álvarez, y supuso el 2-0 en el marcador. Posteriormente, el Real Zaragoza dio entrada a Buff y Oyarzun, que poco pudieron hacer en los escasos minutos que disputaron. No fue hasta el minuto 86 del encuentro cuando el Real Zaragoza realizó su primer tiro a puerta a través de un disparo de Alain Oyarzun. Los maños echaron de menos la falta de profundidad que suelen aportar los laterales, y que es una de las claves del éxito en el juego zaragocista Finalmente, en el descuento otra vez, Alcaraz terminó de sonrojar al equipo maño con un auténtico golazo desde el centro del campo al alcance de muy pocos y dio lugar al definitivo 3-0 en el marcador.

U.D. Almería

El conjunto almeriense consiguió un justo triunfo y dominó el encuentro de principio a fin. Gracias a este triunfo consiguen romper la racha de ocho jornadas consecutivas sin conocer la victoria. Mención especial a José Ángel Pozo. El jugador malagueño realizó un fantástico encuentro. El jugador estaba omnipresente en todos los ataques almerienses y llevó peligro constante al área rival. A José Ángel no le falta calidad y quizás pronto le veamos en la máxima categoría del fútbol español.

Vistas al futuro

Con esta derrota, los de Natxo González no consiguen acercarse a las plazas de privilegio de la categoría de plata. Parece que el conjunto maño se está olvidando de las buenas sensaciones de los primeros encuentros ligueros, y lo peor, es que parece está renunciando al futbol e ideas que le había hecho crecer. Natxo González ha de aprender nuevamente la lección, no traicionarse a sí mismo y volver a enderezar el rumbo de la nave zaragocista.