El Sevilla, un hueso duro de roer para Mendilibar

El técnico armero solo ha ganado tres de sus trece enfrentamientos como entrenador ante el conjunto hispalense en la Liga, siendo el resto seis derrotas y cuatro empates.

El Sevilla, un hueso duro de roer para Mendilibar
Imagen: Juan Ignacio Lechuga. VAVEL.

Desde que llegase a la élite del fútbol español en la temporada 2005/2006 de la mano del Athletic Club de Bilbao, José Luis Mendilibar ha pasado por los banquillos de Valladolid, Levante, Osasuna y Eibar. La etapa más larga la vivió siendo técnico del equipo pucelano, con el que consiguió un ascenso y logró mantener a los vallisoletanos durante tres años en Primera División. Osasuna y Eibar también recordarán de manera exitosa la etapa Mendilibar al frente de sus banquillos ya que éste consiguió una permanencia que al principio de temporada se antojaba imposible para ambos conjuntos. Sin embargo, si algo tienen en común los años de Mendilibar como entrenador de la Liga es su dificultad para doblegar al conjunto sevillista, contra el que solo ha podido sumar tres victorias en sus trece enfrentamientos.

Analizando los encuentros más recientes, el cara a cara Sevilla-Mendilibar es todavía más favorable para los hispalenses. De los seis partidos disputados, tres fueron victorias sevillistas, una cayó del lado del técnico vasco y dos choques finalizaron en tablas. El precedente más cercano corresponde a la temporada pasada cuando el Sevilla empató a uno en el Estadio Municipal de Ipurúa y venció por la mínima en el Sánchez-Pizjuán. La victoria en el feudo nervionense llevó la firma del delantero riojano Fernando Llorente, autor del único tanto de la tarde y sacando de un apuro a los sevillistas, que desarrollaron un encuentro de lo más mediocre.

Contra Osasuna, única derrota reciente

Para encontrar la victoria más cercana de un conjunto de Mendilibar hay que remontarse a la temporada 12/13, cuando el vizcaíno era técnico de Osasuna y en la jornada 37 cosechó una victoria que a la postre sería fundamental para la salvación del conjunto rojillo. Los goles de Puñal y Cejudo dejaron sin validez el tanto inicial de Negredo y, como se ha comentado, dejaron prácticamente sellada la permanencia de Osasuna un año más en la máxima categoría del fútbol español. El encuentro de la primera vuelta en Nervión se saldó con un triunfo sevillista merced al tanto logrado por el bosnio Emir Spahic.

Si agónico fue el choque de El Sadar de la campaña 12/13, el disputado en Nervión en la jornada 24 de la 11/12 no fue para menos. El Sevilla de Míchel arrastraba una de las peores rachas del nuevo milenio y, salvo milagro, la temporada iba camino del desastre. El Club Atlético Osasuna de Mendilibar amenazaba a un equipo rojiblanco muy necesitado. Para alivio de los suyos, la tarde acabó bien. Medel, con un disparo lejano, puso en ventaja a los sevillistas y el alemán Piotr Trochowski sentenciaría el encuentro en los compases finales.

En definitiva, los partidos entre Sevilla y Mendilibar nunca han dejado indiferente a nadie, ya sea por la intensidad de los mismos o por las urgencias clasificatorias. Este sábado se vivirá un nuevo capítulo con un Eibar reivindicándose una temporada más en Primera División y un Sevilla que busca afianzar los conceptos de su nuevo entrenador Jorge Sampaoli. El espectáculo está servido.