El debate: ¿debe el Zaragoza jugar con un punta o con dos?

El Real Zaragoza parece seguir sin encontrar su once tipo. Pese a que algún jugador ya se ha hecho un hueco en la titularidad, Natxo González no es amigo de repetir jugadores y en las últimas ocasiones está empezando a acompañar a Borja Iglesias con Vinícius Araújo, es decir, dos puntas de ataque. Pero, ¿debe el Zaragoza jugar con uno o con dos delanteros?

El debate: ¿debe el Zaragoza jugar con un punta o con dos?
Fotomontaje: Santiago Arxé Carbona (VAVEL)

Borja Iglesias siempre ha sido el titular indiscutible en un sistema de 4-2-3-1 para el técnico vasco del Real Zaragoza con buenos resultados y buen juego, hasta que la mala racha llegó a la entidad blanquilla. Cuando los maños parecían volver a caer en picado en la clasificación de la división de plata española, a Natxo González se le encendió la bombilla y probó cambiar el sistema poniendo al gallego junto al brasileño Vinícius Araújo. Y el cambio pareció ir a mejor y los resultados han sido positivos. Por todo eso, el debate está abierto: ¿debe el Zaragoza jugar con un punta o con dos?

Al Real Zaragoza se le reconoce más con un solo punta (Diego Rodrigo – @rodrilafu97)

Uno de los aciertos del Real Zaragoza en el ámbito deportivo en esta temporada ha sido la confección de la plantilla. Una plantilla larga y con jugadores versátiles, distintos, algunos con veteranía y otros más jóvenes pero con ambición. Con una plantilla así, las opciones para el entrenador aumentan y la actualidad del conjunto maño se ha dirigido hacia la posibilidad de jugar con dos delanteros, pese a que el equipo aragonés no se ha caracterizado en sus últimos años por utilizar este esquema. La gran razón por la cual el Real Zaragoza debe volver al esquema de jugar con un solo punta, y otro jugador actuando de mediapunta, es que es el sistema que se vino entrenando desde la pretemporada y que hasta hace poco se ha utilizado de entrada en la mayor parte de los partidos.

El Real Zaragoza cuenta con una gran referencia arriba, y es que el ariete gallego, Borja Iglesias, se busca sus propios espacios y se caracteriza por su calidad y lucha, acercándose a la línea de medios para combinar u ofreciendo desmarques en velocidad, por lo que él mismo se basta y se sobra, solo necesita buenos pasadores detrás suyo, que le nutran de balones de gol. Tanto Febas como Buff tienen esa función de pasadores y de llevar peligro a los rivales, y en tramos de la temporada la han cumplido satisfactoriamente, generando buenas combinaciones con sus compañeros y con el delantero zaragocista. Pese a que el equipo maño no cogió vuelo, dominaba los partidos y se mostraba superior a sus rivales. Sin embargo, Natxo González cambió el sistema de juego introduciendo a Guti en un trivote y sentando a Buff, lo que hizo que el Real Zaragoza perdiese movilidad en tres cuartos de campo.

FOTO: Andrea Royo | VAVEL
FOTO: Andrea Royo | VAVEL

Tras la visita a la Sociedad Deportiva Huesca, el Real Zaragoza sufrió un bajón en el juego y dio muestras de pérdida de identidad ante Rayo Vallecano y Almería, problema que Natxo ha tratado de solventar introduciendo un esquema nuevo, los dos puntas. Pese a que jugando con este esquema el Real Zaragoza no ha encajado goles y ha vuelto a la senda de la victoria, el equipo ha perdido atrevimiento y opciones de peligro en campo contrario. El conjunto aragonés ha recuperado la posesión pero no ha conseguido recuperar esa movilidad de la segunda línea y esa alegría y desparpajo que tenía con el esquema de 4-2-3-1.

“Jugando con dos puntas, el conjunto aragonés ha recuperado la posesión pero no ha conseguido recuperar esa movilidad de la segunda línea y esa alegría y desparpajo que tenía con el esquema de 4-2-3-1”

Además, el estilo de Natxo González ha sido siempre el jugar con un solo punta. En el Reus empleaba este esquema y consiguió excelentes resultados, pese a ser un recién ascendido y no contar con un punta del nivel y la calidad de Borja Iglesias. El técnico vitoriano apuesta por el juego de combinación y de dominio del juego, algo que requiere un centro del campo poblado o con jugadores dinámicos. La incorporación de otro punta o jugadores más ofensivos en esa demarcación, como Vinícius, Toquero o Pombo, llevaría a que el Real Zaragoza pierda empaque y presencia en el centro del campo, además de que conllevaría a un menor sacrificio defensivo del equipo.

