Santo Domingo transforma al Alcorcón

Manita del equipo alfarero a un Real Oviedo desconocido. Otra nueva victoria en Santo Domingo que aúpa al Alcorcón a los puestos tranquilos de la tabla.

Santo Domingo transforma al Alcorcón
Festival de goles en Santo Domingo. Foto: LaLiga
AD Alcorcón
5 1
Real Oviedo
AD Alcorcón: Dmitrovic; Fede Vega, David Navarro, Unai Elguezabal, Bellvís; Toribio, Víctor, Pablo Pérez, Luque, Plano; Davíd Rodríguez.
Real Oviedo: Juan Carlos; David Fernández, Héctor Verdés, Fernández, Varela; Torró, Rocha, Susaeta, Linares; Pereira y Michu.
MARCADOR: 1-0, min. 18, David Navarro; 2-0, min. 38, Toribio; 3-0, min. 58, David Rodríguez; 4-0, min. 68, David Rodríguez, 4-1, min. 69, Jonathan Pereira; 5-1, min. 83, Óscar Plano.
ÁRBITRO: Guillermo Cuadra Fernández (comité balear)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 16ª jornada de la Segunda División. El encuentro se disputó en el Estadio Municipal de Santo Domingo.

La Agrupación Deportiva Alcorcón volvió a la senda de la victoria tras golear por 5-1 al Real Oviedo. David Navarro, Toribio, Óscar Plano y David Rodríguez en dos ocasiones, levantaron a todo Santo Domingo en la primera goleada de la temporada para los alfareros. Solo Jonathan Pereira desmaquilló un poco el baño del Alcorcón al Oviedo, pero el gol del delantero carbayón solo fue una mera anécdota más a un partido para el recuerdo.

Santo Domingo le lava la cara al equipo

Eléctrico. Rápido. Intenso. Perfecto. Muchas son las palabras que se le pueden agenciar al partido que ha realizado el Alcorcón, cada vez más identificado con el tipo de juego que prometió en su presentación Julio Velázquez. Los alfareros son otro equipo en Santo Domingo, evidenciando cada jornada lo imprescindible que son sus aficionados para inyectarles un plus de motivación y de fútbol. El Real Oviedo de Fernando Hierro se encontró con un Alcorcón volcado en ataque, buscando transiciones rápidas, vertical y muy sólido y entregado en las labores defensivas. Para colmo, la zaga ovetense parecía despistada y desbordada ante los continuos ataques realizados por Martín Luque y Pablo Pérez, muy activos por las dos bandas. Los madrileños dominaron como quiso a su rival, monopolizando el balón y las ocasiones, en un primer tiempo perfecto.

Y el maleficio se rompió

Nada funcionaba en la libreta de Fernando Hierro, muy nervioso en la banda. El técnico de los carbayones se vio superado por Julio Velázquez en el plano táctico y emocional. Sin respuestas ante el baile que estaba presenciando sobre el césped, Hierro fue un espectador más en el gol de David Navarro. El central alfarero aprovechó una asistencia de David Rodríguez -previo centro de Bellvís- para hacer su primer tanto como jugador amarillo. Solo habían pasado 18 minutos desde que Guillermo Cuadra Fernández pitara el inicio del partido, pero la sensaciones que daba el Oviedo sobre el tapete es que estaban pidiendo a la desesperada el descanso. 

Los problemas del Real Oviedo se acentuaron cerca del final del primer tiempo, cuando Juan Carlos regaló, con una cantada prodigiosa y tonta al no despejar un disparo a media distancia de Toribio, el segundo tanto del partido a los alcorconeros. El gol de Toribio rompía el maleficio del "unocerismo", una pesadilla que ha tardado en disiparse nada más y nada menos que 16 partidos. Algo insólito se estaba viviendo hoy en Alcorcón: fútbol y goles, poco más podía pedir la afición amarilla. 

El Alcorcón roza la perfección

El descanso le sirvió a Hierro para retocar un poco el plan: quitó a Linares y José Fernández e introdujo a Toché y Nando en busca de nuevas ideas. Pero lo único que se llevó es un jarro de agua fría porque el Alcorcón siguió siendo muy superior en la segunda parte. Porque David Navarro estuvo a punto de hacer doblete con otro testarazo que se marchó rozando el palo. Porque ni Michu, ni Torro, ni Héctor Verdés, ni ningún futbolista ovetense estaba a la altura del partido. Y, en definitiva, porque David Rodríguez, en su partido 100 con la camiseta alfarera, no perdonaría otra ocasión y sentenciaría minutos después con otros dos goles -el gamonino ya seis tantos esta temporada en Liga-. 

Los alfareros rozaron la perfección. Y estuvieron a punto de conseguirla si no hubiese sido por el gol de Jonathan Pereira en el minuto 68. Un gol que solo serviría para maquillar el partido. Y en el minuto 82 vendría la manita con el gol de Óscar Plano, la puntilla a un partido de ensueño. El Alcorcón seguiría buscando goles, pero ni Juan Carlos ni la zaga asturiana regalarían más goles. Los goles ya no entraban en el marcador de Santo Domingo, y Guillermo Cuadra Fernández le puso una solución: el pitido final. 

Esta nueva victoria impulsa al Alcorcón hasta la zona media-baja de la tabla, alejado de los puestos de descenso con 19 puntos. Próxima estación, el encuentro copero ante el histórico RCD Espanyol.