Javi Ros, uno de los más veteranos del Real Zaragoza

El centrocampista tudelano cumplió el pasado mercado invernal dos temporadas en la disciplina zaragocista, donde ahora es segundo capitán y se ha consolidado en el rombo de Natxo González como interior.

Javi Ros, uno de los más veteranos del Real Zaragoza
Javi Ros celebrando su gol ante el Lorca. / Foto: LaLiga123

Natxo González está consolidando su once ideal y sus tácticas en este proyecto a medio plazo del Real Zaragoza y en los últimos partidos está gozando de buenos resultados. El rombo formado por Eguaras y Febas -aunque habrá que ver la evolución de Buff- en los vértices y Guti, Zapater y Javi Ros como interiores está funcionando, aunque estos tres deberán luchar ahora por esas dos plazas en el centro del campo una vez que Javi Ros cumpla su sanción en Tarragona y Guti se recupere definitivamente. Precisamente uno de ellos parece haber encontrado su sitio en el once tras no tener tanto protagonismo como el año pasado, y no es otro que Javi Ros.

Javi Ros (Tudela, 1990) llegó al conjunto aragonés en el mercado invernal de la temporada 2015/2016 procedente del Mallorca, con el aval del también recién llegado Narciso Juliá, siendo definido como un centrocampista todoterreno. En el equipo balear empezaba a no contar en los planes del entrenador y su llegada al Real Zaragoza fue un alivio para la medular zaragocista. De hecho, en la segunda parte de dicha temporada disputó casi todos los encuentros como titular -un total de 16- y logró un gol.

En la siguiente temporada, la del curso 2016/2017, fue uno de los jugadores más importantes y más utilizados por los tres entrenadores que pasaron por el banquillo zaragocista. Formó un doble pivote con Alberto Zapater que, a lo largo de la temporada, fue prácticamente inamovible, disputando ambos una gran cantidad de partidos. Zapater los disputó todos, Javi Ros 38 de ellos con dos tantos en su cuenta particular.

Ya en la presente campaña, el tudelano consiguió ser uno de los cinco o seis jugadores que se mantenían en la plantilla respecto al año anterior, pues la dirección deportiva confiaba en él. Y así fue al principio de la liga, ya que Ros comenzó participando en las cinco jornadas iniciales, cuatro de ellas con la titularidad bajo el brazo.

En cambio, a partir de ahí comenzó a perder protagonismo en el once titular -tuvo además una lesión en la mano- y pasó a disputar tan solo tres de los siguientes 13 partidos ligueros, si bien en uno de ellos marcó uno de los dos tantos en la victoria ante el Lorca. Con la aparición del canterano Raúl Guti y la consolidación de Zapater y Eguaras, el tudelano quedaba en mala posición. Pero volvió a ser titular frente al Albacete cuajando una notable actuación y a partir del parón navideño las cosas cambiaron.

Con la aparición del rombo de Natxo, Javi Ros resurgió de las cenizas y está volviendo a gozar de la confianza del técnico vasco, siendo una pieza clave en este dibujo y disputando como titular todos los encuentros del 2018 a un buen rendimiento que parece ir a más. Lamentablemente para él y para los blanquillos, Javi Ros vio la quinta amarilla ante el Lugo -uno de sus mejores partidos de la temporada- y no podrá estar frente al Nástic.