El Sporting DH se hace fuerte en casa

El conjunto dirigido por Isma Piñera se impusó al Val Miñor y continua invicto en Mareo, una racha que se alarga desde octubre.

El Sporting DH se hace fuerte en casa
Foto: Sporting de Gijón.

El Sporting DH llegaba a la segunda jornada con ganas de sumar sus primeros tres puntos en su casillero, pero no sería fácil ya que el Val Miñor llegaba en la misma situación que el conjunto rojiblanco.

Al principio del encuentro fueron los minutos de tanteo entre los dos equipos y se podía preveer que los de Isma Piñera iban a llevar el dominio del partido y el conjunto vigués intentaría aprovechar la velocidad en las contran y crear desde ahí el peligro al conjunto rojiblanco. No obstante, serían los rojiblancos los que dieran el primer aviso a balón parado tras una falta muy bien ejecutada por Pablo Ferreiro que se estrellaría en el larguero. A partir de esta ocasión sería un asedio rojiblanco con dos ocasiones más, una protagonizada por Joel, que fallaría un mano a mano con el portero, y otra por Ferreiro. Mediada la primera parte llegaría el gol rojiblanco a manos de Joel Sanabria, que esta vez no perdonaría el gran pase de Ferreiro, jugador más activo en la primera parte del Sporting DH.

La segunda parte sería igual que la primera, dominio rojiblanco y el Val Miñor que empezó a tener más presencia en campo contrario con algún que otro acercamiento a la portería defendida por Manu. Los rojiblancos se volcaban, sobretodo por la banda, donde David sería el jugador más profundo y activo del equipo rojiblanco, pero una mala interpretación del jóven jugador le haría ir al vestuario antes de tiempo ya que vería la roja en el minuto 70 tras una dura entrada al lateral vigués. Aún así los de Isma Piñera seguirían con el dominio del esférico y en los minutos finales una gran jugada de Pablo por el costado izquierdo la culminaría Mario Buelga de cabeza.

Primeros tres puntos que llegan al casillero del Sporting DH, que esta semana se enfrentará a otro recién ascendido: el Marina Sport cántabro, contra el que esperan no salir igual de dañados que con el Areosa.