Un empate que no deja contento a nadie

Sevilla Atlético y Club Deportivo Lugo disputaron un igualado choque en tierras andaluzas. El filial sevillista salió a por todas y consiguió adelantarse a los pocos minutos de partido, pero los albivermellos con trabajo y sacrificio consiguieron empatar la contienda en los primeros minutos de la segunda mitad. Pese a la insistencia de ambos equipos, en particular la de los gallegos, el marcador no se movería más en todo el partido.

Un empate que no deja contento a nadie
Mario Barco (CD Lugo) y Álex Muñoz (Sevilla Atl.) pugnan por un balón | Foto: LaLiga
Sevilla Atlético
1 1
CD Lugo
Sevilla Atlético: Sevilla Atlético: Soriano; Carmona, Berrocal, Álex Muñoz, Borja San Emeterio; Fede San Emeterio, Felipe Carballo (83', Aburjania), Boutobba, Olavide (56', Yan Eteki), Lara (63', Aitor); y Carlos Fernández.
CD Lugo: CD Lugo: Juan Carlos; Campadabal, Bernardo Cruz, Ignasi Miquel, Luis Ruiz; Seoane, Azeez, Fede Vico, Iriome (84', Donoso); Cristian Herrera y Mario Barco (71', Albarracín).
MARCADOR: Goles: : 1-0, 10', Carlos Fernández. 1-1, 55', Bernardo Cruz.
ÁRBITRO: Árbitro: Gorostegui Fernández, del Comité Vasco. Le enseñó la amarilla a los locales Álex Muñoz y Felipe Carballo y a los visitantes Bernardo Cruz, Ignasi Miquel y Fernando Seoane.
INCIDENCIAS: Partido de la 17ª jornada de LaLiga 1|2|3 disputado en CD José Ramón Cisneros, ante un público de 919 espectadores.

El CD Lugo no consiguió pasar del empate ante un buen Sevilla Atlético en el campo de Viejo Nervión de Sevilla. Los de Francisco Rodríguez, sin embargo, continúan su racha sin perder, que se extiende con este partido a los 3 encuentros, lo que le permite mantenerse segundo en la clasificación. El buen juego visitante, que fue a más durante el partido y, sobre todo, el hambre de gol que demostraron, no sirvieron para dar la vuelta a un encuentro que se puso en contra desde el principio.

Por su parte los andaluces, suman 3 jornadas seguidas empatando (es el conjunto, junto con la Cultural Leonesa, que más ha empatado esta Liga con 10 partidos) y 7 jornadas seguidas sin conocer la derrota (1V/6E). Los de Tevenet, que vió el partido desde la grada por su expulsión en la jornada anterior, siguen demostrando que son un equipo que no resulta sencillo de ganar, pese a que tampoco consiguen vencer.

Inicio dubitativo

Ambos conjuntos salieron con ganas a por los tres puntos desde el pitido inicial, quizás con demasiadas. Esto hizo que los primeros compases del encuentro estuvieran dominados por un juego irregular por parte de ambos equipos; imprecisiones, mala selección de pases, faltas innecesarias… Mucha igualdad que intentaban romper ambos equipos con sus armas, los locales con pases en profundidad y los visitantes con juego combinativo y entradas por banda. Pero el primer golpe lo dieron los sevillistas por medio de Carlos Fernández (pichichi hispalense con 5 tantos en lo que va de Liga), que consiguió batir a Juan Carlos tras aprovechar un rechace de un tiro previo de Olavide que se colaba por debajo del portero. La jugada no estuvo exenta de polémica; el delantero sevillista parece estar en fuera de juego en el disparo previo de su compañero. Así, el 'pichichi' nervionense sólo tuvo que empujarla a los 10 minutos de encuentro.

'Espírito loitador'

A partir de ahí los lucenses, como si el gol les hubiera dolido en el orgullo, salieron a por el empate con unas ganas que no se vieron acompañadas de puntería ni de buen juego. Sacaron su famoso 'espírito loitador'. La falta de organización, tanto en ataque como en defensa, unida a la solidez defensiva de los chicos de Tevenet, fue suficiente para neutralizar a los gallegos, que veían como las ocasiones no llegaban pese al esfuerzo físico. Mientras, un Sevilla Atlético más cómodo sobre el verde gracias a su ventaja, apostó por ir durmiendo el encuentro poco a poco, con mucho juego en el centro del campo durante los primeros 45 minutos, acompañado de una dura y efectiva defensa. Suficiente para que lo más destacable de los albivermellos fuera un cabezazo que no cogió puerta de Iriome, que fue el jugador más peligroso del Lugo en el primer tiempo, y un tiro desviado de Seoane desde fuera del área al filo del descanso.

Cambio de tiempo y de roles

Con el inicio del segundo tiempo, un CD Lugo mucho mejor organizado y más acertado en el pase, fue cambiando las tornas del encuentro. La intensa presión realizada por los gallegos obligó al Sevilla Atlético a precipitarse más de lo que quisieran en los pases y en la salida del balón. Los de Francisco sabían que era el momento de demostrar que su posición en la tabla no es casualidad y, tirando de oficio e insistencia, conseguían derribar el muro hispalense con un gol de Bernardo (excentral sevillista), que batía a Juan Soriano tras cazar el rebote de una falta botada por Vico en el minuto 55.

De menos a más

Con empate de nuevo en el marcador, los lucenses comenzaron a creer que se podía remontar. Con la entrada de Albarracín, el Lugo generó más peligro a la contra desde su banda, disponiendo el extremo de una buena ocasión para deshacer el impar a un cuarto de hora del final. En los minutos finales, el partido se volvió más frenético, destacando una doble ocasión del Sevilla Atlético, primero en las botas de Fede San Emeterio y después en las de Carlos Fernández, ambas al lateral de la red rojiblanca. Así acabaría un partido igualado que no deja contentos del todo a nadie, pues aunque el Lugo sigue segundo y el Sevilla Atlético continúa su racha sin perder, los primeros ven como se iguala la clasificación por arriba y los segundos siguen viendo la Liga desde los puestos de abajo.