Ponme una Copa para olvidar

El Real Murcia afronta la tercera ronda de la Copa del Rey contra el Olot con el objetivo de acceder a dieciseisavos seis años después y olvidar así las malas sensaciones que está mostrando en liga.

Ponme una Copa para olvidar
Elady, después de no poder controlar el balón para marca a puerta vacía en el derbi frente al UCAM.

La Copa del Rey se ha convertido, a día de hoy, en la única tabla de salvación del Real Murcia y, en particular de su técnico, en este arranque de temporada. El conjunto grana tan solo ha logrado una victoria en la competición regular tras cinco jornadas disputadas. Ese único triunfo fue frente al Ejido en casa, el resto de actuaciones y de resultados (dos empates frente a RecreMelilla y dos derrotas frente a Écija y UCAM) han sido tremendamente decepcionantes para la afición, ya que el nivel de exigencia que desde el propio club se han autoimpuesto este verano es bastante alto. Tras la derrota en el derbi, las dudas sobre la capacidad de Manolo Sanlúcar, entrenador murcianista, se han incrementado. Una victoria frente al Olot, que le daría el billete para enfrentarse a un equipo de Primera que está disputando competición europea, le ortogaría un credito extra al preparador gaditano, independientemente de lo que ocurra el próximo domingo en el Romero Cuerda, donde el Real Murcia se medirá al Villanovense. 

La última vez que el Real Murcia logró llegar hasta la tercera ronda de la Copa del Rey fue en la temporada 2010/2011 en la que derrotó al Puertollano, al Oviedo y al Sant Andreu, lo que posibilitó que el sorteo de dieciseisavos de final le emparejara con el Real Madrid. Este duelo frente a los blancos supuso un apoyo económico importante para la entidad, que por aquel entonces también militaba en la categoría de bronce del fútbol español. Aval que también necesita en la actualidad, ya que la situación financiera de la entidad, a pesar de los cambios en la cúpula de esta, es todavía más delicada que en aquellas fechas. Por ello el encuentro frente al Olot, conjunto recién ascendido de Tercera y que tampoco está rayando a gran nivel en el Grupo III de Segunda B, se antoja vital para alargar la supervivencia del centenario club, además de renovar las ilusiones de unos aficionados que se fueron de Nueva Condomina el pasado sábado veinte minutos antes de la finalización del encuentro y algunos de los que permanecieron en sus asientos despidieron al entrenador a gritos de "Sanlúcar vete ya". 

Anteriormente, el Real Murcia conseguía sellar su nombre en dicha ronda copera con mayor asiduidad. En el siglo XXI lo ha logrado hasta en seis ocasiones, curiosamente los años que suma ahora sin pisar esta. En la temporada 2000/2001 se midió al Real Jaén, rival con el que empató a uno, pero acabó alzándose con el triunfo en los penaltis por la mínima. Dos años más tarde, en la 2002/2003 hizo lo propio con el Badajoz, aunque esta vez pudo vencer en los noventa minutos reglamentarios gracias al solitario tanto de Richi.

En la 2003/2004, el Valencia, en esta misma ronda, impidió a los granas seguir avanzando en la competición del K.O. Hasta esta fecha todas las eliminatorias de dieciseisavos se disputaban a partido único. El primer duelo con el formato actual fue en el curso 2007/2008 en el que el Real Murcia cayó a manos del Real Valladolid por un global de (3-4). Y, por último, en la 2009/2010, se vio las caras con el Deportivo de La Coruña. El conjunto gallego accedió a octavos de final por el gol que anotó el defensa Lopo, que por aquel entonces defendía los colores azul y blanco.

Segunda División B grupo 4