España y Países Bajos reeditarán una final por cuarta vez

A lo largo de la historia del Mundial, el fútbol ha querido dar oportunidad de venganza a los caídos en la final del torneo anterior. En 4 ocasiones, contando la de Salvador de Bahía entre España y Países Bajos, las selecciones que perdieron el Mundial se volvieron a cruzar en el siguiente torneo ante la vigente campeona. En dos ocasiones se consumó la venganza y en una tercera hubo un empate.

Todos los focos iluminan a 22 futbolistas cada 4 años. En juego, un trono y una estrella que acompañarán sus vidas y dignificarán sus carreras futbolísticas. Después del éxito, tras la explosión de alegría de todo un país, el efecto contrario abate a la otra nación que ve cómo se le escapa el triunfo entre sus dedos.

En la historia rica de los mundiales, que en esta edición de Brasil se cumplen 20, hemos asistido a 3 revanchas en el más puro sentido de la palabra. El fútbol quiso que 3 subcampeones tuvieran cuatro años después la oportunidad de vengar su derrota, aunque la trascendencia no fuera la misma.

En 1970, 1978 y 1990 se vivieron las reediciones de la final del torneo anterior, con resultados favorables para los que habían claudicado previamente. En 2 de las 3 ocasiones, los subcampeones pudieron vencer en dicho enfrentamiento (Alemania Federal en el 70 y en el 90).

Alemania Federal vengó sus derrotas del 66 y 86

El país germano, un clásico en estos torneos, intentó defender su trono en un duelo de la segunda fase ante Países Bajos en el 78, en dicha ocasión un empate a 2 favoreció a los neerlandeses que avanzarían en el torneo. La final de aquel Mundial, ante Argentina, aumentaría la mala fortuna del país neerlandés perdiendo así su segunda seguida.

En esta 20ª edición del Mundial, España abrirá el torneo tal y como lo terminó en la anterior Copa del Mundo. Países Bajos, en su tercera final perdida, tendrá la oportunidad 4 años después de su venganza particular aunque esta no conlleve condecorar el pecho con una estrella.

8 mundiales sin reediciones de la final

Desde 1930 hasta 1970 se pasó por 8 ediciones sin ver una reedición de la final del Mundial anterior. Debido a la II Guerra que asoló el mundo, este torneo no se disputó entre los años 1938 y 1950. Hasta ese momento se habían disputado 3 veces el torneo en 1930, 1934 y 1938, con Uruguay venciendo en la primera ocasión e Italia venciendo las dos últimas gracias a sus victorias sobre Checoslovaquia y Hungría. Ni Italia, ni Uruguay (que ganó a Argentina) se encontraron con sus rivales en el siguiente torneo (1934, 1938 y 1950).

Tras la guerra, una explosión. La de Maracaná en 1950, el mítico “maracanazo” que hizo saltar por los aires las ilusiones del país que este 2014 vuelve a organizar la competición. Tras esta victoria, en 1954 Uruguay y Brasil no cruzaron sus caminos, Mundial en el que volvió a emerger Hungría aunque frenada por la potencia de Alemania Federal.

Pelé y una aparición testimonial

Hubo que esperar más de una década para volver a ver a los alemanes disputar una final ya que tras la desilusión que vivió el país brasileño tras la debacle de 1950, a finales de esa década se levantaron para triunfar. Con Pelé al mando, igualaron el hito de ganar dos finales seguidas (1958 y 1962). En este caso, en los posteriores torneos, ni Suecia (finalista en el 58), ni Checoslovaquia (finalista en el 62) participaron en el siguiente Mundial por lo que no se reeditó el partido.

Tras los años de éxitos de los cariocas, Inglaterra pudo vencer en su Mundial en 1966 ante Alemania Federal, que conseguiría vengar esa derrota en cuartos de final del Mundial 1970. En dicho Mundial se vivió la final por la hegemonía del fútbol, partido en el que Brasil e Italia ponían en juego el entorchado que alumbraría las vitrinas del ganador por 3ª vez. La victoria de Brasil no tuvo respuesta en el 74, Mundial en el que Italia no superó la primera fase.

Mundial de 1966. Inglaterra gana en casa (Getty)

Países Bajos se choca contra Alemania Federal

La preponderancia mundial carioca le duraría algo más de una década, 12 años, lo que tardó Italia en alzar su tercer entorchado al cielo de Madrid. En 1982, Italia vencía en el Santiago Bernabéu a Alemania Federal, que volvía a una final después de vencer en la edición de 1974.

En esa final, Países Bajos llegaba a su primera final y acabó pagando la inexperiencia. Alemania Federal se llevó el triunfo y 4 años después, en el Mundial del 78, se cruzaron ambos contendientes de nuevo en la segunda fase (grupos) donde los neerlandeses empataron a 2 y pasaron a la siguiente fase. Alemania Federal, no pasaría al quedar después de los oranje y de Italia.

Hubo que esperar hasta el año 90 para ver una reedición de la final del Mundial precedente. Fue en Italia donde Argentina y Alemania Federal, una vez más, reeditaron la final por primera vez en la historia. Dos torneos seguidos repitiendo la misma final, tanto en México 86 como en Italia 90. Si en México era Argentina la que sonreía, en Italia los germanos se vengaron para alzar el Mundial.

España y Países Bajos, cuarta ocasión de venganza

Desde entonces, y hasta este Mundial 2014, ninguna final se reeditó. Brasil aprovechó la década de los 90 para distanciarse de Italia, a la que ganó en EEUU en el 94 y a Alemania en el 2002. Mientras, Francia alzaba su Mundial en el 98, ante la propia Brasil. En el 2006, Italia vencía a la Francia de Zidane pero tampoco se vieron las caras en Sudáfrica’2010.

En dicho Mundial, primero en la historia en disputarse en territorio africano, españoles y neerlandeses midieron sus fuerzas en Johannesburgo. La victoria de España, Iniesta mediante, permitió ganar a los de Del Bosque su primer entorchado, dejando a Países Bajos por tercera vez cerca del objetivo. Cuatro años después, en el Estadio Fonte Nova de Salvador de Bahía, Van Gaal tratará de vengar la derrota y los españoles volver a vencer en un hito que nunca nadie logró en las tres veces anteriores que se dio la posibilidad.