Zarpazo de los pandas en Barraña

El Celta B, encabezados por 'The Panda Team', golea 1-4 al CD Boiro en un partido serio de los boirenses que no tuvieron fortuna en ataque.

Zarpazo de los pandas en Barraña
www.celtavigo.net
CD Boiro
1 4
Celta B
CD Boiro : Guillén; Iago (Jimmy min 66), Catú, Mateo Garcías, Axel; Borja Yebra, Gonzalo (Pedro Beda min 46); Marcos Álvarez (Cano min 63), Manu Rodríguez, Romay; Rubén Rivera
Celta B: Néstor; Kevin, Roger, Alende, Samu Araújo; Borja Fernández, Gustavo Ledes; Juan Hernández (Castellano min 83), Mera (Medina min 61), Hicham (Rodríguez min 77); Borja Iglesias.
MARCADOR: 0-1 Borja Iglesias min13, 0-2 Hicham min 31, 0-3 Juan Hernández min 46, 0-4 Borja Iglesias min 65, 1-4 Romay min 68
ÁRBITRO: El colegiado Alfonso Vicente Moral del comité castellano-leonés amonestó con amarilla a los locales Iago, Pedro Beda, Rubén Rivera y Mateo Garcías y a los visitantes Juan Mera y Roger.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada XVI del Grupo I de la Segunda División B jugado en Barraña ante cerca de mil espectadores. La próxima jornada el Boiro visita Pasaron para medirse al Pontevedra y el Celta B recibe en casa al Arandina.

Duelo de buen futbol en Barraña. En una tarde placida en la localidad barbanzana se ponían en juego 3 puntos para que CD Boiro y Celta B los peleasen en la cancha. La victoria significaba dos cosas bien distintas para los dos equipos: en los locales seguir remando para lograr la permanencia; en los visitantes mantenerse en la lucha por los puestos de playoff. Dos visiones totalmente antagónicas pero la necesidad de ganar era la misma.

Semejanza futbolística en los onces

Con un estilo muy parejo, Fredi Álvarez y Alejandro Menéndez idearon sus equipos de forma muy similar para intentar robarle el balón al contrario y utilizar la posesión como arma tanto de ataque como de defensa. Los locales salieron con dos laterales jóvenes y con profundidad. Axel y Iago salieron en el once con el cometido de dar alas a la banda pero sin descuidarse en labores defensivas. El compañero de Borja Yebra en esta ocasión fue Gonzalo para tener opciones a balón parado y en segunda jugada. Y en punta de flecha, el técnico moañés optó por el incansable Rubén Rivera en lugar del carioca Pedro Beda.

Mientras, el adiestrador asturiano optó por mantener el bloque que tan buenos resultados le ha dado a lo largo de esta temporada. Pocos cambios salvo la entrada de Néstor en el sitio de Villar, convocado con el primer equipo, y la opción de Samu Araújo en el lateral zurdo en el sitio de Castellano. Lo más importante era el regreso a la partida inicial de los Borjas: Borja Fernández en el centro del campo para imaginar; Borja Iglesias en la posición del nueve para convertir media ocasión en gol. A pesar de la suspensión de Brais Méndez, con el regreso de Borja Iglesias, The Panda Team se volvía a juntar en Barraña.

El Boiro perdona, el Celta no

No se habían sentado los asistentes cuando Romay se infiltró en el área y cayó ante Kevin. El árbitro no apreció penalti y la jugada continuó sin peligro, pero la semilla de la polémica ya estaba plantada en el verde de Barraña. Lejos de amilanarse, los de Fredi pitaron a zafarrancho y empezaron el plan de acoso temprano a la meta celeste. A los seis minutos ya avisó el cuadro local con un centro chut de Rivera desde la derecha. El balón pegó en Gonzalo y Néstor bajo palos se topó con un balón que a punto estuvo de colarse.

A pesar del buen planteamineto de los de Fredi Álvarez, la falta de acierto fue determinante

El Boiro continuó con su acoso y derribo pero el Celta se esmeraba por contener los lances de Rivera y Manu Rodríguez. Néstor evitó otra vez la ventaja de los barbanzanos mientras la parroquia boirense disfrutaba del ímpetu de su equipo. Pero el filial vigués tiene jugadores que marcan la diferencia en esta categoría, y esa diferencia muchas veces la marca Borja Iglesias. El primer balón recuperado por el Celta B para armar la contra terminó en una jugada por la derecha que culminó en un pase a la red de Borja Iglesias a asistencia de Hicham. El disparo raso y seco se coló imposible para el uruguayo Pato Guillén. Corría el minuto 13 y el ariete dejaba ya su sello en el partido. Cada vez que los Borjas tocaban el balón se intuía que algo podía pasar en el césped. Borja Fernández repartía el juego y Borja Iglesias cortaba la respiración de los aficionados blancos cada vez que tocaba el esférico. Y así consiguieron adelantar al filial.

