Salvi Sánchez, el guía del Cádiz CF

El jugador gaditano es una de las piezas fundamentales en los esquemas de Álvaro Cervera.

Salvi Sánchez, el guía del Cádiz CF
Salvi Sánchéz disgustado tras perdonar una clara oportunidad. Foto: VAVEL

El dorsal siete del Cádiz CF es sin lugar a duda uno de los jugadores más en forma en la plantilla cadista, y no solo en el equipo de la capital gaditana, sino que también en toda la Segunda División. El jugador de Sanlúcar de Barrameda fue fichado por el conjunto gaditano hace tres temporadas, año en el que los amarillos lograron su regreso a segunda división. La pasada temporada ya participó bastante en los planes del Cádiz CF, donde ayudó al equipo a alzarse en la clasificación hasta los puestos de play-offs.

Sin embargo, esta temporada no es nada diferente, Salvi Sánchez lleva hasta el momento un total de tres goles en su casillero y un total de ocho asistencias en 21 partidos de Segunda División, datos que caben destacar ya que justamente el gaditano ha participado con dichas estadísticas en partidos importantes, donde al Cádiz CF se le atragantaban los puntos.

En la otra parte, Salvi Sánchez no tiene gran participación en la Copa del Rey, donde apenas ha disputado minutos para descansar para la competición donde tiene grandes papeletas para ascender. Salvi Sánchez ya fue destacado en el partido de ida contra el Sevilla FC, donde tuvo la oportunidad de marcar un gol de penalti en los últimos minutos, pero este finalmente sería despejado por el arquero sevillista Sergio Rico.

El jugador del municipio gaditano es una pieza fundamental en los planes del equipo cadista, al igual que otros jugadores de la plantilla que no disponen de gran número de minutos en la Copa del Rey, como pueden ser Dani Romera, David Barral, Alberto Perea, Alex Fernández o el ex-sevillista José Ángel Carrillo.

El conjunto sevillista tendrá que tener cuidado con estos jugadores de gran calidad, donde se ha demostrado en la categoría de plata, que buscarán el pase en la eliminatoria sin ningún tipo de miedo, ya que no tienen presión ninguna y una gran ambición por dar la campanada en el Ramón Sánchez Pizjuán.