Análisis post-partido: un visto y no visto

Sin apenas tiempo de reacción, el planteamiento sportinguista se desmoronó en menos de cinco minutos, los mismos que tardó la dupla francesa del atlético en dar carpetazo al partido

Análisis post-partido: un visto y no visto
Gameiro celebra su gol ante Sergio y Cases (Foto: Daniel Nieto, VAVEL)

Cayó el Sporting por primera vez en la temporada con estrépito, muy alejado de la imagen que hace un año el equipo de Abelardo había mostrado en el Calderón, un escenario que el sábado se tornó en pesadilla tan solo cinco minutos después del pitido inicial. Apostó el Pitu por la entrada de Douglas en la banda derecha, por delante de Lillo y manteniendo el esquema de un solo delantero. La idea, al igual que en los tres partidos anteriores, pasaba por mantener una estructura sólida y aprovechar cualquier tipo de resquicio en la defensa rival para activar los mecanismos ofensivos, aprovechando la movilidad y técnica de los hombres de arriba. El guión del encuentro, sin embargo, estaría lejos de repetir este esquema.

Burgui, Víctor Rodríguez y Cop, en esta ocasión, apenas pudieron dar muestras de su capacidad asociativa. Griezzman y Gameiro, en apenas cinco minutos, ya habían dinamitado el partido con dos goles marca de la casa. El mal despeje de Isma en el primero y la falta de contundencia con el ariete galo en el segundo condenaron a un Sporting consciente de la superioridad de los colchoneros con el marcador a favor. Así, los platos rotos los paga una línea defensiva que tuvo en Amorebieta y Meré dos espejismos. La falta de apoyo por parte de los interiores y la desaparición del medio del campo, desbordado una y otra vez por unos magníficos Saúl y Koke, hicieron el resto para un partido sin mayor historia. Torres y Correa entraron en la segunda parte para apuntalar un resultado abultado y merecido, Griezmann ejerciendo de mago anárquico, presente en todos los frentes de ataque y demostrando su condición de jugador total.

Pasar página

Pocas conclusiones, por tanto, puede sacar el Sporting en claro del choque del Calderón. En todo caso, la lectura tiene que ir en función de lo que no hay que repetir contra el Celta. La intensidad se presupone retornada en Balaídos, con la inminente visita del Barcelona en el horizonte. El esquema contará con cambios, e incluso Abelardo podría apostar por dos hombres en punta. Ndi podría volver a los planes del técnico asturiano, aportando la pausa y el aguante que al equipo le faltó en el Calderón. Lo cierto es que con la jornada entre semana, cualquier conclusión tendrá que venir fugaz y certera, sin apenas tiempo para recapacitar. Tan rauda, esperemos, como lo fue el Atlético ante su gente la pasada jornada.