Real Zaragoza-Lugo: Puntuaciones del Lugo, jornada 26 de LaLiga 1|2|3

El Club Deportivo Lugo perdió 2-0 en su visita al estadio de La Romareda de Zaragoza. El encuentro entre maños y lucenses estuvo muy igualado durante los 90 minutos, pero la puntería de los primeros y un gran partido de su portero, Cristian Álvarez, fueron los factores que desequilibraron la balanza.

Real Zaragoza-Lugo: Puntuaciones del Lugo, jornada 26 de LaLiga 1|2|3
Carlos Pita y Borja Iglesias durante el partido| LaLiga.es

Lugo y Zaragoza se enfrentaron en un igualado y descontrolado partido que acabó con victoria de los aragoneses por 2-0 en su propio estadio. Tanto el Lugo como el Zaragoza plantearon un partido ofensivo que, en ocasiones, llegó a ser un correcalles. Con ocasiones claras para ambos equipos, la suerte de cara a portería y un gran Cristian Álvarez fueron los mejores aliados del conjunto maño. Por la parte lucense, el arquero visitante Juan Carlos también realizó un buen encuentro, parándole un penalti a Borja Iglesias en el añadido.

Francisco

5| Pese a que el equipo no planteó un mal partido, el técnico no supo dar con la clave en el transcurso del mismo. En un encuentro de ida y vuelta en la primera mitad, a los gallegos les faltó orden. Ya en la segunda y con el equipo dominando, pues el Lugo fue de menos a más en el encuentro, Francisco arriesgó con los cambios y, esta vez, le salió mal. Aunque el cambio de esquema era lógico dado el resultado y el minuto del encuentro, el Lugo no terminó de arrancar con tres centrales. El técnico almeriense probó fortuna incorporando más hombres al ataque pero lo pagó caro perdiendo el control del encuentro justo cuando mejor estaba jugando el equipo.

Juan Carlos

8| Gran actuación del meta de Guadalajara. Con trabajo desde los primeros minutos, Juan Carlos se mostró muy seguro bajo el arco, seguridad que intentó transmitir al equipo. Tuvo un par de buenas paradas y alguna que otra intervención salvadora, pero poco pudo hacer en los dos goles; en el de Borja Iglesias queda completamente vendido y en el de Óliver Buff es imposible que llegue tras un milimétrico golpeo del jugador del Zaragoza. Detuvo un penalti a Borja Iglesias en el descuento, lo que sirvió para salvar la imagen en un partido que pese al resultado estuvo muy parejo.

Álvaro Lemos

6| El lateral debutaba de nuevo con el Lugo pero no tuvo un partido sencillo. Demostró sus habilidades y cubrió buena parte de la banda, incorporándose, cuando podía, al ataque. Sus subidas ayudaron a generar peligro pero estuvo más flojo defensivamente. Tuvo mala suerte en el gol de Borja, ya que toca la pelota pero no consigue despejarla.

Bernardo

5| El central sigue sumando luces y sombras. Técnicamente es, posiblemente, el mejor central del equipo, un jugador con envergadura, que domina bien la posición. Pero al ex sevillista le comprometen los errores infantiles. Esta vez fue un penalti en el añadido, que consiguió detener Juan Carlos, pero ya son varios los fallos que le han costado puntos al equipo. Bernardo debe controlarse más, especialmente en los minutos finales, sino quiere ser un arma de doble filo para su propio equipo.

Josete

6| Correcto el central ilicitano. Asumió pocos riesgos en la salida de balón aunque quizás le falto contundencia defensiva y velocidad. Bien al corte y limpio en el juego, como demuestra que finalizó el partido sin tarjetas. Sufrió con el cambio de sistema a defensa de tres.

Luís Ruíz

6| Volvía Ruíz a la titularidad tras alternar varias jornadas con Kravets y, aunque no jugó mal, tampoco mostró su mejor versión. Correcto en defensa pese a que no lo tuvo sencillo, ofensivamente pudo aportar más.

Seoane

8| Fernando Seoane volvió a ser de los mejores del equipo. El mediocentro gallego, tras unos partidos más discretos, se erigió, de nuevo, en el líder del equipo en el centro del campo. Seguro al corte y con una buena cantidad de buenos pases, el segundo capitán del Lugo tiró de galones para ayudar al equipo en un partido complicado.

Pita

6| El capitán volvía a la titularidad en detrimento de Ramón Azeez. El coruñés desempeñó un buen partido, no notándose la ausencia del nigeriano salvo en cuestión de presencia física. Secó a Febas, algo que perjudicó al Zaragoza, y distribuyó una buena cantidad de pases.

Jaime Romero

7| Nuevamente titular, algo que ya no sorprende viendo su desempeño sobre el verde. Un partido más, el habilidoso extremo fue de los que más ganas mostraron en el campo. Su ambición se transformó en desborde y desequilibrio, rompiendo continuamente las líneas del rival.

Fede Vico

6| El cordobés siempre es un jugador que deja detalles sobre el césped aunque a veces peque de intermitente. En este partido no estuvo tan brillante como en otros, pero aun así consiguió generarle bastantes problemas al Zaragoza.

Chuli

6| Debutaba Chuli como titular contra el Zaragoza, y lo hizo jugando arriba escorado a banda. Desde allí trató de generar peligro el eléctrico delantero, desequilibrando al Zaragoza con rápidos cambios de ritmo. Durante el partido alternó su posición con Jaime Romero. Aunque lo intentó, no estuvo acertado.

Cristian Herrera

7| Buen partido del canario, al que sólo le faltó puntería, que no es poco. Pese a estar errado de cara a puerta el delantero fue de los jugadores más activos del Lugo. Rápido, desequilibrante y oportunista, dispuso de varias ocasiones claras. Ofensivamente fue de lo mejor del equipo.

Albarracín

5| Entró en el 75 por Jaime, siendo ya un sustituto habitual en el equipo. Menos incisivo que en otras ocasiones, trató de ayudar con su velocidad y sus transiciones con el balón aunque también perdió balones.

Campillo

6| Minutos para Antonio Campillo tras su lesión, que sirven para que el mediapunta vaya entonándose. Jugador importante en el equipo, jugó varios minutos demostrando buenas maneras aunque todavía debe recuperar su mejor forma tras la lesión.

Iriome González

6| Entró por Lemos en el 70 y con él se dio el cambio de sistema del equipo, que pasó a jugar con sólo tres centrales. Iriome, que jugó los 20 minutos de carrilero por la derecha, trató de contribuir en ataque y en defensa, sacrificándose. Más determinante en la parcela ofensiva, destacar que defensivamente ayudó a frenar varios contragolpes.