El Lugo quiere recuperar el equilibrio en Reus

El CD Lugo buscará este domingo en tierras catalanas su primera victoria en 2018 y finalizar de esa manera con una mala racha de resultados. Con ese objetivo entrena desde el martes sin Iriome ni “Polaco”.

El Lugo quiere recuperar el equilibrio en Reus
Francisco durante el transcurso de un partido/ Foto: LaLiga

Después de un duro comienzo de 2018 en el campo de la UD Almería, el Club Deportivo Lugo daba comienzo a la semana este martes con las sesiones de preparación previas al encuentro que disputará el sábado en Reus. Estos entrenamientos han estado marcados por las ausencias de Iriome y Fydriszewski, que tras el último partido se unen a la larga lista de bajas del equipo. Ante esta  plaga de lesionados que azota la entidad “albivermella”, la directiva se ha puesto manos a la obra y esta misma semana hacía oficial una nueva incorporación, la de Álvaro Lemos.

Todos unidos para salir adelante

Luis Muñoz compareció en la tarde del miércoles ante los medios en la habitual rueda de prensa previa a un partido y aprovechó para recordar que “Ahora hay que estar más unidos que nunca” al ser preguntado por la mala racha de resultados y lesiones.

Muñoz, que se mostró tranquilo a pesar de no estar entrando mucho en los planes del míster, declaró que espera tener alguna oportunidad más para aprovecharla al máximo. También comentó que si no ha tenido tanta participación ha sido debido al gran nivel de sus compañeros.

Vuelve un viejo conocido

El lateral Álvaro Lemos ha sido la segunda incorporación que ha hecho el Lugo en este mercado invernal. El jugador compostelano llega cedido por el Real Club Celta de Vigo después de haber disputado la primera mitad de temporada en el Lens, de la segunda división francesa. Lemos vivirá su segunda etapa en la ciudad amurallada, tras haber militado en el club lucense la temporada 2015/2016. Sin duda un fichaje interesante que intentará hacerse un hueco en el once de Francisco.

Lágrimas de dolor

El pasado domingo Fydriszewski rompía a llorar allá por las 20:35 de la tarde sobre el césped del Estadio de Los Juegos Mediterráneos. Después de un extraño movimiento de rodilla, Polaco se echaba al suelo y reaccionaba  con una mezcla de dolor y angustia, intuyendo que  había sufrido un grave percance en la rodilla derecha. Por desgracia, el argentino no se equivocaba: rotura de ligamento cruzado anterior y menisco interno, que lo tendrá en el dique seco todo lo que resta de temporada.

Otro que también vio truncado su partido en Almería fue Iriome. El canario estará de baja alrededor de 3 semanas.