Por último, la incorporación de otro punta podría llevar a un atasco en el centro del campo a la hora de elaborar las jugadas de combinación, debido a la falta de efectivos en esta zona del campo y obligarían al conjunto maño a pasar al fútbol directo, algo que no le va nada bien al Real Zaragoza. Natxo González tiene por delante la difícil decisión de dar continuidad a un sistema que de momento le ha funcionado o volver al esquema con el que llegó a La Romareda y con el que ha trabajado siempre.

Doble delantera, sinónimo de éxito (Noé Fau)

Las dos últimas jornadas han supuesto un claro ejemplo de que jugar con dos puntas resulta beneficioso para el Real Zaragoza. Pese a que este sistema de juego apenas había sido utilizado por Natxo González en lo que va de temporada, los malos resultados obligaron al técnico vitoriano a realizar cambios en busca de soluciones, y es aquí donde apareció la idea de jugar con dos delanteros. 

La dupla formada por Borja Iglesias y Vinícius Araújo ha mejorado notablemente las prestaciones ofensivas del conjunto maño en los dos últimos compromisos ligueros. Ya frente al Reus, pese al empate en el marcador, los dos arietes se entendieron bien y el Real Zaragoza protagonizó el partido con más ocasiones de gol en lo que va de temporada, logrando un total de diecinueve disparos, ocho de ellos entre los tres palos. El pasado domingo en Gijón también protagonizaron un buen encuentro y los tres puntos se marcharon a la capital del Ebro.

Pese a que aún no han marcado jugando juntos, la mejora colectiva está ahí reflejada. El gallego es un perfil de delantero grande, luchador, que juega de espaldas a portería, fija los centrales rivales y finaliza un gran número de ocasiones. El carioca es otro perfil de delantero, realiza grandes movimientos en el césped, es más asociativo y recibe y distribuye con facilidad entre sus compañeros. Con su movilidad favorece que otros jugadores desequilibrantes, como puedan ser Febas o Papu, aporten más verticalidad al ataque maño.

FOTO: Andrea Royo | VAVEL
FOTO: Andrea Royo | VAVEL

Dos tipos de delantero diferente que se pueden complementar perfectamente y llevar el éxito a la parroquia zaragocista. Incluso Raí, el joven y prometedor futbolista, podría desempeñar las labores de su compatriota Vinícius y ser otro buen complemento para Borja. Además, la confección de la plantilla se ha hecho con la idea de darle gran importancia a la profundidad que aportan los laterales, y para ello se necesitará más de un rematador en el área que finalice las jugadas trenzadas por los blanquillos. 

"Este sistema recuerda a Borja Bastón y Willian José o Diego Milito y Ewerthon"

Este estilo de juego ha casado perfectamente en la historia zaragocista. Recientemente en Segunda División, está la comparación con Borja Bastón y Willian José. Los dos Borjas no solo coinciden en el nombre, sino en el perfil de delantero que son, mientras que los brasileños tienen un estilo de juego similar. Entre ambos jugadores aportaron un total de veintinueve tantos, y el Real Zaragoza estuvo a escasos minutos de retornar a Primera División.

Otro antecedente significativo fue el de la pareja formada por Diego Milito y Ewerthon, consiguiendo endosarle seis goles al Real Madrid, y clasificando al conjunto maño para la final de la Copa del Rey en el año 2006. Retrocediendo más en el tiempo, tenemos el ejemplo del Real Zaragoza de la Recopa. El cuadro maño acostumbraba a jugar con Pardeza y Esnaider en punta del ataque y en esa temporada ambos mandaron el esférico al fondo de las mallas en veintisiete ocasiones. No hay que olvidar las aportaciones de Higuera en este equipo, quien también formo de la partida en numerosas ocasiones y aporto ocho tantos esa campaña. Mención especial al Real Zaragoza de los cinco magníficos donde Marcelino y Lapetra formaron una dupla atacante que hizo historia. 

Sin duda, numerosos argumentos y precedentes que hacen pensar que jugar con dos puntas en la delantera es sinónimo de éxito para el Real Zaragoza. Un sistema de juego que ha triunfado en La Romareda y en el que Natxo debe apoyarse para volver a enderezar el rumbo de la nave zaragocista y alcanzar los objetivos con los que todo aficionado maño sueña.