Primer paso casi conseguido

El Sanse suma 37 puntos después de esta victoria, una cifra que le asegura prácticamente la salvación. Los de Algar fueron mejores en ataque que un rival inexistente de mediocampo para adelante. Suman tres victorias consecutivas. Las tres con el nuevo entrenador. Carlos Portero materializó una de las pocas ocasiones claras del duelo.

Primer paso casi conseguido
El Sanse, en uno de sus últimos últimos partidos. (Foto: Deborah Iraurgui ud-sanse.ocm)
Sanse
1 0
Pontevedra
Sanse: Diego Barrios, Saúl, Miguel Muñoz, Nandi, Lluch (Bogdan, min.61); Rubén Ramos, Arranz; Fer Ruíz (Borja Gómez, min.75), Borja Díaz, Carlitos (Maganto,min.80); Castel.
Pontevedra: Anxo; Nacho López, David Goldar, David Castro, Jimmy; Adrián León, Álex Fernández (Prosi, min.50); Pibe (min.56), Jorge Hernández (Eder, min.73), Añón; Iván Martín
MARCADOR: 1-0, min 68, Carlitos.
ÁRBITRO: González Esteban (colegio vasco). Amonestó con tarjeta amarilla por los locales a Fer Ruíz (min.20), Rubén Ramos (min.39) y Borja Díaz (min.80) y por los visitantes a David Castro (min.36) e Iván Martín (min.51)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigesimoquinta jornada de liga de Segunda División B Grupo 1 disputado en el estadio José Luis de la Hoz - Matapiñonera. Unos 800 espectadores.

La Unión Deportiva San Sebastián de los Reyes ha ganado uno a cero al Pontevedra Club de Fútbol en un partido que será recordado por el gol de Carlos Portero en la segunda parte, en una de las pocas finalizaciones entre los tres palos en noventa minutos. Julio Algar ponía un once con las novedades de Arranz y Carlos Portero en el mediocampo, dos jugadores claves para la victoria local. El resto eran los más habituales de las últimas jornadas.   

Contemporizando ambos conjuntos

El partido comenzaba con un Sanse valiente. Con ganas de tener la pelota y de demostrar en casa que era el equipo mejor posicionado en la clasificación general. Mientras tanto el Pontevedra esperaba atrás, bien fijado, en busca de una oportunidad para salir a la contra. No tuvo muchas. El guion del duelo ya estaba claro. Sin embargo, faltaban las ocasiones. Los de Julio Albar jugaban a colgar centres hacia el área sin fortuna, ya que ninguno acababa en remate claro. En el minuto 13 llegaría la primera para el Sanse por la vía del tiro lejano, ante la falta de espacios de la defensa rival. Parecía un muro por el centro. Saúl hacía un tiro arriba para poner un mínimo de picante a un partido plano. Era la inauguración de las pocas acciones de finalización que se iban a ver en Matapiñonera en la mañana de domingo.

Con el paso del tiempo el choque iba a decaer hacia la nada. Nada en juego ni en ataque. Contemporizando el resultado ambos conjuntos. Ideal para muchos entrenadores, aunque soporífero para los presentes. Tan solo Rubén Ramos en la media hora de partido rompía la monotonía con otro tiro lejano que se marchaba muy arriba. La mejor del duelo para los locales llegaría poco antes en un fuera de juego. Remate de Fer Ruíz en el área pequeña y paradón del cancerbero Anxo, que sustituía al lesionado en el calentamiento Edu Sousa. Fue lo más destacado en 45 minutos de más a menos en emoción. El Pontevedra, nulo en ataque, estaba creando problemas a los locales para avanzar hacia portería contraria. Cero a cero en estado puro. El primero que marcara se lo llevaría, viendo lo visto.                

Máxima eficacia sansera

Tras el paso por vestuarios, la emoción era la misma. Es decir, ninguna. Los primeros compases se definían con cero tiros a puerta entre los tres palos del Sanse y del Pontevedra. La conclusión era que ambos entrenadores tendrían que utilizar la pizarra para mover fichas y revertir el previsible empate. El primero fue el míster visitante Luismi Areda. Daba entrada al mediocentro Prosi por el lesionado Álex Fernández. Una incorporación que iba a hacer crecer con timidez a los visitantes. Habían dado un pasito hacia adelante, pero mínimo. Todavía estaban mucho más preocupados por no encajar. El Sanse, por su parte, continuaba con la pelota, pero sin espacios para tirar con claridad. Solo Borja Díaz en el minuto 62 hacía un disparo lejano que se iba fuera.

Algar movía el árbol más allá de la hora de juego dando entrada a Bogdan por Lluch. Frescura en el lateral para intentarlo por la banda todo lo que no se podía por el centro. Esto no resultaría fundamental para la victoria. Sí lo fue un despiste del Pontevedra. En una de las pocas internadas en ataque de los gallegos, el Sanse recuperaba la pelota y la enviaba arriba para Carlos Portero, que estaba junto a un único defensor. El extremo le regateaba y batía al portero Anxo para poner el 1-0 final. Fin al muro del Pontevedra.

Tras el gol el Sanse pasó del 4-2-3-1 habitual a un 5-4-1 y pese a ello pudo hacer más tantos. Bogdan y Castel fueron los artífices de ello con disparos a portería, pero el marcador era inamovible. El Pontevedra, ante la adversidad, se la jugó a balones arriba con dos delanteros. Sin acierto. El que marcara se llevaría el partido. Así fue en un choque táctico.   

Con este resultado, el Sanse se queda con 37 puntos y sigue en la zona media – alta de la clasificación. Suma tres partidos seguidos sin perder. Los tres de la era Algar. La semana que viene le tocará jugar contra la Gimnástica Segoviana fuera de casa. El Pontevedra, por su parte, se queda con 26 puntos y salva el descenso por poco. Se medirá la próxima jornada al Racing de Ferrol.

Puntuaciones VAVEL 2B

Toni Arranz Pt:3
Rubén Ramos  Pt:2
Carlos Portero Pt:1