Mientras, Borja Yebra no podía tener el control del partido que le gustaría y solo podía colgar balones buscando remates de cabeza. En uno de esos, Catú mandó el cuero por encima del larguero. Con todo, el Boiro conseguía anular el juego en el centro del campo pontevedrés. Superado el ecuador de la primera parte, Guillén también se las tuvo para frenar un disparo de Hicham. En la siguiente oportunidad que tuvo el marroquí ya no perdonó hilvanando una preciosa jugada por la derecha y rematando una dejada de tacón de Iglesias. El Boiro neutralizaba el centro del campo vigués pero el resultado era de 0-2 a la media hora. El gol desinfló un poco a los de Fredi, superados en goles pero no en juego, lo que les hacía preguntarse en que estaban fallando para recibir semejante castigo. Entre oportunidades inconclusas de unos y otros se llegó al final de la primera parte.

Borja Iglesias devora al Borio

Con la reanudación Fredi Álvarez demostró que su equipo era valiente y se iban al ataque. En el descanso dio entrada a Pedro Beda por Gonzalo pasando a jugar con dos puntas. Pero esa valentía la aplacó Juan Hernández con un remate raso a placer a centro de Kevin tras una gran acción individual del lateral derecho. Solo un minuto después de la reanudación y el Celta B ya campeaba 0-3 en Barraña. A pesar del chaparrón de goles, cabe destacar el encomiable esfuerzo del Boiro que en todo momento continúo con su plan de jugarle de tú a tú a uno de los cocos de la categoría y empeñándose en hacerle un gol que los metiese en el partido. Y casi obtiene recompensa solo cuatro minutos más tarde del gol con un remate de cabeza de Rivera que superó a Néstor, pero el herculino se encontraba en posición adelantada y el tanto fue anulado.

Un gol de Juan Hernández al minuto de reiniciarse el encuentro doblegó por completo al Boiro

El conjunto olivico seguía sin tener el control del medio campo, pero a pesar de esa circunstancia, seguía llegando en tromba cada vez que encontraba un espacio a la espalda de Mateo y Catú. Borja Fernández a punto estuvo de hacer el cuarto con un globo sobre el meta uruguayo que se marchó rozando el palo. Pero el 0-4 llegó en una jugada muy calcada al 0-1 con un pase a la espalda por la derecha y Borja Iglesias al primer toque dispara raso a la cepa del segundo palo. Éxtasis en el cuadro celeste reflejado en el gran estado de forma de su delantero titular, que en dos acciones había transformado dos goles. En el Boiro en cambio, preocupación ya que todos los goles del Celta habían llegado por jugadas elaboradas desde la banda izquierda. Por ese motivo dio entrada Fredi a Jimmy por el sitio de Iago para corregir esa hemorragia.

Con la goleada, el filial celtiña se relajó y de una falta botada por Manu Rodríguez, Romay en un impecable remate de cabeza aunque sin oposición puso el 1-4 en el marcador, demostrando que aun contra la tormenta, ni los jugadores boirenses ni As Crusadas se rinden. El partido continúo con el empuje de los blancos pero con la frialdad y tranquilidad de la escuadra celeste a la hora de esperar una contra que le permitiese aumentar su ventaja. Ya en el minuto 90 Samu marcó tras una gran jugada de Borja Iglesias que buscaba el hat-trick, pero el lateral se encontraba en fuera de juego. Tras esa jugada, y con una serie de corners en el área pontevedresa que no significaron nada para Néstor, finalizó el partido.

Al final el Boiro puso el trabajo, el esfuerzo y el empeño esterilizando el centro del campo del Celta B, pero no obtuvo ninguna recompensa. Por otra parte, los vigueses pusieron los goles y la inteligencia de leer un partido en el que no podían desenvolver su estilo de futbol habitual, lo que les dio los tres puntos gracias al Panda Team y les permite seguir soñando con el ascenso mientras que el Boiro se acerca un poquito más al pozo, a la espera de saber que hacen sus rivales directos. De nadavalió el gran planteamiento de Fredi Álvarez cuando los cachorros del conjunto olivico tienen el día a pesar de no mover el balón con la velocidad habitual. Con el triunfo los celestes mandan un claro mensaje al resto de bichos del Grupo I. Los pandas andan sueltos.