El filial ya sabe lo que es ganar

Después de un inicio con menos resultados que juego, los sevillistas se llevaron su primer triunfo de la temporada gracias a los goles de Curro y Carrillo en un partido de menos a más de los de Martínez.

El filial ya sabe lo que es ganar
Foto de archivo de un encuentro del Sevilla Atlético. Archivo de VAVEL
Sevilla Atlético
2 0
SD Huesca
Sevilla Atlético: Caro, David Carmona, Matos, Diego González, Bernardo, Cotán, Yan Brice, Borja Lasso, Ivi, Curro (Fede San Emeterio, min. 84) y Carrillo (Álex Muñoz, min. 73)
SD Huesca: Sergio Herrera, Jair, Íñigo López, César Soriano, Nagore, Jesús Valentín, Camacho (Borja Lázaro, min. 54), Aguilera, Alexander González, Ferreiro (Vadillo, min. 68) y Urko Vera (Cmiljanic, min. 54)
MARCADOR: 1-0, min. 59, Curro. 2-0, min. 65, Carrillo.
ÁRBITRO: Jorge Valdés Aller, (colegio castellano-leonés). Amonestó a Íñigo López, Vadillo, Borja Lázaro (Huesca), Yan Brice y Bernardo (Sevilla Atlético)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga 1I2I3 disputado en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuán (Sevilla) ante 3.127 espectadores.

Se había resistido, pero por fin llegó. El Sevilla Atlético ya conoce la victoria en Segunda División. Lo hizo en un partido en el que fue bastante superior a un rival que en la primera parte aguantó e incluso pudo adelantarse, pero que naufragó en el momento que se vio por detrás en el marcador. 

Los tres puntos sientan muy bien en Sevilla. El arranque no había sido malo, pero el filial del Sevilla tenía la espina clavada de no haber ganado pese a haber tenido muy buenas actuaciones en los encuentros previos. Esta vez, el resultado acompañó al juego. Y eso da mucha moral, más aún por el devenir del partido. De menos a más. De una primera parte bastante aburrida a un segundo tiempo vibrante y fantástico.

El filial lo intenta, pero el Huesca tiene las más claras

La primera estuvo bastante igualada. Ambos equipos salieron bien plantados y ninguno mostró superioridad sobre su rival. Sin embargo, hubo un factor diferencial entre ambos equipos: las ocasiones claras. Ya había advertido hace unos días Diego Martínez que uno de los problemas de su conjunto era convertir las jugadas de ataque en oportunidades manifiestas de gol. En el Sánchez Pizjuán volvió a ocurrir lo mismo de nuevo. Los sevillistas probablemente llegaron más que sus rivales, pero estos tuvieron algo más de peligro. 

Ya en el minuto 5, los aragoneses habían estado a nada de estrenar el marcador. Jesús Valentín rescató un balón desde la frontal y su disparo de primeras sorprendió a un José Antonio Caro que no pudo hacer nada. No obstante, la suerte sonrió a los andaluces, pues el esférico se estrelló en el travesaño. No fue la única que tuvieron los de Anquela. Especialmente peligrosa fue la conexión César Soriano-Camacho. El lateral zurdo logró conectar hasta en dos ocasiones con el capitán Camacho desde su banda. Una de ellas acabó en las manos de Caro y la otra se perdió tras un remate primer palo muy cerca de la portería.

Por contra, la mayor parte de los ataques sevillistas terminaban con centros sin rematador o disparos que se perdían lejos de la portería de un Sergio Herrera que apenas tuvo que trabajar. Bien es cierto que, cerca del descanso, los locales tuvieron una muy clara. Irónicamente, fue un rival el que casi adelantó al Sevilla Atlético. Un zaguero oscense estuvo a punto de introducir el balón en su propia portería tras una falta lateral botada por Ivi. Para entonces, el partido había entrado en un letargo en que no había prácticamente ocasiones por ninguno de los dos lados, pues el Huesca perdió la llegada con el paso de los minutos.

Por fin llega la primera victoria

El segundo acto fue todo lo contrario que el primero. Si hasta el minuto 45, los de Martínez apenas habían dispuesto de llegadas peligrosas, en el segundo tiempo el dominio fue abrumador. Pasados unos minutos del inicio, pusieron tierra de por medio con dos tantos separados por poco tiempo. Y eso que el segundo acto había empezado como el terminó el primero, con esa misma dinámica soporífera. Anquela intentó acabar con la falta de llegada dando entrada a dos delanteros como Cmiljanic y Borja Lázaro, pero su equipo tampoco cambió en exceso. Entonces, cuando menos se esperaba, llegó el gol, obra de Curro. El de la Palma del Condado batió a un Sergio Herrera ligeramente adelantado después de que la pelota tocara en el larguero.

No mucho después, Carrillo distanció más a los suyos tras aprovechar una dejada de Curro que lo dejó solo ante Sergio Herrera. Para entonces, el choque era totalmente distinto. El Huesca se abrió y el Sevilla Atlético pudo incluso poner el 3-0, pero Sergio Herrera sacó varias manos impresionante. Con espacios, el dominio del filial fue mucho mayor y de no ser por el meta, un omnipresente Curro, que dispuso de las más claras, se hubiera marchado con más de un tanto. Apenas hubo siquiera un atisbo de reacción en los visitantes, que murieron mansamente, sin incordiar a los jóvenes sevillistas.

De esta forma, el Sevilla vuelve a la zona media, aunque con la igualdad de la competición, eso supone estar solo un punto por encima de un descenso en el que no está el Huesca, pese a tener los mismos puntos que el Alcorcón, decimonoveno. Este miércoles, los sevillistas afrontan un nuevo encuentro liguero ante el líder, el Levante, y en tierras valencianas. Un duelo duro pero que con la moral alta puede salir positivamente.