Un regalo de cumpleaños inolvidable

Juan Carlos marca uno de los mejores goles del año y el Lugo se queda con los tres puntos frente al Sporting. El conjunto gallego vuelve así a los puestos de playoff de ascenso.

Un regalo de cumpleaños inolvidable
Juan Carlos celebrando su gol con los jugadores del Lugo | LaLiga
Lugo
3 1
Sporting
Lugo: Juan Carlos; Kravets; Josete; Bernardo; Leuko; Azeez; Seoane; Fede Vico (Pita, min. 84); Iriome (Jaime Romero, min. 65); Mario Barco; Cristian Herrera (Albarracín, min. 58)
Sporting: Mariño; Canella (Jony, min. 51); Xandao (Nacho Méndez, min. 69); Álex Pérez; Juan Rodríguez; Bergantiños; Sergio Álvarez; Isma López; Carmona; Moi Gómez (Carlos Castro, min 72); Michael Santos
MARCADOR: 1-0, min. 10, Iriome. 1-1, min. 57, Carmona. 2-1, min. 66, Jaime Romero. 3-1, min. 80, Juan Carlos
ÁRBITRO: Jorge Figueroa Vázquez (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Bernardo y Fede Vico, del Lugo; y a Álex Pérez, del Sporting
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 23 de la Liga 1|2|3 que enfrentó al Lugo y al Sporting de Gijón en el Anxo Carro

Extraordinario es uno de los muchos calificativos que se podrían utilizar para describir lo vivido esta noche en el Anxo Carro. Para Juan Carlos, meta del Lugo, el partido contra el Sporting de Gijón ya iba a ser especial por el mero hecho de que se celebraría el día de su 30 cumpleaños. Lo que seguramente no podría adivinar el guadalajareño sería que iba a marcar –y no parar– el mejor gol de su carrera.

Este tanto supuso el 3 a 1 definitivo y la rúbrica a un partido que tuvo, sobre todo, efectividad por parte de los de Francisco. Debutó Jaime Romero, quien sólo necesitó un minuto para enviar el balón al fondo de la red. Tuvo también en sus botas el cuarto para el Lugo y dio buena muestra de lo que puede llegar a aportar a la plantilla lucense.

Primer acto

Empezaba el partido disputado, con mucha presión por parte de ambos equipos. Sin un dominador claro, la primera ocasión del encuentro, en el minuto 8, fue para los asturianos. Carmona hizo temblar la portería defendida por Juan Carlos con un disparo a bocajarro que salió rechazado por el travesaño. En esa misma jugada, a través de una contra manejada magistralmente por el Lugo, Mario Barco asiste a Iriome, quien recorta a Canella y bate a Mariño con la zurda.

El 1-0 para el Lugo supuso la reacción de los gijonenses, que exprimieron al máximo su banda izquierda e hicieron volar a Juan Carlos en varias ocasiones. Providencial el portero despejando un tiro de Isma López justo delante de su posición en el 24’ y otro disparo lejano de Álex Bergantiños cuando corría el minuto 42. El Sporting encaraba los vestuarios en el descanso con la sensación de ser mejor sobre el césped, pero no mandar en el marcador. Por su parte, los de Francisco, aunque ligeramente asfixiados, cuajaron una primera parte muy eficaz, aprovechando su ocasión para adelantarse y manteniendo su ventaja hasta el final de los primeros 45 minutos.

Segunda parte para el recuerdo

Seis minutos después de dar comienzo la segunda mitad, Rubén Baraja decidió meter en el campo a un Jony recuperado de su lesión. Más pólvora por la banda izquierda sportinguista, la cual estaba siendo imparable para Leuko y los centrales lucenses. Jony prendió la mecha y continuó machacando el costado derecho del Lugo. Tras un saque de esquina del Sporting, Seoane aprisiona y derriba a Carmona en el área. Penalti que pitó Figueroa Vázquez y que transformó en gol el propio Carmona. A pesar de todo, el Lugo no se echó atrás y asumió el control del esférico. Labor encomiable la de Mario Barco en la delantera, luchando todos y cada uno de los balones que le llegaban para crear ocasiones.

Llegó en el 65’ el debut del flamante fichaje lucense, Jaime Romero. El extremo albaceteño, cedido por un Córdoba en el que no estaba encajando especialmente bien, no pudo empezar su andadura por tierras gallegas de mejor manera. Centro desde la izquierda de Kravets que cabecea Romero al fondo de la red. Primer balón y primer gol. Volvía a mandar el Lugo en el electrónico y asentaba su dominio con buen juego.

Y entonces sucedió, minuto 80 de partido, falta lateral derecha a favor del Lugo que bota Albarracín. El centro lo despeja la defensa sportinguista hacia el campo contrario. Sale Juan Carlos para poner de nuevo en juego el balón rápidamente. El meta intenta enviar un balón largo hacia el área rival que, para sorpresa y asombro de todo el estadio, supera a Diego Mariño y termina en el fondo de la red. Un auténtico golazo que dejó estupefactos a los asturianos y que asombró al banquillo albivermello y a su afición.

Entre la euforia y la incredulidad, el tiempo en el Anxo Carro siguió corriendo. Primero Albarracín, en el 82’, mandaba fuera un disparo solo ante Mariño. Dos minutos más tarde, en una jugada por la banda derecha, Jaime Romero dispuso de una nueva ocasión para aumentar su cuenta goleadora particular. El balón se marchó desviado ligeramente por la manopla del portero del Sporting.

Con el pitido final todos los focos se dirigieron sobre Juan Carlos, quien en el día de su cumpleaños marcó uno de los mejores goles –por lo menos, de los más impresionantes– de toda la temporada. Los de Francisco sumaban así tres puntos ante un rival directo en la lucha por los playoff de ascenso, dando continuidad a la recuperación tras el bache de resultados.

Un estadio casi repleto

La gran marea rojiblanca que desde la tarde del sábado invadió la ciudad amurallada tuvo la ocasión de presenciar un partido para el recuerdo. A pesar de la derrota, la afición visitante pudo marcharse con la sensación de vivir un buen encuentro de los suyos. Buena sintonía entre seguidores de uno y otro equipo, que dejaron las localidades del Anxo Carro casi completas.