Una victoria sufrida y con la suerte de cara

El Valencia tiró más veces a puerta que el Sevilla. El arquero sevillista demostró que es 100% fiable de nuevo.

Una victoria sufrida y con la suerte de cara
Fotografía: Fran Santiago

Con las estadísticas en la mano y sin haber visto el partido, se podría decir que el equipo valenciano mereció la victoria, ya que tiraron más veces a puerta y crearon más ocasiones de peligro. La posesión fue ligeramente superior para los de Sampaoli y su mayor virtud el anotar dos goles con una efectividad tan nefasta como la que tuvo con un 16% de disparos a puerta.

El encuentro acabó 2-1 con un gol en propia de Garay, un buen remate de Munir, tras una larga y elaborada jugada del Valencia y una disparo salvador y certero del defensa argentino Nico Pareja, que marcaba su segundo gol en una semana, tras marcarle a la Juve un tanto muy parecido.

Vietto mira el gol en propia de Garay
Vietto mira el gol en propia de Garay

Entre los tres palos tiraros en Sevilla dos veces, y el Valencia cuatro, pero un inconmensurable Rico no dejó que el Valencia le anotase más de un gol, sobre todo remarcando la meritoria parada de la última jugada del partido a tiro de Gayá.

La zaga sevillista demostró estar mucho más atenta que la ché ya que rechazó nada menos que cuatro remates que le quitaron trabajo de encima a Rico, para seguir al nivel que está demostrando hasta ahora.

Aun con la falta de mariano, el Sevilla atacó más por la derecha que por la izquierda y el primer gol del partido vino justo por esa banda. Aunque la mayor parte del partido se jugó en el centro del campo. Otro dato que no favorece a Sampaoli es que en la zona del área del Valencia se jugó la mitad de posesión que en la sevillista.

Los números no han acompañado al Sevilla, sino si lo hicieron en Gijón donde solo consiguió un empate, pero aun así guardó los tres puntos en Nervión y ya guarda nada menos que 27 en Liga, siendo tercero y empatando a puntos nada menos que con el Barcelona.