¿Ha encontrado Natxo su once?

El once inicial del Real Zaragoza en las dos últimas jornadas ha sido el mismo salvo por la baja de Grippo, suplida por el recién llegado Perone. El esquema de rombo en el centro del campo y jugar con dos puntas parece tener una serie de jugadores fijos.

¿Ha encontrado Natxo su once?
¿Ha encontrado Natxo su once? | Foto: Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha sido una continua montaña rusa a lo largo de la temporada, tanto a nivel de juego como de resultados. Las continuas rotaciones de Natxo, la falta de resultados al inicio del campeonato liguero, los partidos de Copa del Rey y el cambio de sistema que Natxo González ha probado desde la primera jornada del 2018 han sido los condicionantes más importantes de las continuas variaciones en el once.

Desde el encuentro ante el Barça B, el técnico vitoriano ha introducido un sistema 4-4-2 con rombo en el centro del campo y Pombo actuando de delantero. En esta primera ocasión el canterano zaragocista formó pareja atacante con Araujo debido a la lesión de Borja Iglesias y desde entonces la delantera zaragocista ha sido ocupada por Pombo y el ariete gallego.

Este esquema de rombo ha permitido al Real Zaragoza llegar con más jugadores a la zona de tres cuartos de campo pero a la hora de defender ha supuesto que el equipo pierda capacidad de recuperación y empaque en el centro.

La diferencia entre los resultados de este esquema en La Romareda a utilizarlo fuera de casa es muy distinto en cuanto a puntos y goles. En el feudo blanquillo el conjunto aragonés ha conseguido dos victorias por la mínima y un empate con el Barça B, sumando siete puntos de los nueve posibles.

Sin embargo, fuera de casa el balance es mucho más negativo y la imagen mostrada ha sido la de un equipo sin alma, con escasa capacidad de reacción y nula iniciativa a la hora de llevar el peso del encuentro. Lejos de su estadio el Real Zaragoza no pasó del empate en su último encuentro en Alcorcón y perdió en su visita al Nuevo Los Cármenes ante el Granada, pese a haberse adelantado en el marcador en ambos encuentros. Sumando así un punto de seis posibles.

En el nuevo esquema de Natxo Cristian Álvarez ha mantenido la confianza del entrenador y se ha mantenido como fijo en el once, la irrupción de Lasure en el lateral izquierdo ha sido una de las grandes novedades en el once inicial del equipo maño, sin embargo el lateral derecho ha vuelto a ser ocupado por Alberto Benito aunque el de Reus no está desplegando todo su juego y la afición zaragocista no entiende la ausencia de un jugador que venía siendo tan importante como Julián Delmás.

El centro de la zaga fue ocupado por Grippo y Verdasca hasta el último encuentro en el que el suizo fue baja por molestias en la rodilla que le tendrán un tiempo alejado de los terrenos de juego. Con la ausencia de Grippo y la baja de Mikel, el recién llegado del Nástic, Bruno Perone, tuvo que ocupar su lugar en el once y realizó un encuentro bastante flojo debido seguramente a su escaso tiempo en el equipo.

Pero donde el conjunto zaragocista ha experimentado más cambios es en el centro del campo. Este nuevo esquema de Natxo renuncia a la figura del extremo, lo que ha ido en claro detrimento de Papunashvili, Alain y Alfaro, que disfrutan de menos oportunidades y minutos que con la primera idea de juego que estaba desarrollando Natxo González.

No obstante, algunos de los beneficiarios del esquema de rombo han sido Guti, Ros y Eguaras. El canterano zaragocista anotó su primer gol esta temporada ante el Barça B y venía siendo muy importante, aportando asociación, velocidad en la circulación, trabajo y llegada, este fin de semana volverá a jugar tras superar la lesión que le impidió disputar los encuentros contra el Córdoba y el Alcorcón.

Javi Ros ha aumentado también su presencia en el equipo gracias a este nuevo sistema y le permite estar en mayor contacto con el esférico, sin embargo el máximo beneficiario ha sido Íñigo Eguaras. El centrocampista navarro ha tenido una mayor incidencia en el juego del equipo y es el faro que ilumina el juego del Real Zaragoza, cuando no ha tenido una buena tarde, el equipo se ha resentido notablemente.

Así pues Natxo González parece haber encontrado su esquema y su once, no obstante quizá con la vuelta de las lesiones de Toquero y Mikel González, el técnico vitoriano vuelva al esquema de 4-2-3-1 con el que arrancó la temporada, además, viendo el escaso rendimiento de la formación en rombo, quizás el entrenador del equipo de la capital del Ebro introduzca alguna variante de cara a los encuentros lejos de La Romareda.