Nervión, territorio hostil para el Valencia

El club che lleva más de una década sin llevarse la victoria del siempre complicado Ramón Sánchez - Pizjuán.

Nervión, territorio hostil para el Valencia
M'Bia fue una pesadilla para el Valencia / Imagen: Juan Ignacio Lechuga (vavel.com)

La cantidad de portadas, noticias, reportajes y récords rotos por los números del Sevilla FC en su feudo es enorme. Siempre se ha sentido poderoso cuando su grada le apoya y se crece. Rachas de goles, de victorias, de imbatibilidad o títulos conseguidos gracias a la fiabilidad del Sánchez - Pizjuán. Una de estas múltiples rachas está relacionada con su próximo rival, el Valencia, que no gana allí desde la 2003/04. 

Buenos precedentes para los locales

El Sevilla y el Valencia tienen una rivalidad acrecentada por la cruel eliminación del cuadro che en el último suspiro de las semifinales de la Europa League tres campañas atrás, pero siempre han sido equipos parecidos. Su capacidad de plantar cara a los grandes, de convertir su estadio en algo inexpugnable y su habitual buen hacer en competiciones europeas son características comunes de ambos. Pero los duelos en Nervión favorecen claramente al Sevilla ya que el Valencia no gana allí desde hace más de 13 años, cuando venció por 0-2 en una Liga que acabaría conquistando. Desde entonces el global es de ocho victorias para el Sevilla y cuatro empates, con un marcador de 20 goles a siete

M'Bia siempre en la memoria

Si a cualquier hincha del fútbol le comentas las palabras "Sevilla contra Valencia" lo más probable es que lo primero que les venga a la mente sea el apellido de un centrocampista; M'Bia. El camerunés fue el auténtico protagonista de la semifinal de la Europa League que enfrentó a los dos equipos. En la ida, el club nervionense siguió con su buena racha en casa y se impuso por 2-0 con goles de Bacca y M'Bia de taconazo en claro fuera de juego. Pero no fue el héroe por ese gol, sino porque en la vuelta, después de una épica remontada en Mestalla por 3-0 y cuando ya se cantaba el "Sí, sí, sí, nos vamos a Turín" apareció la cabeza de M'Bia para clasificar al Sevilla a la final, poniendo el uno en el marcador visitante, que a la postre acabaría conquistando en la tanda de penaltis frente al Benfica.