Castilla 2 - Sporting 4; Trejo coge la batuta para lanzar al Sporting

Los rojiblancos hicieron valer su mayor pegada en un partido en el que las defensas se impusieron a los ataques.

Castilla 2 - Sporting 4; Trejo coge la batuta para lanzar al Sporting
Carmona. Foto: Rocío Orraca.
Castilla
2
4
Sporting
Castilla: Mejías; Fabinho, Derik, Iván González, Casado; Mosquera (Mascarell, min. 73), Álex; Juanfran (Jota, min. 78), Borja (Óscar Plano, min. 21), Denis Cherishev; Jesé.
Sporting: Juan Pablo; Orfila, Gregory, Iván Hernández, Canella; Mandi, Cases (Barrera, min. 77), Trejo; Carmona (Juan Muñiz, min. 62), Bilic y David (De las Cuevas, min. 67).
MARCADOR: 0-1: min. 6, Carmona 0-2: min. 12, Bilic 1-2: min. 43, Álex 1-3: min. 53, Bilic 2-3: min. 56, Álex, de penalti. 2-4: min. 69, De las Cuevas.
ÁRBITRO: Jaime Latre. Amarilla: Iván Hernández (min. 44), David (min.55), Orfila (min.57) , Mandi (min.70), Trejo (min. 79), Jota (min. 81). Expulsó a Jesé por roja directa (min17) por agredir a Gregory.
INCIDENCIAS: Estadio Alfredo Di Estéfano. 5000 espectadores

Sorprendió Sandoval con la titularidad de Trejo, milagrosamente recuperado de una microrrotura fibrilar. "El Chocota" volvió a erigirse como com canalizador del fútbol y  líder de un equipo que todavía tiene mucho por mejorar pero con las ideas muy claras, basando su juego en su inagotable caudal ofensivo.

Primera parte, el que da primero da dos veces

Los primeros compases del encuentro fueron un reflejo de lo que sería el partido. Dos equipos volcados al ataque, con muchos problemas para dominar el ritmo de juego pero mucha pólvora arriba. Si a ello unimos la debilidad de ambas defensas, se intuían numerosas ocasiones por ambos bandos.

Los primeros 20 minutos del Sporting fueron primorosos. Con Trejo al mando de las operaciones, los de Sandoval ejercieron un monólogo futbolístico como hacía mucho tiempo que no disfrutaba la afición rojiblanca. El balón escondido, moviéndose de un lado a otro como ordenaba el arquitecto argentino del Sporting, y los de casa persiguiendo la pelota. David Rodríguez (hoy por la derecha) no paraba de tirar desmarques de ruptura, con Bilic ejerciendo de boya en el área y Carmona (en la izquierda) bajaba al centro del campo para buscar sus cabalgadas por la banda. Pero que nadie se piense que los canteranos madridistas eran un comparsa, en cuanto tenían la pelota salían como flechas a la contra y creaban mucho peligro, especialmente un inspiradísimo Cherishev que volvió loco a Orfila.

A los cinco minutos David ya había estrellado un balón en el palo, tras una asistencia al hueco genial de Trejo cuando "el chocota" estaba rodeado de jugadores blancos. Sólo un minuto después se repetía la jugada, pero David centró al segundo palo para que Carmona remachara al a la red tras falló defensivo de los de casa. El partido encarrilado y el Sporting subía el pistón, Trejo hacía y deshacía en el centro del campo y las ocasiones llegaban para el Sporting. A los doce minutos Bilic cogió un balón en profundidad escorado y batió magistramente a Mejías en su salida para poner el segundo. Sólo cinco minutos después Jesé se autoexpulsaba agrediendo a Gregory, frustrado por perder el balón cuando encaraba la portería defendida por Juan Pablo con ventaja.

Con dos goles de ventaja y un hombre más, el parecía decidido cuando sólo se llevaban disputados veinte minutos. Nada más lejos de la realidad, la superioridad el Sporting duró lo que la gasolina de Trejo, es decir hasta el minuto 30 de partido. Entonces, la pérdida de gas del cerebro rojiblanco y la excesiva confianza del equipo hizo que los hombres de Sandoval dieran vida a sus rivales que, con mucho coraje y buen trato del balón empezaron a hacerse con el control del juego y llegar con peligro a los dominios de Juan Pablo. Las bandas del Sporting eran un coladero, pero los centrales esta vez dieron seguridad en los balones colgados y solventaron bien su trabajo. Pero el mal día de Cases impedía una salida fluida del balón y se jugaba más en terreno rojiblanco que madridista. Parecía que se llegaría al descanso con el 0-2, pero en el minuto 44 una buena colada por la banda que defiende Canella terminó con un error de marcaje que permitió a Alex poner el 1-2, aprovechando un rechace de Juan Pablo.

Segunda parte, la pegada mata el partido

El Sporting salió decidido pero sin ideas tras el descanso y las ocasiones siguen cayendo de lado de los blancos. Nacho Cases sigue muy desacertado y deja muy sólo a Mandi en labores de contención, con Trejo ya notablemente fundido, mientras que es incapaz de dar fluidez al juego rojiblanco. No obstante, el Sporting  lleva mucho peligro al contraataque con la velocidad de Carmona y Trejo, y un Bilic muy enchufado y peleón. El propio Bilic clava un zapatazo desde el borde del área para devolver la ventaja de dos goles a su equipo cuando más achucha el Castilla. Ni cinco minutos dura la alegría a los asturianos, porque 3 jugadas más tarde Orfila y su cintura quedan en evidencia frente a Cherishev. Penalty que Alex, transforma el 2-3 y pone la victoria rojiblanca más en peligro que nunca.

Sandoval reacciona y retira a Carmona y David para dar entrada a Juan Muñiz y de las Cuevas. Los cambios más consistencia al centro del campo y permiten liberar a Trejo de labores defensivas, pasando a la delantera. El resultado es el dominio de la posesión del Sporting, aunque los locales ya han visto el coladero que son las bandas rojiblancas y percuten por ellas continuamente. Por fortuna, los centrales siguen inspirados en la defensa de los balones colgados. en pleno intercambio de golpes De las Cuevas recibe un balón al hueco de Trejo y define de lujo. Quedan 20 minutos pero los madrileños, acusan el mazazo psicológico y la paliza de llevar 50 minutos en inferioridad numérica. Un negado Cases es reemplazado por Barrera para dar más consistencia al centro del campo y ambos equipos se dejan ir hasta el pitido final.

Tres puntos de oro

El Sporting reafirma la apuesta ofensiva de su técnico, suma sus tres primeros puntos a domicilio de la temporada y gana moral para la remontada que tiene por delante para buscar los puestos de ascenso directo. Además, han quedado a la vista muchos defectos que dejarán claro a Sandoval donde trabajar para mejorar al equipo. Hay mucho trabajo por delante, sin duda. Pero estamos en el buen camino.